El catalizador es una de las partes del coche que ayudan a mantener la integridad del medio que nos rodea. Si eres de esas personas que aman los vehículos y todo lo que tiene que ver con ellos, te mostramos qué es y cómo puede ayudarte en la conducción.

¿Qué es un catalizador?

El catalizador de coche puede definirse como un dispositivo encargado de que los gases expulsados al exterior sean los mínimos posibles, reduciendo así la contaminación y la repercusión ambiental.

Está ubicado dentro del tubo de escape, aunque no todos los vehículos lo incorporan. Su estructura está hecha a base de cerámica en forma de panal y por lo general, están fabricados en paladio (un elemento químico) y de platino.

 

¿Para qué sirve el catalizador?

La función principal del catalizador es la de transformar los gases por medio de una reacción química, así, consigue que los hidrocarburos sean transformados en agua y que el monóxido de carbono se convierta en dióxido de carbono.

Esta transformación se hace posible debido a las altas temperaturas a la que circulan los gases cuando entran en el catalizador.

Cuando los gases perjudiciales para el medio ambiente que genera el propio motor entran en contacto con el catalizador, son transformados en otros menos perjudiciales, permitiendo que el buen estado del ecosistema se mantenga.

Sin embargo, esta transformación únicamente se considera parcial, porque el CO2 es uno de los gases que hacen posible el efecto invernadero.

La vida útil de un catalizador ronda los 120.000 kilómetros, siempre que no existan otros elementos que influyan en su mantenimiento y en su funcionamiento. Si estás interesado en alargar su vida útil, es necesario revisarlo al menos una vez al mes, y que las distintas partes que forman el motor (filtros, bujías…) se encuentren en buen estado.

 

¿Cómo se puede limpiar el catalizador?

Lo primero que tienes que hacer si estás pensando en limpiar el catalizador para evitar problemas futuros, es localizarlo en el tubo de escape para poder soltarlo. Ten mucho cuidado para no romper ninguna pieza.

Coloca un cubo debajo del catalizador y ve vaciándolo poco a poco, las veces que haga falta. Utiliza una manguera de agua a presión mediante golpes leves hasta que el agua del cubo sea clara.

Lo único que resta por hacer es dejarlo secar y volver a colocarlo en su sitio. Ten en cuenta que saldrá mucha suciedad y es posible que manches el suelo.

 

Síntomas de posibles averías del catalizador

Dependiendo de las características de tu vehículo, será más fácil notar cuándo el catalizador necesita de una revisión. Lo más normal es que notes que el motor necesita más potencia o que se cale más de lo normal, siendo necesario que el catalizador se cambie por uno nuevo.

Si el tubo de escape expulsa humo denso y un olor poco habitual, suele ser síntoma de que el catalizador se encuentra en mal estado. Si escuchas ruidos metálicos mientras conduces, es posible que el panel cerámico se haya fracturado y haya trozos que se mueven libremente por su interior.

0 comentarios

Deja un comentario

Participa y deja tu comentario
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *