En esta entrada te vamos a explicar qué es el kit de distribución y te daremos algunos consejos para que no descuides su correcto mantenimiento.

El kit de distribución está compuesto por varios elementos mecánicos que son imprescindibles para el correcto funcionamiento del motor de nuestro coche. Son piezas mecánicas que están sometidas a desgaste. La falta de mantenimiento y sustitución, según las recomendaciones del fabricante, pueden traer consigo la rotura de pistones y válvulas o del propio motor en los casos más graves.

Estamos hablando de averías que pueden suponer varios cientos o miles de euros, lo que puede significar el fin de la vida de nuestro vehículo, porque en muchos casos la reparación puede valer más que un coche de una cierta edad. El cambio del kit de distribución es una tarea de mantenimiento que no podemos dejar de hacer.

El kit de distribución está compuesto por la correa de distribución, las poleas y los tensores. También podemos incluir la bomba de agua en el kit de distribución porque actúa con la correa.

La correa de distribución

Dentro del kit de distribución, la pieza más importante es la correa. Este elemento se encarga de sincronizar los pintones y las válvulas para que se muevan permanentemente siguiendo una secuencia fija. La correa de distribución se cambia entre los 60 000 y 160 000 kilómetros según el modelo de vehículo. Para saber cuándo debemos cambiarlo debemos revisar el manual de nuestro vehículo o libro de revisiones. Si no lo tenemos, deberemos preguntar en nuestro taller de confianza.

Cuando hay goteos de agua o de líquido de refrigeración, es posible que el kit de distribución no esté funcionando correctamente.

Hay vehículos que en vez de llevar correa de distribución utilizan cadena de distribución. Son solo algunos de modelos de determinados fabricantes. La mayoría de los coches llevan correas.

A simple vista, podemos saber si el coche tiene correa de distribución abriendo el capó y observando uno de los costados del motor. Estará junto a otra correa –la auxiliar– y bajo una tapa de plástico o metálica desmontable. La cadena va dentro del bloque del motor porque necesita lubricación permanente. Pero si no estás seguro, o tienes muy pocos conocimientos de mecánica, es más recomendable consultar el manual o a un taller, que nos dirá si nuestro coche lleva o no correa.

El kit de distribución y la bomba de agua son sumamente importantes para el funcionamiento de nuestro vehículo. Muchos conductores descuidan estos mantenimientos. Se suelen centrar en el cambio de aceite y piensan que ya no hay nada más que revisar.

Al ser mantenimientos menos periódicos que otros, es fácil olvidarlos porque pueden pasar años antes de que tengamos que cambiar la correa de distribución. Cuando hagamos el cambio deberemos cambiar también los otros elementos del sistema de distribución: los tensores, las poleas y la bomba de agua.

El desgaste de la correa también viene acompañada del desgaste de estos elementos, de ahí que hablemos de sustitución del kit de distribución.

Si queremos que nuestro coche nos dure más años, tenemos que prestar atención a los mantenimientos básicos del mismo. No podemos pensar que si el coche arranca y anda es que todo va bien. Estamos ante una máquina compleja, con cientos de piezas que están sometidas a un desgaste mecánico y que necesitan revisión y mantenimiento.

Hace unos días os explicamos que el radar que más multa de todo el estado es el que está situado  en Badalona. Pues bien, hoy explicamos cómo podemos detectar la presencia de un radar con los avisadores de radares y si estos son legales.

En la actualidad, existen muchos conductores que siguen sin saber si el uso de avisadores de radar son legales en España, y esto se ha podido ver recientemente con la controversia generada a raíz de la introducción de estos avisos en algunas aplicaciones para dispositivos móviles.

Según señala la Dirección General de Tráfico, es totalmente lícito utilizar dispositivos que avisen sobre la ubicación exacta de un radar fijo, ya que esta información la ofrece de forma pública la propia web de la DGT. En el caso de los radares móviles no sería igual, ya que de forma oficial únicamente se da a conocer la información del tramo de carretera en el que se va a situar, no el lugar exacto.

¿Qué dispositivos anti radar no están permitidos?

Cabe destacar que no es lo mismo utilizar un dispositivo de aviso, el cual es legal como ya hemos dicho, que un detector o inhibidor de radares.

El uso de un detector se considera una infracción grave, ya que rastrea la localización de los radares próximos, ya sean fijos o móviles. Supone sanciones de 200 euros y la retirada de 3 puntos del permiso de conducir.

En el caso de los inhibidores, su uso está todavía más penalizado porque además de rastrearlos inhabilita su funcionamiento. La multa en este caso asciende a 6000€ y la pérdida de 6 puntos además de que el propio taller que coloque el dispositivo puede tener que pagar una multa de hasta 30 000 euros.

¿Qué avisador de radares comprar?

Una vez conocemos la normativa actual respecto al uso de estos dispositivos, os damos a conocer cuáles son los mejores avisadores de radares de acuerdo con las opiniones de los usuarios y qué especificaciones debe tener.

En el primer lugar tenemos el avisador Wikango 97-W600, un dispositivo compacto y económico que cuenta con una pantalla digital, alertas por voz, limitador de velocidad y permite memorizar los radares que encontremos. Se alimenta a través de la conexión del mechero y dispone de una amplia y actualizada base de datos.

En segunda posición tenemos el modelo Kaza 110. Presume de tener una de las bases de datos más actualizada en territorio europeo. No requiere instalación, tan solo hay que conectarlo al mechero del vehículo con el cable correspondiente. Para tener la versión más reciente del sistema tan solo hay que conectarlo al ordenador. Además, con el accesorio data-modem dispondremos de la función live, donde toda la comunidad puede reportar alertas y se actualizarán en el dispositivo de forma automática.

avisador de rades CoyoteEn último lugar se encuentra el avisador Coyote Mini. Este dispositivo tiene la particularidad de que no es únicamente un avisador de radares, si no que también es un asistente para la conducción. Indica en todo momento de los peligros temporales (incluso en movimiento) gracias a los reportes enviados por la comunidad en tiempo real. Es capaz de anticipar los peligros hasta 30 kilómetros. Dispone de una pantalla táctil de 3,2 pulgadas y se puede instalar fácilmente en el salpicadero del coche.

Si lo que buscas es un avisador de radar dedicado exclusivamente a ofrecer esta información, puedes adquirir la versión más económica sin pantalla, ya que igualmente dispone de información por voz. Pero siempre es recomendable adquirir un modelo donde se ofrezca la información más completa, ya que nos permitirá anticiparnos a cualquier circunstancia que pueda perjudicarnos mientras conducimos.

Ahora que termina el verano, seguramente hayas tenido que coger el coche durante tus vacaciones, o tal vez seas de los que aún están por tomarse ese descanso. Si tienes niños, esos viajes suelen traducirse en horas de trayecto dentro de un espacio reducido, donde la paciencia no suele estar presente en los más pequeños.

Tener entretenidos a los niños suele ser tarea complicada, pero recurrir a la tecnología suele ayudar en estos casos. Si bien no es bueno que abusen de ella, en situaciones como esta, un reproductor DVD hará más ameno el trayecto para ellos.

Actualmente existen multitud de modelos en el mercado por un precio económico, pero es posible que no sepas cuál se ajusta más a tus necesidades. Por este motivo, te vamos a dar las claves para elegir el mejor reproductor DVD para el coche.

¿Qué debo tener en cuenta antes de comprar un reproductor DVD portátil?

Tamaño de pantalla

Podemos encontrar en el mercado reproductores que van desde las 7 hasta las 12,5 pulgadas. Debemos tener en cuenta que la distancia entre el pasajero y la pantalla es limitada, por lo que en muchas ocasiones con una pantalla mediana tenemos más que suficiente.

Resolución de pantalla

La calidad de imagen que proporciona una pantalla es más importante que su tamaño. En ocasiones las pantallas grandes pueden tener una resolución baja, es decir, pocos pixels por pulgada. Esto nos permite ver el contenido grande, pero con poca calidad. Para una buena definición de imagen, asegúrate de elegir la pantalla con mayor resolución posible.

Ángulo y rotación

Debes tener en cuenta el ángulo de visión de la pantalla además de que ésta disponga de mecanismos que permitan rotarla, ya que en caso contrario, si estás tumbado o de lado, no verás correctamente la imagen. Esto es debido a que los reproductores de DVD para el coche por lo general tienen un ángulo de visión más reducido que los televisores o monitores.

Formatos de reproducción

Pese a que el propio nombre del producto indica que reproduce DVD, muchos cuentan con la posibilidad de reproducir contenido mediante lector de tarjetas SD o puertos USB en multitud de formatos de video. Una opción mucho más cómoda cuando queramos tener contenido continuo.

¿Cuál mejor reproductor DVD para el coche?

A continuación ofrecemos algunas de las opciones más destacables del mercado y mejor valoradas por los compradores teniendo en cuenta las características anteriormente mencionadas; las podrás encontrar fácilmente en muchas tiendas especializadas.

Reproductor DVD para coche DBPOWER

Este reproductor cuenta con una pantalla de 10,5 pulgadas y una resolución de 1024×600, dispone de lector de tarjetas y USB, puede rotar 270 grados y su autonomía es de 5 horas. Se trata de uno de los reproductores con mejor relación calidad-precio. Su suele estar en torno a los 60€.

Reproductor Wonnie 12,5”

Si tu intención es proyectar en una pantalla grande, este es tu reproductor. Tiene un tamaño de 12,5 pulgadas y una resolución de 1024×600, reproduce múltiples formatos y dispone de ranura para tarjetas y USB. El punto fuerte de este reproductor es que cuenta con dos pantallas para poder visualizar el contenido de forma individual.

Reproductor Pumpkin 9”

Para los casos en los que prefieras menos pulgadas pero te interese la idea de tener dos pantallas con una resolución de 800×480, este reproductor es un buen candidato. Tiene una autonomía de 5 horas, soporta DVD, SVCD, VCD, CD y puede reproducir películas por USB o mediante tarjeta SD en formatos AVI, MPEG y DIVX.

 

En definitiva, si el reproductor de DVD portátil está enfocado a entretener a los niños, con uno básico tendrás más que suficiente. Si eliges un modelo de gran tamaño, debes tener en cuenta la resolución, ya que cuanto más grande sea la pantalla, mayor debe ser la resolución para una correcta calidad de imagen. Ten en cuenta que también es una prestación que puedes solicitar en la mayoría de vehículos nuevos, aunque en estos casos las opciones para elegir modelo son más reducidas y quizá no te compense.

Cada vez que que salgo con mi coche desde Sant Cugat con dirección a Barcelona, soy consciente de que me espera l’Arrabassada (BP-1417), la carretera que cuenta con 11,4 kilómetros de los más peligrosos de toda Catalunya. Por este motivo, siempre tomo precauciones para evitar sufrir algún accidente con mi coche, así que en este artículo voy a dar 5 consejos para no sufrir un accidente de tráfico al conducir por carreteras peligrosas. Estos consejos se basan en dos premisas fundamentales, el estado de las carreteras y su peligrosidad, y el correcto mantenimiento del vehículo.

5 Consejos para evitar un accidente de coche

Con esta serie de tips conseguiremos minimizar el riesgo de sufrir un accidente de tráfico en Barcelona y las carreteras Catalanas en general:

1. Trazar una ruta alternativa previa
A través de internet es muy fácil hoy en día conocer cuáles son las carreteras más peligrosas de Catalunya. Por eso, antes de salir, se debe trazar una ruta que evite tener que circular por dichas carreteras. Siempre que sea posible, se puede buscar una ruta alternativa y así evitar esas carreteras con alto índice de siniestralidad como l’Arrabassada, la BV-5001 (entre Martorelles a Vilanova del Vallès) o la la BP-2121 (de Vilafranca del Penedès a Sant Martí Sarroca).

 

2. Respetar las normas de circulación
Aunque es un consejo obvio, no deja de ser muy importante. Al circular por carreteras peligrosas es fundamental respetar de forma estricta las normas de circulación y las señales de tráfico que nos encontremos en las mismas. La dirección de tráfico es consciente de qué carreteras son peligrosas, e intenta señalizarlas de forma que se reduzcan los accidentes de tráfico. Por lo tanto es básico respetar los límites de velocidad establecidos, las zonas de adelantamiento, etc.

 

3. Mantenimiento del vehículo
Tener un adecuado mantenimiento del coche es siempre importante a la hora de evitar accidentes, pero lo es aún más, cuando se accede a carreteras consideradas como peligrosas. Tener las ruedas bien alineadas, los neumáticos con la presión adecuada o los frenos en perfecto estado puede evitar gran cantidad de accidentes. Si se va a coger una carretera, de la cual conocemos su peligrosidad, no está de más hacer una pequeña revisión del automóvil en cuanto a líquido de frenos, neumáticos, limpieza de cristales y espejos retrovisores, etc.

 

4. Conducir durante el día
Al afrontar tramos de carretera peligrosos la visibilidad es un factor que influye en el nivel de riesgo de sufrir un accidente de coche. Si es posible, evitar conducir por la noche o en horas de poca visibilidad por estos tramos. También evitar esas carreteras peligrosas los días de lluvias o heladas, que además de hacer que el asfalto sea más peligroso por deslizamientos, reduce mucho la visibilidad.

 

5. Evitar distracciones
Al conducir por una carretera, que ya de por sí es peligrosa, añadir distracciones a la conducción sólo hará que el riesgo de accidente aumente. Por ello es importante evitar distracciones externas, sobre todo el uso de teléfonos móviles, durante la conducción.

Afortunadamente cada vez son menos los tramos de carretera considerados peligrosos en Catalunya, pero aún quedan muchos donde el riesgo de sufrir un accidente es bastante elevado. Por ello es importante seguir los cinco consejos que se han dado en este artículo, para evitar percances con el coche al conducir por las carreteras más peligrosas.

A la hora de tomar la decisión de adquirir un coche nuevo, se nos plantean multitud de dilemas. Más allá de pensar en si un coche más grande, otro más pequeño, el color o el modelo, siempre nos ha llevado de cabeza una de las preguntas más importantes, y esa es la que concierne al aspecto del combustible que mueva nuestro vehículo.

En la actualidad, a esa eterna pregunta entre la dicotomía entre diésel o gasolina, se nos ha añadido una nueva posibilidad, y no es otra que la de los coches eléctricos, o incluso la de los híbridos.

Entonces, ¿qué coche me conviene más?

Todo va a depender de las necesidades que tengamos y el contexto en el que nos vayamos a mover con el coche.

 

  • Coches diésel

    Hasta hace bien poco, los diésel eran los coches más buscados. Eran más caros a la hora de comprarlos, pero el ahorro en el precio del carburante compensaba con creces la inversión.

    Sin embargo, actualmente parecen pasar por un bache, nos hablan de ellos como muy contaminantes, aunque es algo que todavía sigue siendo investigado, y el precio del gasóleo se ha equiparado al de la gasolina.

    Si el uso que le vamos a dar se basa sobre todo en viajes largos y mucha carretera, puede ser la mejor opción.

  • Coches gasolina

    Al contrario de lo que sucedía con los motores diésel, en las últimas décadas los motores de gasolina se habían devaluado, y el precio para su carburante siempre era más elevado. Pero esto ha cambiado, y parece que estemos volviendo a confiar más en la gasolina.

    Si buscamos un coche para callejear, para hacer tránsito urbano, la opción de un gasolina es la más interesante.

  • Coche eléctrico.

    Son cada vez más las opciones que nos ofrece el mercado. La extinción de los combustibles fósiles y la contaminación han llevado a los fabricantes de coches a buscar alternativas, y a investigar y apostar por la innovación, basadas en energías menos contaminantes.

    Aunque es un sector que todavía se encuentra en pleno desarrollo, la autonomía y las posibilidades se han ido aumentando en la última década.

    Ahora mismo son más caros, pero pueden resultar una buena opción de futuro, sobre todo teniendo en cuenta que las restricciones de tráfico que se dan en algunas ciudades grandes no les afectan, gracias a las etiquetas ECO y Cero.

 

El factor medioambiental

Que los combustibles fósiles están avocados a la extinción, más pronto que tarde, es un hecho científicamente probado. Se están agotando con extrema rapidez y, además, nos están llevando hacia una situación medioambiental insostenible.

Sin embargo, no tenemos por qué lapidar directamente el uso de nuestros coches tradicionales diésel o gasolina, ya que los avances tecnológicos han hecho que se reduzca el efecto contaminante. Además, el modo de conducción, así como el uso concienciado que le demos al coche, también nos va ayudar a reducir las emisiones que estos puedan producir.

 

Restricciones en grandes ciudades

Cada vez son más los gobiernos de las grandes capitales que, a causa de la extrema contaminación, están restringiendo la circulación de determinados vehículos por sus ciudades. Bajar el nivel de contaminación es de vital importancia, y un buen comienzo es usar nuestros vehículos con cabeza y conciencia.

En este sentido, los coches híbridos o eléctricos tienen las de ganar, pues son los únicos que tienen permiso para circular en zonas restringidas.

Todos esperamos con ganas los meses de verano para poder irnos de vacaciones, aunque solo sean unos pocos días. El problema llega cuando tenemos que lanzarnos a la carretera cientos de kilómetros y, además, viajar con bebés.

Para que podamos realizar el viaje de una forma cómoda y segura, es necesario que tengamos en cuenta algunos consejos, aunque también debemos preparar a los más pequeños de la casa para que tengan una actitud positiva sabiendo que se divertirán cuando lleguemos.

Consejos para viajar con niños

1) Lo primero que debemos de tener en cuenta antes de viajar con niños, es la seguridad. Es de vital importancia que dispongamos de un sistema de retención infantil homologado, que esté adaptado a sus características (peso, altura, edad…).

Si nuestro pequeño no supera los 1,35 metros de altura, es obligatorio que utilice este sistema de protección. Debemos de tener en cuenta que, en caso de que se produzca un accidente, este sistema logrará reducir en un 75 % el riesgo de muerte y un 95 % el de lesiones.

Si nos decantamos por no utilizarlo, no solo estaremos haciendo frente a una multa y retirada de varios puntos del carnet de conducir, sino que la seguridad y la vida del menor estará en riesgo.

2) La mayoría de los padres no prestan atención a la ropa que llevan los niños en el momento del viaje. Vamos a pasar muchas horas en el vehículo sin apenas movernos, por lo que adquiere una gran importancia que sea cómoda, no cause picores ni proporcione frío ni calor.

Nuestra mejor opción es la ropa de algodón transpirable, que no se ciña a nuestro cuerpo y que nos permita movernos y expresarnos sin ningún tipo de complicación.

También debemos de tener en cuenta la temperatura a la que nos encontraremos durante todo el trayecto. Lo más aconsejado es intentar mantenerla entre 21 y 23 ºC. Con este rango nos estaremos asegurando de que no será muy caluroso, pero tampoco extremadamente frío.

3) Dejaremos a un lado la comida copiosa y/o pesada, tanto para nosotros como para los niños. El principal problema que nos encontraremos al realizarla es que puede provocarnos mareos. Como adultos, podemos aguantarnos si sentimos malestar, pero los más pequeños estarán continuamente llorando y quejándose, provocándonos una situación estresante que desencadenará en no prestar a la carretera la atención que se merece.

4) Es normal que los niños a partir de los 3 años de edad sufran mareos cuando hacen viajes largos, esto es debido a que su cerebro aún no está coordinado del todo y todas las sensaciones que percibe harán que pierda el equilibrio.

Para evitar esto podemos situar la silla homologada del pequeño en la parte central trasera del vehículo, el objetivo es que fije su vista en un punto lejano y evite esas sensaciones. Si notamos que está sufriendo los primeros síntomas (dolores de cabeza, quejas, sudor…), es preferible que paremos 5 minutos y dar una pequeña vuelta o abrir la ventanilla para que el aire nuevo refresque la parte interior del vehículo.

Viajar con niños puede ser una apuesta arriesgada, sin embargo, con estos consejos estaremos totalmente preparados para disfrutar de un viaje tranquilo y sin sobresaltos.

El catalizador es una de las partes del coche que ayudan a mantener la integridad del medio que nos rodea. Si eres de esas personas que aman los vehículos y todo lo que tiene que ver con ellos, te mostramos qué es y cómo puede ayudarte en la conducción.

¿Qué es un catalizador?

El catalizador de coche puede definirse como un dispositivo encargado de que los gases expulsados al exterior sean los mínimos posibles, reduciendo así la contaminación y la repercusión ambiental.

Está ubicado dentro del tubo de escape, aunque no todos los vehículos lo incorporan. Su estructura está hecha a base de cerámica en forma de panal y por lo general, están fabricados en paladio (un elemento químico) y de platino.

 

¿Para qué sirve el catalizador?

La función principal del catalizador es la de transformar los gases por medio de una reacción química, así, consigue que los hidrocarburos sean transformados en agua y que el monóxido de carbono se convierta en dióxido de carbono.

Esta transformación se hace posible debido a las altas temperaturas a la que circulan los gases cuando entran en el catalizador.

Cuando los gases perjudiciales para el medio ambiente que genera el propio motor entran en contacto con el catalizador, son transformados en otros menos perjudiciales, permitiendo que el buen estado del ecosistema se mantenga.

Sin embargo, esta transformación únicamente se considera parcial, porque el CO2 es uno de los gases que hacen posible el efecto invernadero.

La vida útil de un catalizador ronda los 120.000 kilómetros, siempre que no existan otros elementos que influyan en su mantenimiento y en su funcionamiento. Si estás interesado en alargar su vida útil, es necesario revisarlo al menos una vez al mes, y que las distintas partes que forman el motor (filtros, bujías…) se encuentren en buen estado.

 

¿Cómo se puede limpiar el catalizador?

Lo primero que tienes que hacer si estás pensando en limpiar el catalizador para evitar problemas futuros, es localizarlo en el tubo de escape para poder soltarlo. Ten mucho cuidado para no romper ninguna pieza.

Coloca un cubo debajo del catalizador y ve vaciándolo poco a poco, las veces que haga falta. Utiliza una manguera de agua a presión mediante golpes leves hasta que el agua del cubo sea clara.

Lo único que resta por hacer es dejarlo secar y volver a colocarlo en su sitio. Ten en cuenta que saldrá mucha suciedad y es posible que manches el suelo.

 

Síntomas de posibles averías del catalizador

Dependiendo de las características de tu vehículo, será más fácil notar cuándo el catalizador necesita de una revisión. Lo más normal es que notes que el motor necesita más potencia o que se cale más de lo normal, siendo necesario que el catalizador se cambie por uno nuevo.

Si el tubo de escape expulsa humo denso y un olor poco habitual, suele ser síntoma de que el catalizador se encuentra en mal estado. Si escuchas ruidos metálicos mientras conduces, es posible que el panel cerámico se haya fracturado y haya trozos que se mueven libremente por su interior.

El humo que sale del vehículo puede ser de diferentes colores, y lo cierto es que la tonalidad nos dice mucho sobre el posible problema que se encuentra detrás. Además, no siempre tiene que haber una avería, a veces es un fenómeno completamente normal.

Una de las dudas más habituales es sobre la presencia de humo blanco al acelerar en un diésel. ¿Estamos hablando de un problema grave, de una señal, o de algo normal?

Mi coche echa humo blanco y huele a quemado, ¿qué significa?

De entrada no podemos saber si es grave o no, sino que habrá que considerar la temperatura del motor. En el caso de que esté frío, lo más habitual es que el problema se relacione con vapor de agua; si esto fuese así, es perfectamente normal y no tendremos que hacer nada más.

Pero la cosa cambia si el motor está caliente. Este supuesto puede estar indicándonos que hay problemas de alimentación en el motor, y que esto pueda estar afectando al propulsor.

El humo blanco suele estar relacionado con una mezcla de aire con baja proporción de combustible y esto se relaciona con un fallo en la inyección. Si detectas humo blanco en tu coche, y la temperatura es alta, ve al mecánico de inmediato.

Otro factor que habrá que estudiar es la densidad del humo. Si la densidad es alta (el humo es espeso), es la señal de que el problema es bastante más serio, y las causas podrían ser múltiples. Lo más habitual es que se esté quemando el líquido refrigerante, que hay un problema en la culata, en la junta de culata o en el propio motor.

En este caso sí que tiene sentido que te preguntes por qué tu coche echa humo blanco y huele a quemado, ya que es la peor situación de todas. La reparación no será barata.

¿Y qué ocurre si el humo es de otros colores?

  • Si el humo es gris…
    En principio, esto no tiene por qué suponer ningún problema. Si la densidad del mismo es alta y no se ve a través de él, habrá que ir al taller a que echen un vistazo al sistema de inyección. Este color en el humo indica que le falta aire a la mezcla, pero esto se corrige fácilmente.
  • Si el humo es negro…
    El humo de color negro es normal en los diésel. Indica que hay mucho carburante en la mezcla, y no será grave siempre y cuando la densidad no sea demasiado alta.
    Pero si tenemos un vehículo de gasolina significa que estamos quemando mucho combustible. No solo estás gastando de más, sino que se está dañando el catalizador.
  • Si el humo es azul…
    Si el humo que sale por el tubo de escape es azul, es el indicativo de que el coche está consumiendo mucho aceite. Si la cantidad es excesiva, los mecánicos recomiendan parar el vehículo y llamar a la grúa para que se lo lleve.

 

Ten presente estas situaciones y, si te encuentras ante una de ellas, actúa rápido; solo así evitarás quedarte sin coche durante una buena temporada. Visita siempre un concesionario oficial como los que encontrarás en la Ciutat del Motor de Badalona.

Si estás pensando en coger el coche para hacer un viaje durante este verano, seguro que lo último que quieres es tener que llamar al servicio de asistencia en carretera. Por este motivo, queremos daros unas pequeñas indicaciones sobre las partes del coche que deben ser revisadas antes de ponerte manos al volante.

¿Qué partes del coche deben revisarse antes de viajar?

Aunque hayamos completado la revisión de mantenimiento de nuestro coche, es necesario prestar atención a algunos aspectos básicos para asegurarte de que se encuentran en el mejor estado posible.

  1. Aceite

    Es importante que el motor esté en frío. Coge la varilla, límpiala e introdúcela en el depósito de aceite. Es necesario que el nivel de aceite se encuentre entre las dos marcas. En caso de que esté demasiado bajo, será necesario rellenarlo sin mezclar varios tipos de aceite.

  2. Líquido de frenos y refrigerante

    Al igual que con el aceite, deben de estar entre el mínimo y el máximo. También es necesario que la comprobación se realice con el motor en frío. Si hay que añadir más líquido, ten en cuenta las condiciones del fabricante y nunca utilices agua, a no ser que sea extremadamente necesario. No mezcles dos productos distintos.

  3. Estado de las luces

    Pide ayuda a algún amigo y comprueba que todas las luces funcionan correctamente, no te llevará más de 5 minutos. Es importante fijarse en que no estén fundidas y no deslumbren. No olvides llevar un juego de recambio en el maletero.

  4. Limpiaparabrisas

    Aunque no es normal que en verano llueva, cuando lo hace es en bastante cantidad durante muy poco tiempo. Fíjate en que las escobillas estén en buen estado y que sean capaces de barrer el agua perfectamente. No olvides revisar el nivel de líquido limpiaparabrisas, es muy habitual tener que usarlo debido al polvo y a la gran cantidad de insectos que hay en esta época.

  5. Climatización

    En el caso de que no funcione correctamente el aire acondicionado, es necesario llevarlo a un profesional para que revise la carga de gas.

  6. Neumáticos

    Según la Ley, la profundidad mínima está establecida en 1,6 milímetros. La mejor opción para comprobar si se encuentran en buen estado, es introducir una moneda de 1 euro en los surcos. Si no ves el borde, es que tienes más de 4 milímetros, que es lo recomendable para la seguridad.

    Para la presión, debes fijarte en la que tiene establecida el fabricante. No olvides que si llevas maletas, el vehículo viajará con más carga de lo habitual y la presión debe ajustarse a estas condiciones.

  7. Batería

    Fíjate bien en que no salga ningún líquido de la batería. En caso de que así sea, es necesario cambiarla cuanto antes. Los bornes deben estar siempre limpios y, si alguna parte presenta un aspecto extraño, procede a su cambio.

  8. Frenos

    Debido a que son un factor que influye no solo en tu seguridad, sino en la del resto de integrantes que circulan por la vía, es necesario acudir a un lugar especializado para que los revisen e indiquen si las pastillas se encuentran en un estado óptimo o es necesario proceder a su cambio.

Con estos pequeños consejos, habrás conseguido hacer una revisión de coche y podrás utilizarlo para conducir cientos de kilómetros sin que surja ningún problema por el camino. Ven a cualquier de nuestros concesionarios oficiales de la Ciutat del Motor de Badalona para realizar la revisión antes de viajar.

A medida que van avanzando las décadas, el sentimiento de que debemos de cuidar el medio ambiente, no tanto para nosotros como para nuestros hijos, se ha ido abriendo camino de manera imparable.

El sector de automóvil, y los automovilistas, también son permeables a la llamada de la «madre tierra» para proteger el medioambiente. Entre otras medidas, el Adblue es una de las soluciones que se aportan dentro de este escenario.

¿Qué es el Adblue?

Como ya hemos comentado, es una de estas iniciativas para mejorar el desempeño medioambiental de los automóviles, en este caso los diésel. El Adblue es un sistema de depuración de gases.

Definiendo de una manera muy simple Adblue, podemos decir que es una pequeña «planta química» en el tubo de escape, que evita que salgan a la atmósfera gases tan nocivos como NO y NO2.

Con la inyección de urea, esos dos gases tan nocivos para el medioambiente se transforman en nitrógeno, agua y CO2, que son en principio inocuos, aunque bien es verdad que este último es uno de los principales gases que provocan en «efecto invernadero».

El Adblue se presenta como indispensable para los actuales motores diésel y la depuración de los gases nocivos para la atmósfera la lleva a cabo mediante la disolución de urea. De esta forma, nuestros vehículos expulsan menos gases nocivos.

Los sistemas SRC, a los que pertenece Adblue, fueron recomendados en nuestro país a partir del año 2009, tornándose obligatorios a partir del 2014

Coches que llevan Adblue

Por lo general, para cumplir la normativa medioambiental, no es necesario implementar el Adblue en los utilitarios y en las gamas más bajas de las marcas de automóviles; son los coches de gama media y alta los que ya lo incorporan casi de manera obligatoria.

En cuanto a modelos concretos, aquí os dejamos un listado, bastante completo, en cuanto a marcas y modelos:

    • Volkswagen: Touareg, Tiguan, Sharan, Jetta y Crafter.
    • Toyota: Proaace, Hilux y Land Cruiser.
    • Opel: Algunos modelos como el Zafira Tourer.
    • BMW: Serie 3.
    • Audi: Q7.

¿Dónde comprar Adblue?

Si te estás preguntando dónde puedes repostar Adblue: ya es posible en la mayoría en el mapa de gasolineras en España adquirir el aditivo.

Aunque debido a que los vehículos industriales diésel utilizan ese aditivo desde no hace mucho tiempo, repostar puede ser complicado, por la presión a la que sale el aditivo Adblue del surtidor. Para solventar ese problema, algunos fabricantes de vehículos disponen en los mismos de una botella de carga, que es mucho más fácil de rellenar.

Además, también es posible comprar el aditivo Adblue en estaciones de servicio, y proceder, de manera manual a rellenar el depósito de aditivo de nuestro coche.

Precio de Adblue

Como cualquier otro producto que utilizamos en nuestro coche, el Adblue tiene un coste; para no alarmaros os diremos que el gasto de Adblue es mucho menor que el del combustible diésel.

Por lo general, el precio de Adblue, por litro, suele ser menor que un euro, lo que, para un depósito del aditivo, a depósito completo, no debería de superar los 30 euros.

De cualquier modo, también conviene advertir que el consumo de aditivo Adblue depende de la «planta química» de Adblue, esto es, cada vehículo tiene unos consumos particulares, que vienen especificadas por el fabricante para cada vehículo.

Por lo tanto, debe repostarse o recargarse siguiendo sus plazos e indicaciones concretas