5 invents de la NASA per l'automòbil

La carrera espacial ha sido una fuente inagotable de innovaciones para la industria del automóvil

En este portal hemos repasado en diferentes ocasiones las novedades tecnológicas que están marcando tendencia y que podremos ver en los próximos años. Pero pocas veces nos hemos parado a pensar en el origen de estas invenciones y la carrera espacial ha sido, desde los años ’50, una fuente inagotable de novedades para el sector del automóvil. En esta entrada repasamos cinco inventos de la NASA que han cambiado la forma que teníamos de entender los coches y la conducción.

 

5.- Túneles más seguros

En 1995, el ingeniero de nuevos materiales de la NASA, Jonathan Lee, se encontraba en conversaciones constantes con las grandes marcas de coches de Estados Unidos raíz del acuerdo de colaboración Next Generation Vehículos, entre la agencia y el sector automovilístico. Fue durante este proyecto que Lee trabajó en el desarrollo de un formato de aluminio especialmente resistente.

Aquel prototipo se utilizó para la fabricación de hojas metálicas ligeras con capacidad de aguantar temperaturas por encima de los 380 grados y que se aplicarían a los paneles de ventilación. Lo que comenzó como prueba en el estado de Minneapolis ha terminado universalizándolos se, mejorando así la seguridad en los túneles en caso de incendio.

 

4.- Frenos más fiables

Uno de los primeros problemas a los que se tuvo que enfrentar la NASA a la hora de preparar sus lanzamientos espaciales fue conseguir desarrollar materiales con capacidad para resistir las altas temperaturas que se encontrarían las nave a la hora de entrar y salir de la atmósfera.

Las diferentes novedades introducidas por la NASA a las capas externas de sus naves han servido para el desarrollo de nuevos frenos que, hoy, ya son capaces de aguantar temperaturas de hasta 340 grados.

 

3.- Fibra de carbono

La fibra de carbono fue el material clave para el desarrollo de los cohetes, gracias a su gran resistencia y su ligereza. Dos características tan apreciadas en la industria aeronáutica como la automovilística.

Su uso en coches es habitual en modelos deportivos y, como no, en la competición, pero cada vez es más normal encontrar en modelos convencionales, ya sea como elemento decorativo en, por ejemplo, los retrovisores, o como material para mejorar la aerodinámica, en diferentes componentes del chasis.

La industria espera que el desarrollo tecnológico permita abaratar el coste de producción de la fibra de carbono y generalizar el uso de un material ligero y resistente.

 

2.- El fin del aquaplaning

La NASA ha sido un colaborador habitual en los programas de investigación tecnológica para la seguridad en la carretera de Estados Unidos. Uno de los proyectos más exitosos fue el Langley Research Center ‘s Safety Gooving, desarrollado en los años ’60 por la agencia y que supuso la publicación de un estudio que demostraba como con la creación de pequeños canales a los lados de la carretera se absorbía el exceso de agua y se mejoraban las condiciones de seguridad en la conducción bajo la lluvia.

Las pruebas piloto del proyecto demostraron como con la aplicación de aquella novedad reducía un 98% el s accidentes de tráfico bajo aquellas condiciones, gracias a la práctica eliminación del efecto aquaplaning.

 

1.- GPS

Seguramente la innovación de origen espacial a la que más uso le damos. Estos sistemas de navegación fueron ideados por el gobierno de Estados Unidos para dotar a sus fuerzas aéreas de un método de geolocalización. Para ello, tuvieron que lanzar diferentes satélites a través de un programa espacial.

Este sistema de navegación tridimensional es hoy un software que se incluye de serie en muchos modelos.

0 comentarios

Deja un comentario

Participa y deja tu comentario
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *