Cómo planificar un viaje en coche

Viajar en coche puede ser una experiencia agradable, a pesar de que para muchas personas lo mejor es hacer trayectos largos en otros medios de transporte como trenes o aviones. Es importante saber cómo planificar un viaje en coche para que se haga ameno y cómodo, incluso cuando las distancias son largas y es necesario conducir durante horas.

Consejos para tener un viaje en coche cómodo y ameno

Para que el viaje sea lo más ameno posible recomendamos seguir consejos que pueden ser de gran ayuda, como son los siguientes:

Coche cómodo y en buen estado

Para planificar un viaje en coche lo primero que debes tener en cuenta es que el vehículo sea un coche nuevo y cómodo que te garantice una experiencia de conducción y de viaje agradable durante todo el trayecto. Es también fundamental para viajar con seguridad y para tener una mayor certeza de que no tendrán lugar averías que entorpezcan y dilaten el trayecto. Cuanto más nuevo y en mejor estado se encuentre el vehículo, mejor para el conductor y para el resto de viajeros. Si necesitas un coche nuevo en buen estado, no dudes en pasarte por nuestra página web.

Haber descansado suficiente

Conducir durante horas por carretera puede resultar agotador para la mayoría de personas. Cuanto más largo sea el trayecto, más agotador resulta conducir. Por tanto, es esencial que hayas descansado lo suficiente antes de ponerte a conducir el vehículo, sobre todo si vas a introducirte por carreteras que nunca antes has frecuentado y donde todos tus sentidos deben estar alerta para tomar las direcciones correctas. También es importante que los pasajeros hayan descansado bien para que se les haga el camino menos pesado.

Utilizar ropa cómoda

Un viaje largo en coche puede resultar incómodo. Hay que mantenerse en una misma postura durante horas y por ello debemos elegir ropa para viajar en coche que no resulte incómoda, que sea holgada. Es recomendable no utilizar vaqueros o pantalones apretados y tampoco llevar demasiada ropa encima, ya que puede generar una sensación de agobio innecesaria. Si la ropa es cómoda, el viaje se hará mucho menos molesto y no tendrás tanta necesidad de llegar cuanto antes.

Utilizar fuentes de entretenimiento

Para viajar en coche durante horas es necesario buscar distintas formas de entretenerse, especialmente para los viajeros. El conductor va concentrado en el volante y puede ir escuchando la radio para entretenerse, también participar en las conversaciones. Pero los viajeros necesitan alguna fuente de entretenimiento que haga que un viaje largo sea menos tedioso. Hablamos de libros, revistas de viaje, una tablet en la que ver una película o el capítulo de una serie, o el smartphone cargado de batería para ver tu canal de YouTube favorito. Son algunas de las soluciones si te preguntas qué hacer en un viaje en coche.

Establecer turnos de conducción

Algo prioritario para que el viaje se haga más ameno es establecer turnos de conducción para alternarse y que no conduzca siempre la misma persona. Puede ocurrir que solo una persona del grupo tenga carnet de conducir, pero si hay más de una lo ideal es turnarse cada 3 o 4 horas para que el conductor descanse y se relaje un poco para luego volver con una mejor concentración. Y es que pasar demasiadas horas al volante puede cansar al conductor y disminuir sus reflejos.

Establecer paradas en el trayecto

Si te preguntas cómo planificar un viaje en coche también debes tener en cuenta las paradas que vais a realizar durante el trayecto. Estas paradas son necesarias y recomendables para que los viajeros y el conductor bajen del vehículo, estiren las piernas y hagan un receso en el que entrar al baño o tomar algún aperitivo. Lo ideal es tener claro antes de partir dónde hacer este tipo de paradas para así tenerlo todo planificado y evitar imprevistos o dudas al ir en coche sobre dónde o no conviene parar.

Llevar una temperatura agradable

Otra forma de hacer el viaje en coche más ameno y agradable es llevar una temperatura confortable en el interior del coche. No es aconsejable poner el aire acondicionado al máximo para no llevar un frío excesivo dentro, ni tampoco una calefacción demasiado alta en invierno para evitar un calor asfixiante. Lo ideal es encontrar un punto medio que satisfaga a todos los viajeros del coche. Es aconsejable que revises el estado del aire acondicionado de tu coche antes de partir para comprobar que funcione correctamente. Además, aconsejamos abrir las ventanas durante unos segundos cada cierto tiempo para renovar el aire de dentro.

Todos estos consejos pueden ayudarte a disfrutar de un viaje en coche cómodo y ameno. Con ellos sabrás cómo planificar un viaje en coche para que sea lo más confortable posible y así llegar a tu destino de vacaciones o de visita familiar con la sensación de que el viaje en coche no ha sido demasiado pesado.

Puesta a punto de tu coche

En verano vas a hacer un viaje largo con tu familia o con amigos para irte de vacaciones, por lo que la puesta a punto del coche es fundamental. Seguro que no quieres quedarte “tirado” en un lado de la carretera a 40 grados, y eso se consigue revisando el automóvil.

La puesta a punto de un coche gasolina o diésel no cuesta demasiado dinero, y lo cierto es que estará bien invertido, ya que nos ahorrará más de un disgusto.

Revisar el sistema de refrigeración

Si preguntas cuánto cuesta una puesta a punto de un coche, quizá te pueda parecer cara, pero es más cara no hacerla, puesto que un fallo en el sistema de refrigeración suele terminar con el vehículo en el desguace con el motor destrozado.

Durante los meses del estío los coches sufren mucho, en especial cuando vamos circulando a bajas velocidades, como ocurre en los atascos veraniegos o en la ciudad, momento en el que notas que el ventilador se enciende con regularidad.

Así, en el taller te tienen que mirar el nivel del líquido de refrigeración, realizar una inspección ocular con el fin de ver si hay fugas, sustituir el líquido si hace tiempo que no lo haces, y comprobar si procede o no el cambio de la bomba del agua.

Esta bomba es muy importante y es la que consigue que el refrigerante circule por el circuito, así que si se rompe el coche se calentará con el desastre que eso supone, tanto que casi siempre lo mejor será optar por la compra de un automóvil nuevo.

Cambiar aceite y filtro

Otro punto en el que hay que fijarse es en el aceite y el filtro. Se mira cuánto hace que se cambió, el nivel y si hay alguna fuga.

Este aceite es el que impide que los metales del motor se toquen unos con otros provocando fricciones, algo que siempre es desastroso para tu bolsillo, y lo mejor es ponerlo nuevo si se acercan ya los km a los que hay que realizar el cambio, sin olvidar el filtro nuevo, ya que apenas suma unos euros a la factura de la puesta a punto de un coche.

Cuanto más viejo sea el vehículo más debes adelantar esta operación, así que si el tuyo ya tiene muchos km lo mejor es que hagas el cambio antes de salir de viaje.

Mirar cómo están los neumáticos

Uno de los puntos más importantes de un automóvil son los neumáticos, pues son los que lo mantienen pegado al asfalto, así que tu seguridad depende de ellos.

Conviene mirar el dibujo, comprobar las presiones en frío y que un mecánico los vea. Esto se debe a que a veces parecen perfectos, pero cuando suben nuestro coche al elevador los mecánicos se dan cuenta de que ya no están redondos, tienen pequeños bultos o que incluso pueden estar cristalizados.

Ante la menor duda hay que ponerlos nuevos, al menos en las ruedas de la dirección, que son las que guían al coche en todo momento y que no pueden fallar.

¿Funcionan las luces?

Las luces son tan importantes tanto a la hora de ver como para ser vistos, de manera que es algo que tienes que revisar. Lo puedes hacer en casa con la ayuda de alguien más, pues mientras uno está dentro del coche, el otro se sitúa fuera con el fin de ver si se encienden.

Todas tienen que funcionar y es frecuente que haya alguna fundida, momento en el que habrá que cambiarla si son halógenas y son accesibles, lo que no suele ser lo más usual.

Aprovechando la visita al taller si tienes que cambiar alguna luz, puedes mirar si las delanteras están a la altura correcta y regularlas si no van en su sitio.

Pon unos limpiaparabrisas nuevos

Nunca se repara en los limpiaparabrisas, mucho menos en verano, pero lo cierto es que durante las vacaciones te puedes encontrar con tormentas, las cuales te darán más de un susto si los limpiaparabrisas no pasan por su mejor momento.

Si están muy deteriorados, no te van a dejar ver bien, y puede darse el caso de que la goma se rompa quedándote sin la posibilidad de ver, momento en el que tendrás que hacer una maniobra peligrosa para apartarte de la circulación.

Se trata de una de las partes de la puesta a punto de un coche más económicas y que puedes llevar a cabo tú en un momento, debido a que es muy fácil realizar el cambio.

¿El climatizador enfría bien?

No quieres que el climatizador deje de enfriar mientras estás en un viaje a las cuatro de la tarde en agosto, de manera que otro de los puntos del coche a revisar es el climatizador, y en concreto el circuito del aire acondicionado.

Lo principal es que en un taller autorizado miren si tiene la carga de gas correcta, si el aire sale frío de verdad y si hay fugas en el circuito.

La puesta a punto de un coche es algo muy importante y que mucha gente va dejando pasar hasta que llega el momento del incidente. Por este motivo, te recomendamos que siempre antes de un viaje largo revises el coche en uno de nuestros concesionarios de la Ciutat del Motor, con tal de que solo tengas que preocuparte de disfrutar de tus vacaciones

A la crisis del coronavirus se le ha unido la crisis de los chips electrónicos y, por si esto fuera poco, la crisis de Ucrania. Y aunque los precios de los coches nuevos han subido ligeramente y los plazos de entrega se están retrasando, fabricantes y concesionarios se devanan los sesos para encontrar formas de atraer a los compradores indecisos.

Una de las estrategias comerciales para rebajar los precios es el lanzamiento de promociones de vehículos de kilómetro cero. Pero, como clientes, ¿tenemos realmente claro qué es un coche km 0?

Qué es un coche kilómetro cero

Si hacemos una encuesta por la calle y preguntamos a los viandantes qué son los coches km 0, recibiremos respuestas muy variopintas y casi ninguna de ellas acertada: algunos contestarán que se trata de vehículos procedentes de dirección con muy poco uso y otros dirán que son coches procedentes de exposición o vehículos de demostración. Ninguna de esas respuestas es correcta.

Porque un coche kilómetro 0 es un coche totalmente nuevo, sin estrenar, que se vende con un importante descuento sobre el precio oficial de venta público del modelo. ¿Cómo es posible esto? Vamos a verlo:

La estrategia comercial que permite a los concesionarios vender coches nuevos a precios muy rebajados

Los fabricantes de automóviles premian a los concesionarios que cumplen o superan los objetivos de matriculaciones marcados. Los incentivos consisten en una sustanciosa cantidad de dinero por cada vehículo vendido. Es a lo que técnicamente se denomina rappel por cumplimiento de objetivos.

Cuanto más supere el concesionario los objetivos fijados, mayor será el importe de esos rappels por unidad matriculada. Conque lo que hacen los concesionarios es matricular vehículos que aún no han vendido. ¿Para qué? Para cobrar esos incentivos.

Pero los concesionarios no usan esos incentivos en beneficio propio, sino que los descuentan del precio de esos vehículos sin estrenar que ya han matriculado. De esa manera, pueden rebajar el precio del coche y vender muchos más automóviles que cuando lo hacen al precio oficial marcado en la lista de PVP.

Entonces, ¿qué es km 0? La denominación comercial de aquellos coches que están sin estrenar, pero han sido matriculados unas semanas o meses antes para cumplir los objetivos.

Es decir, si deseamos comprar un coche totalmente nuevo a un precio sensiblemente menor que el marcado en la tarifa oficial, la mejor opción de la que disponemos son los coches de kilómetro cero.

¿Por qué los coches km 0 tienen unos pocos kilómetros registrados en sus dispositivos cuentakilómetros?

Los compradores de estos coches suelen fijarse en que tienen algún kilómetro registrado en el odómetro. Normalmente, es una cifra de dos o tres decenas de kilómetros.

Pero lo cierto es que eso mismo ocurre con los vehículos que están sin estrenar y sin matricular. Esos kilómetros son los resultantes de maniobrar los vehículos en los puertos para cargarlos en camiones, y de las operaciones imprescindibles en un concesionario, como pueda ser un traslado del parking a la exposición, a un recinto ferial o a realizar un mínimo repostaje.

Ventajas de un coche km 0

Ahora que ya hemos comprendido qué significa un coche km 0, podemos razonar cuáles son sus ventajas e inconvenientes. Estas son las ventajas:

  • Se trata de un coche totalmente nuevo y sin estrenar. No ha tenido propietarios anteriores ni ha sido usado por el concesionario como coche de exposición, demostración o préstamo.
  • Su precio es muy ventajoso respecto del de un vehículo de paquete que aún no ha sido matriculado. Cuantas más semanas hayan pasado desde que se matriculó el vehículo km 0, mayor será el descuento.
  • Recibimos el coche en el mismo momento en que lo abonamos. No existen dilaciones en la entrega ni listas de espera.

Inconvenientes de un coche km 0

Los inconvenientes de los coches kilómetro 0 son muy poco relevantes, por lo que no deberían echar atrás a los conductores que quieren obtener más por menos. Conozcamos estas pequeñas desventajas:

  • La matrícula revelará a quienes conozcan al dedillo cuáles son las últimas matrículas registradas por la DGT que el coche no está recién matriculado. ¿Tiene esto alguna importancia? Bajo nuestro punto de vista, ninguna.
  • La depreciación del vehículo no se producirá cuando se cumplan los años exactos desde su adquisición, sino unas semanas o meses antes. Esto tampoco tiene mayor importancia, siempre que tengamos pensado disfrutar del coche durante un tiempo razonablemente largo. Otra cosa es que la intención sea deshacernos del coche en un plazo de uno o dos años, cosa que no es muy habitual.
  • No podemos escoger los equipamientos opcionales a la carta. Pero siempre encontraremos modelos de kilómetro cero que se ajusten a nuestras expectativas: los concesionarios suelen prematricular vehículos con packs de equipamiento muy atractivos y económicamente interesantes.

Y si el problema que nos preocupa es que el vehículo se deprecie un poquito antes, tengamos en cuenta que esa depreciación adelantada se compensa con el importante descuento que hemos obtenido al comprarlo.

Ahora que ya sabes qué es un coche de km 0, y que ventajas te ofrecen, te recomendamos que tengas claro qué uso le vas a dar y cuánto tiempo deseas mantenerlo con el fin de amortizar al máximo tu nuevo vehículo.

La borrasca Celia está creando escenas insólitas en todo el estado español. Amplias zonas del país se están viendo estos días cubiertas por un manto de arena procedente del Sáhara. Es la densa calima que arrastra a través del aire grandes cantidades de partículas del desierto en suspensión.

Donde se hace más evidente la acumulación de polvo y barro es sobre los coches aparcados en la calle. Más allá de ser una escena inusual, esto puede llegar a causar problemas serios en los vehículos.

La gran cantidad de polvo perjudica a la mecánica de los vehículos. Sobre todo cuando se precipita mezclada con la lluvia y da lugar a una tormenta de barro. En este artículo te explicamos cómo proteger el coche de la lluvia de barro y efectos perniciosos de la calima.

El filtro del aire

El filtro de aire es un componente de naturaleza porosa cuya función es filtrar el aire necesario para la combustión, reteniendo cualquier partícula sólida para evitar que penetre en el circuito de alimentación del motor.

Aunque la borrasca Celia es un evento puntual y por sí misma difícilmente llegará a cegar el filtro de aire de tu coche, no está de más que compruebes su estado si hace tiempo que no lo renuevas o solo circular por pistas de tierra sin asfaltar. Un repuesto del filtro del aire es una operación económica pero esencial para el buen funcionamiento del vehículo. Si está muy sucio o roto puede provocar un aumento significativo del consumo de combustible y llegar a producir averías graves.

Si está al día de las revisiones periódicas de su coche, lo más probable es que su mecánico haya comprobado el estado del filtro del aire, que suele ser sustituido a los 20.000 kilómetros o cada dos años. Si todavía no acumula mucha suciedad, a veces es posible alargar su vida limpiándolo con una aspiradora y una pistola de aire comprimido.

El filtro del habitáculo

También conocido como filtro de polen, garantiza la calidad del aire en el interior del habitáculo, evitando que el aire de ventilación arrastre pequeñas partículas que puedan afectar la salud de los ocupantes. Asegúrate también de que se encuentra en buen estado y su funcionamiento es correcto. Si la calima lo ensucia, lo notarás sobre todo cuando llegue el calor y vuelvas a utilizar el aire acondicionado.

Las lunas

La pérdida de visibilidad es la principal causa de accidente, el riesgo de sufrir uno es un 70% superior cuando llueve. Todavía más si llueve barro, como estamos viendo estos días. Así pues, en estas circunstancias es de vital importancia mantener las lunas en perfectas condiciones antes de arrancar.

Para no correr el riesgo de rayar los cristales con las escobillas, si tu coche está cubierto de arena y polvo es importante que viertas abundante agua sobre las lunas antes de arrancar el coche y accionar los limpiaparabrisas.

La carrocería

Limpiar la carrocería no es tan urgente, pero también es esencial para evitar su deterioro. Lo ideal es que no dejes que se forme barro y, si este ya ha aparecido, no des tiempo a que se seque.

Para evitar que la limpieza acabe arañando la carrocería, lo primero que debes hacer es lubricar la superficie con agua, cera en spray o jabón, especialmente si vas a llevar el coche a un túnel de lavado automático. De esta manera ablandarás los restos y eliminarás una primera parte de las partículas. En la limpieza utiliza agua tibia, que facilitará la retirada del barro.

No olvides las partes bajas del vehículo y el tubo de escape, que con la suciedad podrían oxidarse.

El interior

Si el polvo ha llegado también al interior del habitáculo, en este caso es mejor dejar que el barro se seque antes de intentar retirarlo, ya que el fango húmedo se extiende muy fácilmente por la tapicería. Una vez seco, es más fácil raspar cuidadosamente las superficies, por ejemplo con una espátula, y retirar a continuación los restos con una aspiradora.

El precio del combustible se dispara y también la búsqueda de las gasolineras más económicas. Si nos centramos en la gasolina, desde el primer día de conflicto el barril de petróleo Brent, la referencia para el precio de los carburantes en Europa, ha subido un 34%. Y eso sobre el terreno significa que un litro de gasolina ya se cobra por encima de los dos euros y no parece tener tendencia a la baja. Y es por eso que los usuarios comienzan a buscar las gasolineras más económicas.

Gasolineras de bajo coste

Y seguro que se pregunte si la Gasolineras bajo coste (‘low cost’) daña el motor. Las gasolineras low cost, que no pertenecen a ninguna de las grandes cadenas petroleras y que ofrecen un ahorro de hasta un 15% por litro de combustible. Estos puntos de venta crecieron un 65% entre 2007 y 2014, mientras que la red de los operadores tradicionales se contrajo un 1,3%, según datos de Repsol. ¿Es mala la gasolina de bajo coste? ¿Puede estropear el motor del automóvil? Quizá tenga menos aditivos que algunos combustibles más caros, pero no perjudicará la salud del vehículo. Ningún carburante legal es nocivo, puesto que, básicamente, son todos iguales y la ley impone que cumplan unos estándares básicos.

«Los componentes son los mismos»

Carles Fité, del Departamento de Ingeniería Química de la Universidad de Barcelona, ​​realizó con su equipo un análisis comparativo entre dos muestras de carburante, una de low cost y otra de marca. «Concluimos que la gasolina base es la misma», afirma el ingeniero. “Los aditivos son la única diferencia que puede haber, pero se añaden en porcentajes muy pequeños porque la ley establece que, de un determinado compuesto, no puede haber más de cierta cantidad. Es como la sal en un plato: no la ves porque es muy poca”, explica.

La gasolina no es un producto puro, sino una mezcla de distintos hidrocarburos: las refinerías –en territorio español hay nueve, propiedad de las grandes petroleras Cepsa, Repsol y BP– someten el crudo a un tratamiento industrial, del que obtienen combustible que vienen a los diferentes operadores y que cumple con los requisitos para ser comercializado. La Compañía Logística de Hidrocarburos (CLH) es la empresa que controla casi la totalidad del mercado de distribución y que se encarga de transportar y almacenar el carburante antes de que llegue a los puntos de venta.

Sólo en la fase final se agregan los aditivos, cuando la gasolina está a punto de salir de las instalaciones de almacenamiento para llevarse a los surtidores. «Cuando los operadores vienen a recoger el producto se le añaden los aditivos en la proporción que nos digan», explican desde la CLH. Si ninguna compañía pide que se añadan diferenciadores de calidad, la gasolina llega a las estaciones de servicio sin compuestos añadidos.

Esto significa que, con o sin aditivos, toda la gasolina respeta los estándares legales. Además, aunque pueda comprarse fuera de España, es muy probable que un surtidor de marca blanca comercialice combustible refinado, en realidad, en uno de los centros de los grandes operadores nacionales, aunque lo venda bajo otra insignia.

El análisis realizado por Fité y su equipo se basó en una cromatografía de gases, técnica que permite separar, identificar y cuantificar los componentes principales de una mezcla. “Al comparar los resultados vimos que ambas muestras estaban constituidas por los mismos componentes y en igual proporción. La gasolina sale toda del mismo sitio, y si no tiene aditivos no pasa nada, porque la legislación vela por que tenga la calidad suficiente y no estropee los coches”, asegura el ingeniero.

¿Mejor rendimiento?

Mario Arnaldo, presidente de Automovilistas Europeos Asociados (AEA), asegura que desde la asociación no se ha detectado ninguna anomalía relativa a la gasolina low cost. “Otra cosa es la adulteración de los hidrocarburos, que puede dañar el motor. Pero esto es un fraude, que nada tiene que ver con el tipo de gasolina o el surtidor”, especifica. “¿Se estropeará el motor para poner gasolina low cost? No, no tener aditivos no perjudica”, insiste.

Los aditivos encarecen el carburante unos dos céntimos por litro, explica Antonio Onieva, presidente de la Asociación de Empresarios de Estaciones de Servicio de Madrid (AEESCAM). «Pero la gasolina es la misma», subraya, y precisa que la diferencia entre las que tienen compuestos químicos añadidos y las que no «se nota después de muchos años. Normalmente el beneficio es a largo plazo, digamos pasados ​​los 100.000 kilómetros».

«Tampoco hay cultura entre los conductores para diferenciar un producto de otro», explica Arnaldo. “Hay que ver cuántos kilómetros hago y si me compensa gastarme más dinero. El consejo es que se haga un uso racional del automóvil y se averigüe qué carburante es más apropiado según las características del coche”.

La DGT recuerda que, de la misma manera que conducir con chancletas, sin camiseta y con un brazo fuera de la ventana puede ser motivo de infracción de tráfico, llevar un vehículo con abrigo grueso, guantes y botas de montaña puede vulnerar el reglamento. La normativa considera que llevar un coche con este tipo de ropa y complementos pueden limitar la libertad de movimientos necesaria para conducir con seguridad.

¿Multa por conducir con botas?

También el calzado invernal puede traicionar al automovilista y empeorar su conducción: unas botas grandes complican el uso de los pedales, por ejemplo, porque pesan más, distorsionan el tacto habitual de los pies e incluso pueden engancharse entre el acelerador y el freno en un movimiento brusco.

El artículo 18.1 del capítulo 1 que recoge la normativa general de circulación establece que:

“El conductor de un vehículo está obligado a mantener su propia libertad de movimientos, el campo necesario de visión y la atención permanente a la conducción, que garanticen su propia seguridad, la del resto de ocupantes del vehículo y la de los otros usuarios de la vía”

Elementos como las botas de montaña y los guantes pueden ser unos elementos que podrían afectar al correcto control del coche, recomiendan que el calzado debe:

  • De tomar bien el pie
  • No impedir la libertad de movimiento
  • Debe garantizar la adherencia
  • Cómodo y ligero
  • Transpirable para evitar que el pie sude.

El Congreso endurece las sanciones por evitar accidentes de tráfico

A partir de ahora, los conductores también tendrán que tener en cuenta la entrada en vigor de la nueva ley de tráfico. Es una ley que lleva más de medio año debatiéndose, y los principales cambios son para endurecer sanciones. El objetivo es reducir a las víctimas y los accidentes de tráfico.

 

 

A los ojos de un agente, el uso excesivo de ropas invernales podría contravenir esta norma y –como infracción leve– traducirse en una sanción de hasta 100 euros; se imponen 80, habitualmente.

Luz de ayuda

Luz de ayuda

Hoy en día es obligatorio llevar con nosotros varias cosas a la hora de conducir: el carnet de conducir, el seguro de coche y un chaleco reflectante. A parir de enero de 2026 la luz de emergencia portátil servirá para indicar al resto de vehículos que hemos sufrido un accidente o que nos encontramos una situación de peligro. La incorporación de esta señal luminosa pretende sustituir los triángulos actuales.

¿En qué casos debemos usar el equipamiento de alerta?

En el caso de sufrir un accidente o avería, que nos obligue a inmovilizar el coche en la carretera, debemos hacer uso de los elementos de preseñalización para avisar del peligro al resto de vehículos que circulan.

Equipamiento obligatorio que debemos llevar en el coche

En la actualidad, y con la finalidad de garantizar la seguridad de los conductores, la DGT obliga a llevar los siguientes materiales:

  • 2 triángulos de señalización del peligro, que serán sustituidos por la luz de emergencia homologada v-16 en 2026.
  • 1 chaleco reflectante de alta visibilidad, siempre que salgas del vehículo, en la calzada y el arcén.

⚠️ Además del uso de estos dos elementos, se deben activar los intermitentes de emergencia. Se pueden usar también las luces de posición o gálibo en casos de baja visibilidad, amanecer o atardecer, y en autopistas y autovías.

¿Cómo funciona una luz de emergencia V-16?

  • La luz de emergencia se coloca en el techo o los laterales exteriores del coche. 
  • Emite destellos intensos y giratorios de color naranja para alertar al resto de vehículos. 
  • La batería funciona con pilas, no requiere toma de corriente eléctrica.
  • Tiene una autonomía aproximada de 2,5 horas.
  • De noche da una visibilidad de hasta 1 km de distancia.
  • En algunos casos, hay una opción con linterna de luz blanca para iluminar dentro del capó y el motor. 
  • En algunos casos incluyen GPS.

Las luces de emergencia, que serán válidas a partir del 1 de enero 2026, deberán disponer de un sistema de geolocalización por GPS, que permita a la DGT conocer la posición exacta del vehículo mediante la nube DGT 3.0.

Luz de ayuda

Luz de ayuda

¿Qué precio tiene una luz de emergencia para coche?

Actualmente, se puede adquirir una luz de emergencia por unos 20 o 30 euros. Es importante asegurarse que es un modelo homologado v-16.

Alertar sin apearse del vehículo

La luz de emergencia v-16 dispone de una base magnética que permite fijarla en la carrocería del coche. El conductor puede colocarla con la mano a través de la ventanilla, y sin tener que salir del vehículo. Esta es una ventaja importante, ya que en la actualidad no existe otra manera de colocar los triángulos que no sea desplazándose a pie por la calzada, con el riesgo de ser atropellado.

🚨 Ante una situación de peligro en la carretera, ponte el chaleco reflectante, activa los intermitentes de emergencia, y coloca los triángulos o la luz de emergencia para alertar al resto de vehículos y evitar una colisión. Si hay heridos, llama rápidamente al 112.

¿Por qué desaparecerán los triángulos?

Uno de los motivos del cambio es precisamente el peligro que comporta colocar los triángulos en la vía, una medida que ha provocado muchos atropellos. En 2019, 117 personas murieron en las carreteras, y muchas de estas la perdieron precisamente en estas circunstancias: las atropellaron al bajar del vehículo  – en algunos casos sin chaleco reflectante – para poner los triángulos de señalización. De hecho, este tipo de atropello es cada vez más común. Por eso la DGT ha decidido tomar medidas.

Luz obligatoria en 2026

La luz V-16 será obligatoria el 1 de enero de 2026, cuando sustituirá definitivamente a los triángulos. Mientras tanto, pueden seguir utilizándose indistintamente ambas opciones.

¡Atención! El uso de la V-16 se permite desde el pasado 1 de julio de 2021, pero los dispositivos que están actualmente a la venta no serán válidos en 2026 porque no cuentan todavía con el sistema de geolocalización. Las nuevas luces homologadas se podrán adquirir a partir de diciembre de 2021 y la DGT contará con una página web que recogerá todos los modelos permitidos (será en la dirección http://www.dgt.es/v16, todavía no habilitada).

La niebla es de los fenómenos atmosféricos que más reducen la visibilidad en carretera. Igual que un aguacero intenso, puede dejar al conductor prácticamente sin campo visual efectivo, con los evidentes riesgos que la situación conlleva.

¿Qué hacer al volante si hay Niebla?

Lo primero es encender las luces antiniebla, con el objetivo de ver y ser vistos. La trasera es obligatoria y la llevan todos los coches y, si el modelo cuenta además con faros de bruma anteriores, también deben conectarse.

Se debe adaptar la velocidad a la visibilidad disponible. Si la niebla es ligera y el conductor tiene todavía perspectiva suficiente, bastará con reducir el ritmo y ampliar la distancia de seguridad de forma proporcional a la pérdida de visión, para contar con tiempo de reacción y, llegado el caso, poder frenar ante un imprevisto.

Si la bruma es más densa, en cambio, hay que extremar las precauciones y reducir drásticamente la velocidad, porque la humedad en suspensión puede comportarse como un muro sólido y el conductor apenas ve unos pocos metros. Y el riesgo de accidente, ante cualquier complicación que pudiera surgir, es elevado.

Y para evitar alcances por detrás, frenar alternativamente, para que las luces parpadeen, ayudará al resto del tráfico a conocer nuestra posición,

Cuando la niebla se haya disipado, eso sí, hay que apagar las luces antiniebla, tanto las anteriores como las posteriores, porque su intensidad lumínica resulta especialmente molesta para los demás conductores,

Bajar las luces y no poner las largas

Este muro de niebla cerrada se comporta como un espejo, y conviene no caer en la tentación de conectar más luces de las necesarias, como las largas, porque el haz se reflejará en la cortina de humedad y, lejos de ayudar al conductor, podría reducir aún más su capacidad visual, llegando incluso a cegarle.

Pero no solo hay que evitar conectar las largas, también sería recomendable bajar un poco las luces de carretera, las de uso habitual, para que no reboten de frente contra el telón de niebla.

Usar correctamente las luces

Uno de los errores habituales es recurrir a las luces largas, consiguiendo el efecto contrario: estas luces se reflejan en la niebla y reducen la visibilidad, molestando además al resto de conductores. Por eso, hay que optan por las luces de cruce y posición.

Adecuar la velocidad

Dejarse llevar por el ansia de abandonar cuanto antes ese tramo de visibilidad reducida (y pisar el acelerador más de la cuenta) es una idea nefasta. Resulta lógico pensar que, si no se ve lo que está delante a partir de, más o menos, un kilómetro, tal vez aparezca un coche sin tiempo para reaccionar.

Frenar intermitentemente

Conviene frenar de manera intermitente, porque esto sirve también para lanzar señales luminosas a los vehículos que vayan por detrás y así dejar constancia de la posición del coche a una mayor distancia.

No parar en el arcén

Un coche detenido en el arcén puede convertirse en un obstáculo o motivo de distracción para otros conductores. También es una alternativa bastante recurrente: parar fuera del carril y esperar a que a la niebla se disipe un poco. No es una buena idea y lo mejor será, en caso de querer detenerse, esperar a la siguiente gasolinera.

Si queremos generalizar, podríamos decir que todo aquel que dispone de carné en vigor sabe conducir un vehículo. Pero en realidad, ¿sabes cómo conducir sin dañar inconscientemente tu coche? Sin saberlo, todos adquirimos costumbres y manías al volante que a medio y largo plazo pueden acabar provocando averías que se deben reparar en taller. Unos cuantos consejos evitarán que tengas que abonar cuantiosas facturas, además de mejorar tus aptitudes como conductor. ¡Presta atención si habitualmente cometes alguno de estos errores!

1) No conduzcas apoyando el pié izquierdo sobre el embrague

Esto ocurre especialmente en ciudad, donde las paradas y arrancadas son frecuentes en poco espacio. Pero también en carretera, donde por comodidad o falta de costumbre de usar el reposapiés, muchos conductores circulan apoyando constantemente el pie sobre el pedal de embrague. Evitando esta manía tan habitual disminuirás el riesgo de rotura del collarín de empuje o cojinete de embrague.

2) No arranques y salgas disparado en frío

Esta es la sentencia de muerte prematura para cualquier motor, por bueno que sea. Los motores necesitan un tiempo de calentamiento por varios motivos: las distintas dilataciones entre sus elementos fijos y móviles, la lubricación de los componentes, su refrigeración… Arrancar en frío y «darle caña» provoca, por un lado, que la lubricación sea totalmente deficiente cuando más se la necesita. Por otro lado, en la cabeza del motor se está creando una altísima temperatura en contraste con el resto de elementos, por lo que las dilataciones de los distintos materiales son demasiado dispares, pudiendo llegar a provocar la rotura estructural del material.

3) No conduzcas con una mano sobre la palanca de cambio

Aunque quede muy bien y siempre lo hayas visto en las películas, este gesto fuerza las rótulas y articulaciones de la palanca de cambios y el sistema de selección de marchas, lo que con el tiempo se traduce en holguras, imprecisión e incluso rotura de algún elemento del sistema de palancas para cambiar de marcha. Además, disminuye tu destreza en caso de tener que realizar una maniobra de reacción rápida.

4) Sé más cauteloso con los baches

Tanto en ciudad como en carretera, tener cuidado con los baches evitará daños en numerosos componentes de tu coche. A cada impacto, todas las rótulas de suspensión, dirección y los neumáticos sufren, por lo que su vida útil se ve notablemente acortada. Asimismo, los amortiguadores y gomas reciben fuertes impactos que también les provocan un gran desgaste.

5) Deja de conducir siempre bajo de vueltas para ahorrar

Tampoco ahorras más. Ni gastas menos. Todo motor tiene un abanico de funcionamiento (por ejemplo, entre 2000 y 4000 RPM) en el que sus prestaciones y consumos obtienen la mejor relación y trabaja en plenas facultades. Conducirlo siempre alto de vueltas provocará mayores consumos y desgastes internos, mientras que conducirlo siempre bajo de vueltas provocará carbonillas, no tendrá nunca unas buenas prestaciones y al ir más forzado, incluso consumirá más combustible.

6) No conduzcas en posición estirada

Aunque pueda parecer que así estás al volante de un deportivo, conducir con el respaldo del asiento muy estirado es perjudicial. En primer lugar, porque la espalda y las piernas deben formar un ángulo de 90º para evitar malas posturas físicas, y en segundo lugar, porque te obliga a estirar mucho los brazos para alcanzar el volante, perdiendo la movilidad y agilidad en el ejercicio de mover el volante. Por último, el cinturón de seguridad queda muy separado del cuerpo, por lo que en caso de impacto se vuelve totalmente inútil en sus funciones.

7) Si tu coche es automático, nunca lo pares sólo en posición P

En los coches de cambio automático, no es suficiente parar el coche sólo con la P de la transmisión. El freno de mano sigue siendo el responsable de mantener el coche quieto, así que aunque la posición P del cambio bloquee la transmisión, si confías todo el bloqueo del coche en pendiente sobre la transmisión, le estás aplicando un esfuerzo muy grande y totalmente innecesario, que directamente repercute en su vida útil y averías.

8) No mantengas el embrague pisado en las retenciones y paradas

Cuando el coche no está en movimiento, por ejemplo en un semáforo, dejar la marcha metida y el embrague pisado es bastante mal consejo. Estás provocando un desgaste prematuro del sistema de embrague, ya que sin tener que trabajar lo estás forzando a mantener el coche quieto. Es mucho mejor poner punto muerto y dejar reposar el pie izquierdo sin pisar el pedal de embrague.

9) Nunca fuerces la dirección

Cuando estés maniobrando y la dirección haya hecho tope, seguir forzando el volante no te servirá para girar más, pero en cambio, sí que provocará un exceso de trabajo de la bomba hidráulica de la servodirección, pudiendo llegar a dañarse por sobreesfuerzo.

10) Deja de apurar la reserva de combustible

Por mucho que utilices siempre el mejor combustible y más refinado, en el fondo del depósito siempre se crean sedimentos, por lo que apurar la reserva es comprar muchas papeletas para que el sistema de combustible succione estas impurezas, las introduzca dentro del sistema de inyección y desencadene una catástrofe económica para tu bolsillo. Hablando técnicamente, los sistemas de inyección a alta presión (tanto diésel como gasolina) son altamente precisos en cuanto a piezas y funcionamiento, por lo que la más pequeña impureza puede acabar con una avería de la bomba de alta presión o los inyectores. ¿Te la vas a jugar por circular con menos de 10 litros de combustible en el depósito?

rellenar el aceite al coche

Llevar a cabo un correcto cambio de aceite a nuestro vehículo es una de las tareas más importantes si queremos mantener el motor sano y con las mejores prestaciones durante el mayor tiempo posible. No en vano, es el lubricante del propulsor lo que le permite funcionar y que sus distintas partes móviles funcionen correctamente. Es por esto que conviene conocer qué aceite debemos echar, así como saber rellenar el aceite del coche cuando este lo pide.

Dependerá principalmente de los kilómetros recorridos con él, así como el modo en que se han hecho dichos kilómetros. En ciudades como Barcelona, habrá que añadir más aceite al coche al tratarse de una de las ciudades donde más distancia recorren sus ciudadanos, siendo predominantes los vehículos impulsados por gasolina.

Tipos de aceite para cada coche: ¿cuál es mejor?

Lógicamente, no todos los vehículos utilizarán el mismo aceite, pues, según el motor del que disponga nuestro coche, deberemos buscar un aceite con unas propiedades y características diferentes para no causar posibles problemas al motor. Por lo tanto, siempre se debe conocer qué aceite poner al coche.

Mejor aceite para un coche diésel

Cabe destacar que, de nuevo, no todos los motores diésel son iguales, ni tienen las mismas características entre ellos, pero, por norma general, habrá que buscar un aceite con una alta viscosidad, con el fin de que el rozamiento entre aquellos componentes del motor que requieren de lubricación sea el menor posible, especialmente en frío, favoreciendo la durabilidad de estos.

Si queremos la mejor protección, deberemos buscar aceites 10-40 W en adelante que, a pesar de que pueden resultar algo caros, en este nivel de viscosidad se trata del mejor aceite para coche diésel, que asegurará una correcta lubricación y permitirá alargar la vida útil del propulsor.

Cuál es el mejor aceite para un coche de gasolina

En el caso del aceite para un coche de gasolina, habrá que localizar aceites con una viscosidad 5-30 W, pues se trata del lubricante sintético más resistente en la actualidad contra el desgaste de los componentes del motor. Permite mantener el propulsor completamente limpio gracias a la capacidad que tiene de eliminar los sedimentos existentes, a la vez que impide la formación de sedimentos nuevos.

Cómo rellenar el aceite a tu coche paso a paso

Levantar el coche con un elevador

Lo primero de todo es levantar el coche con un gato mecánico o cualquier otro elemento que nos permita acceder a los bajos del vehículo con seguridad. Es importante que el motor esté caliente para que todo el aceite salga del mismo.

Abrir el tapón de plástico del motor

Es importante tener el tapón del aceite abierto para que el propio aire presione el aceite hacia abajo, favoreciendo la salida de esta por la parte inferior del vehículo.

Desatornillar el tornillo del cárter

Es uno de los procesos donde más podremos ensuciarnos, por lo que conviene hacerlo después de habernos puesto unos guantes y un cubo debajo del propio tornillo, con el fin de que el aceite se derrame en él y no se esparza por el suelo. Debemos esperar hasta que todo el aceite se haya vaciado.

Cambiar el filtro

Es interesante cambiar el filtro del aceite para evitar que las posibles impurezas y sedimentos que se hayan acumulado en él pasen al motor, pues podrían llegar a dañar los distintos elementos que requieren de lubricación.

Echar el nuevo aceite

Después de haber cambiado el filtro y atornillado de nuevo el tornillo del cárter, debes rellenar el depósito con el aceite nuevo hasta la medida que se recomienda el manual de instrucciones o, en su defecto, hasta que el indicador de la varilla esté impregnado en el nivel correspondiente.

Controlar el nivel con la varilla

Es lo más seguro para comprobar que no nos hemos pasado con el nivel de aceite ni nos hemos quedado cortos. Suele tener un indicador de color llamativo para que nos resulte más fácil identificarlo. No olvides limpiarla previamente para obtener una correcta medida.

 

Echar aceite al coche, así como conocer los distintos tipos de aceite que existen para los diferentes vehículos, es algo que todo propietario debería saber. Es muy importante conocer cuáles son los mejores aceites para coches gasolina y diésel, con el fin de asegurar la mejor lubricación a nuestro motor, favoreciendo así la longevidad del mismo y el correcto funcionamiento de sus componentes.