Escapada en coche a la Seo de Urgel

En esta escapada hacemos hacia la Seo de Urgel y, por el camino, disfrutaremos de los paisajes invernales del Alto Urgel gracias a la carretera C-14, que podemos tomar en Artesa de Segre si venimos del sur y de poniente o desde la C-26 si preferimos llegar desde el Solsonès.

La Seo de Urgel tiene un núcleo histórico medieval lindo y coqueto, con una calle Mayor porticada y una catedral románica única -pero de todo eso ya hablaremos más adelante! -. La belleza patrimonial de la capital del Alto Urgel es uno de los motivos por los que la hemos elegido para esta escapada en coche. Será el regalo final de un trayecto que perseguirá un horizonte lleno de montañas, y con el agua del Segre como compañero de viaje.

Los porches de la calle Mayor de la Seo de Urgel, con una recreación en blanco y negro - Olybrius

Los porches de la calle Mayor de la Seo de Urgel, con una recreación en blanco y negro – Olybrius

El pantano de Oliana: el agua se abre paso entre las montañas

Poco después del núcleo de Oliana ya encontramos la presa, que nos anuncia que detrás están las aguas calmadas del Segre. Con el agua del embalse se genera electricidad, y la toma sirve también para regular el caudal del río en época de crecida y para garantizar que el agua llega a todos los campos de regadío alrededor de los canales del Segre.

Esta infraestructura hidráulica, inaugurada en 1959, no fue suficiente y los años noventa se construyó otra presa, aguas abajo, creando el embalse de Rialp. Así que Oliana se encuentra justo en el medio de dos pantanos. Entre dos aguas, que diría aquella canción de Héroes del Silencio …

La vista desde la carretera mientras vamos trepando arriba es abrumadora. A ambos lados tenemos montañas, que cada vez son más altas. Y el río, a nuestra derecha, nos recuerda que fue él quien se abrió camino por estos paisajes que nosotros ahora recorremos con el coche. Una maravilla de entorno. Sólo por eso ya merece la pena subir hasta aquí!

El pantano de Oliana, envuelto de muntañas - Isidre Blanc

El pantano de Oliana, envuelto de muntañas – Isidre Blanc

Un puente de la carretera sobre el pantano de Oliana - Maria Rosa Ferré

Un puente de la carretera sobre el pantano de Oliana – Maria Rosa Ferré

Coll de Nargó: el pueblo sobre la roca

Cuando llegamos a Coll de Nargó, el pantano aún nos acompaña a nuestra derecha. Coll de Nargó tiene un bonito casco antiguo de calles estrechas y casas de piedra levantado sobre una roca, con una vista magnífica del Segre y las montañas que lo escoltan.

El núcleo de Coll de Nargó, con el Segre a los pies - Maria Rosa Ferré

El núcleo de Coll de Nargó, con el Segre a los pies – Maria Rosa Ferré

 

Sant Climent y el campanario prerrománico

Coll de Nargó también tiene una bonita iglesia románica, San Clemente, que encontraremos si cogemos la carretera que, desde aquí, va a Isona. Hacemos mención de San Clemente en esta escapada en coche a la Seo de Urgel para que vale la pena detenerse.

Rodeada por el cercado del cementerio, la iglesia fue estudiada y restaurada por Josep Puig i Cadafalch, y en 1946 fue declarada monumento nacional. La torre campanario que hay adosada es prerrománica, y tiene forma ataludada en la parte de abajo (es un poco más ancha en la base que en la parte superior).

La iglesia de Sant Climent de Coll de Nargó - Cherubino

La iglesia de Sant Climent de Coll de Nargó – Cherubino

La fe mueve montañas

Echamos arriba por la C-14 para acercarnos a la Seo de Urgel, pero no tenemos prisa por llegar. Nos deleitamos con el paisaje, que ahora, cerca de Orgañá, nos sorprende con la hermosa montaña de Santa Fe, con un perfil particular. En lo alto está la pequeña ermita de Santa Fe. Ahora ya sabemos el porqué del nombre de la montaña.

La montaña de Santa Fe, a Organyà - Isidre Blanc

La montaña de Santa Fe, a Organyà – Isidre Blanc

Y, ahora sí, llegamos a la Seo de Urgel

Con el oxígeno que nos ha dado el paisaje mientras subíamos, nos adentramos en el núcleo medieval de la Seo de Urgel con aires renovados. Y con ganas de empaparnos del románico que respiraremos por todos los lados.

Para empezar, damos un paseo por la calle Mayor, porticada, que nos traslada automáticamente a otro tiempo. Con las casas de piedra y los callejones estrechos, el núcleo medieval de la Sede nos enamorará desde el primer momento, y encontraremos edificios elegantes y majestuosos como Can Fiter, con unas pinturas murales muy bellas, de estilo clasicista.

La casa de Can Fiter, a la calle Major de la Seo de Urgel - PMRMaeyaert

La casa de Can Fiter, a la calle Major de la Seo de Urgel – PMRMaeyaert

Una joya única por dentro y por fuera

La joya de la corona es la catedral de Urgell, la única de Cataluña que es íntegramente románica. Es majestuosa y muy bonita, con un gusto italianizante visible sobre todo en la fachada, que impresiona de entrada, con dos torres que lo enmarcan (no se descarta que, aparte de su función religiosa, el templo se construyera como lugar de refugio y defensa en caso de ataque, lo que sucedió en más de una ocasión). La fachada está coronada por un esbelto campanario hecho con piedras de dos colores. Fuerza curioso todo, la verdad.

Si damos la vuelta al edificio, por fuera parece que la iglesia sólo tenga un ábside. Una vez dentro, sin embargo, en contamos hasta cinco, pero el único que sobresale en el exterior es el ábside que corresponde a la nave central. Y es donde está la figura de la Virgen, del siglo XIII.

La catedral de la Seo de Urgel - Vladimir Lazo Yakimtseva

La catedral de la Seo de Urgel – Vladimir Lazo Yakimtseva

La imponente fachada de la catedral de la Seo de Urgel - Vladimir Lazo Yakimtseva

La imponente fachada de la catedral de la Seo de Urgel – Vladimir Lazo Yakimtseva

Un claustro sin relato evangélico

Dentro del recinto de la catedral destaca también el claustro, con una cincuentena de capiteles que no representan ninguna escena de los evangelios, sino que tienen motivos ornamentales y figuras. Los hicieron canteros roselloneses, que parecía que tenían predilección por los leones (buscadlos, hay fuerza). Del claustro, tres galerías son las originales románicas, pero una es más moderna, del siglo XVII. Se distingue enseguida por el tamaño de los arcos y unas columnas más robustas.

El claustro de la catedral de la Seo de Urgel - Luis Miguel Bugallo Sánchez

El claustro de la catedral de la Seo de Urgel – Luis Miguel Bugallo Sánchez

San Miguel, la iglesia adosada

Adosada al conjunto de la catedral está la iglesia de San Miguel, el último vestigio del conjunto monumental impulsado por el obispo Ermengol durante el primer tercio del siglo XI. A San Miguel, decorada con la proyección de las pinturas románicas originales que había, podemos acceder desde el claustro de la catedral.

La iglesia de San Miguel, a la Seo de Urgel - Maria Rosa Ferré

La iglesia de San Miguel, a la Seo de Urgel – Maria Rosa Ferré

El campanario de la catedral de Santa Maria de la Seo de Urgel - PMRMaeyaert

El campanario de la catedral de Santa Maria de la Seo de Urgel – PMRMaeyaert

Más escapadas de patrimonio

Si os ha gustado esta escapada en coche a la Seo de Urgel, también os gustarán la escapada en coche a Cardona y Solsona, la escapada en coche en la Alta Ribagorça, la escapada en coche por los pueblos medievales del Baix Empordà, la escapada en coche por la Ruta del Císter, la escapada en coche por Miravet y la orilla del Ebro, la escapada en coche los castillos de la Anoia, la escapada en coche al valle Delord, las 5 escapadas con coche en pueblos de vértigo y la escapada ambcotxe por las montañas de Prades.

Los consejos que debes tener en cuenta

Recuerde que si hace una salida más larga de lo habitual, preparar bien el coche. En la Ciudad del Motor de Badalona encontrará todos los concesionarios para mantener su coche a punto!

Escapada en coche al valle de Incles

El valle de Incles es un magnífico paraje natural privilegiado de Andorra. Situada entre los pueblos del Tarter y Soldeu, tiene una característica forma de U, y eso quiere decir que es de origen glaciar (en tiempos remotos había habido un glaciar). En esta escapada en coche descubriremos los paisajes nevados del valle de Incles salpicados por bordas e iglesias. Un rincón de paz y tranquilidad.

¿Cómo llegamos al valle de Incles?

Desde Andorra la Vella cogemos la carretera CG-2 y, pasado el núcleo del Tarter, encontraremos un desvío a mano izquierda hacia el valle de Incles (está perfectamente señalizado). Subiendo arriba esta carreterita comienza nuestra escapada en coche al valle de Incles.

Abierta al inicio, el valle permite captar de primera mano la belleza del paisaje subalpino -y alpino a medida que vamos subiendo arriba. Los pastos -ahora bajo la nieve- y las bordas dispersas aquí y allá -con sus paredes de piedra y sus tejados de pizarra- nos acompañan hasta llegar al fondo del valle.

Panorámica del valle de Incles desde la zona más abierta del valle Cdani

Panorámica del valle de Incles desde la zona más abierta del valle por Cdani

El núcleo de Incles

Las bordas y las casas están dispersas por todo el valle. El único aldea con cuatro casas contadas reunidas que encontraremos durante el camino es el núcleo de Incles, ubicado a la derecha del río. Reconoceréis este lugar porque uno de los edificios tiene una torre cuadrada de cuatro pisos.

El núcleo de Incles, con la cabecera del valle al fondo Jorge Franganillo

El núcleo de Incles, con la cabecera del valle al fondo por Jorge Franganillo

Paisajes nevados de postal

Podemos subir más arriba por la carretera -si la nieve lo permite- hasta llegar al aparcamiento. Las fotografías de postal que podemos hacer desde aquí ya son suficientes para rememorar en casa, más tarde, la tranquilidad que hemos vivido en uno de los valles más vírgenes y desconocidas del Principado de Andorra.

Pero si todavía nos queremos adentrarse más y vamos bien preparados, podemos hacer alguna ruta a pie desde el aparcamiento donde hemos dejado el coche. Las rutas las tenemos que hacer con un calzado adecuado para la nieve o bien ir equipados con raquetas si ésta es abundante. No es necesario si la nieve ocupa sólo unas manchas dispersas.

De todos modos, teniendo en cuenta que estamos en invierno y que nos estamos moviendo por encima de los 1.700 m de altitud, se recomienda descargar la aplicación Alpify, que permite enviar su ubicación a los equipos de rescate en caso de emergencia.

El refugio de Cabana Sorda envuelto de nieve Simonjoan

El refugio de Cabana Sorda envuelto de nieve por Simonjoan

Hacia le estaño más grande de Andorra

Una de las excursiones que se pueden hacer en el valle de Incles sube hasta el refugio y el estanque de Juclà, el más grande de Andorra. De hecho, de estanques, hay más de uno, y todos forman la cabecera norte-oriental del valle de Incles. Están situados 2.300 m de altitud. Huelga decir que el paisaje desde aquí es increíble, con estanques rodeados de cumbres nevadas. Más fotos para la colección!

Junto a los estanques está el refugio de Juclà, que sólo está guardado en verano, aunque se puede abrir fuera de temporada bajo reserva previa. De todos modos, cuando el refugio está cerrado siempre queda habilitada una parte libre anexa, para que los montañeros se puedan cobijar en caso de necesitar.

El pico de Escobes desde el refugio de Juclà por Jalturgell

El pico de Escobes desde el refugio de Juclà por Jalturgell

Los estaños de Sisqueró: otro secreto bien guardado de Andorra

Para ir al refugio de Juclà, en un cruce hemos tomado el camino que iba hacia el este. Otra opción que tenemos es coger justamente el otro camino, el del refugio Cabaña de Sisqueró y los estanques de Sisqueró. Nos llevará a otro rincón idílico del valle de Incles. A 20 minutos a pie el refugio están los estanques de Sisqueró, el centro de la coma del mismo nombre. Aquí también se nos corta al respiración, y no por el frío, sino por la belleza que nos rodea.

El estaño de Juclà es el más grande de Andorra por Ferran Llorens

El estaño de Juclà es el más grande de Andorra por Ferran Llorens

 

El estaño de Sisqueró por Ferran Llorens

El estaño de Sisqueró por Ferran Llorens

Estaño y refugio de Cabana Sorda

Otra excursión que se puede hacer en el valle de Incles es el del refugio y el estanque de Cabana Sorda, que tiene una pequeña presa para que sus aguas se aprovechan para generar energía eléctrica. Está ubicado a casi 2.300 m de altitud. Es un lugar mágico, también.

El estaño de Cabana Sorda, con las montañas reflectidas en el agua Ferran Llorens

El estaño de Cabana Sorda, con las montañas reflectidas en el agua por Ferran Llorens

A tener en cuenta si vamos en el verano!

Os hemos explicado los atractivos de visitar el valle de Incles en invierno, bajo la nieve. Pero si prefiere ir en verano -cuando se convierte en un vergel de flora y fauna-, debe tener en cuenta que, como es la época de máxima afluencia de público, se cierra el acceso a los vehículos para preservar la tranquilidad del valle. De mediados de junio a principios de septiembre se pone a disposición un tren eléctrico que cubre el trayecto hasta el fondo, de 9 a 18 h. Los tickets se pueden adquirir en la caseta de información que hay al lado del aparcamiento donde dejaremos el coche.

Más escapadas de nieve

Si os ha gustado esta escapada para disfrutar de la nieve en el valle de Incles, también os gustarán la escapada en coche al Baridá, la escapada amb cotxe en Salardú y la escapada en coche al valle de Cardós.

Los consejos que tenéis que tener en cuenta

Recuerde que vaya a la alta montaña, y preparad bien el coche y tenga en cuenta estas 5 claves para mantener el coche en invierno. En la Ciutat del Motor de Badalona encontrará todos los concesionarios. Y no olvide equiparse tomando cadenas para circular por carreteras con nieve. También te vendrá bien seguir unos consejos de conducción en la nieve.

Os gustan las emociones fuertes? Hemos elegido para esta escapada en coche a cinco pueblos encaramados, ubicados en lugares elevados y realmente singulares que los convierte en encantadores y únicos. Vamos!

Siurana: el pueblo legendario encima del escarpe

Podemos empezar a Siurana la escapada en coche a pueblos de vértigo. Situado en un extremo de las montañas de Prades, este núcleo de casas y calles de piedra es encantador. Para subir, la carretera hace unas curvas muy pronunciadas, necesarios para poder subir hacia arriba y llegar a coronar la espectacular risco, codiciado por escaladores de todo el mundo, que vienen para desafiar su verticalidad.

Y una vez en lo alto, qué sorpresa más agradable que nos encontramos! Siurana es un pueblo encantador, alzado en medio de un paraje formidable capitaneado por la sierra de Montsant y el río de Siurana, que queda a nuestros pies, a muchos metros de distancia!

Siurana, además, esconde mucha historia, palpable en cada calle y cada rincón: fue el último reducto de la resistencia sarracena de Cataluña. Aunque destacan en el conjunto monumental los restos de la fortaleza musulmana, situadas a la entrada del pueblo. También es de visita imprescindible la iglesia de Santa María, linda y recogida, con una portada espectacular.

Uno de los lugares más fotografiados de Siurana, sin embargo, es el risco del salto de la Reina Mora. Según la leyenda, Abdelazia, hija del valí musulmán de Siurana, prefirió saltar al abismo del risco con su caballo antes que caer en manos de los cristianos, que ya habían ganado la batalla. El caballo de Abdelazia, al ver el risco delante, intentó detenerse y frenar en seco, pero no lo consiguió porque el empuje ya era muy fuerte. Busque borde el precipicio la marca profunda de la herradura del animal.

El núcleo de Siurana, sobre el escarpe y con el río de Siurana al pie. Crédito: Michael131977

El núcleo de Siurana, sobre el escarpe y con el río de Siurana al pie. Crédito: Michael131977

 

Siurana se alza sobre una roca imponente. Crédito: Thomas Charbonneau

Siurana se alza sobre una roca imponente. Crédito: Thomas Charbonneau

 

Castellfollit de la Roca, el más volcánico

Hemos elegido Castellfollit de la Roca, en la Garrotxa, para continuar la escapada en coche a pueblos de vértigo porque realmente es singular su ubicación. El núcleo, precioso, se alza sobre un risco basáltico de origen volcánico de 40 metros de altura.

El basalto no lo encontrará sólo al pie del pueblo, sino también en el empedrado de las calles y en el mobiliario de la plaza de Josep Pla, una de las más emblemáticas de Castellfollit de la Roca, porque es un excelente mirador del entorno. El basalto, que es la roca que se forma cuando se enfría la lava, es también el material usado en algunos edificios medievales del barrio viejo.

La imagen del pueblo alzado sobre el risco es espectacular. No tiene precio. La imagen de todo un paisaje hundido bajo nuestros pies, a 40 metros de distancia, tampoco.

 

Castellfollit de la Roca, sobre el escarpe de roca basáltica. Crédito: Amadalvarez

Castellfollit de la Roca, sobre el escarpe de roca basáltica. Crédito: Amadalvarez

 

Detalle del pueblo de Castellfollit de la Roca y el escarpe. Crédito: Ferran Cerdans Serra

Detalle del pueblo de Castellfollit de la Roca y el escarpe. Crédito: Ferran Cerdans Serra

 

La iglesia de San Salvador, en Castellfollit de la Roca María. Crédito: Rosa Ferré

La iglesia de San Salvador, en Castellfollit de la Roca María. Crédito: Rosa Ferré

 

Tavertet, el mirador del pantano de Sau

Los riscos que llevan el nombre del pueblo son espectaculares. Son una de las imágenes más reproducidas en el mundo de los paisajes de Cataluña. No es extraño: las paredes se elevan 400 metros por encima del pantano de Sau.

Con casas y calles de piedra, Tavertet alza orgulloso sobre los riscos. Puede visitar primero el pueblo y perderse por sus callejuelas. Y luego puede hacer alguna ruta que nos llevará hasta el abismo, hasta saltos de agua, hasta miradores con una vista que corta la respiración. La cámara de fotos no parará de trabajar! Desde el mirador del Plan del Castillo, por ejemplo, se tiene una panorámica magnífica del pantano de Sau, donde sobresale, en función del nivel del agua, el campanario de Sant Romà de Sau. Si prefiere ir a ver saltos de agua, tenéis donde elegir: los saltos de la Sima, el del Molino Bernat, el de tirabou …

Los escarpes de Tavertet, con la niebla sobre el pantano. Crédito: Sau Mikipons

Los escarpes de Tavertet, con la niebla sobre el pantano. Crédito: Sau Mikipons

 

El pantano de Sau desde el mirador del Plan del Castillo, en Tavertet. Crédito: Ayuntamiento de Tavertet

El pantano de Sau desde el mirador del Plan del Castillo, en Tavertet. Crédito: Ayuntamiento de Tavertet

 

 La vista del valle desde Tavertet. Crédito: Alberto-g-rovi

La vista del valle desde Tavertet. Crédito: Alberto-g-rovi

 

Miravet, la atalaya templaria sobre el Ebro

Continuamos la escapada en coche a pueblos de vértigo en la Ribera de Ebro, donde hay Miravet, con un casco antiguo -el jefe de la ciudad- y unas murallas rasguños al acantilado que cae sobre el gran río. Y arriba de todo, impasible al paso del tiempo, el castillo, el último bastión de la Orden del Temple en Cataluña. Los monjes de esta orden eran guerreros, y acumularon mucho poder y el rey Jaume II decidió aniquilar la orden. Los monjes se resistieron y soportar un asedio muy largo, hasta que cayeron y el castillo quedó en manos de otro orden monástica, los hospitalarios.

Es la épica historia que os explicarán haciendo la visita guiada al castillo de Miravet (que vale mucho la pena). Os impregnado de episodios capitales de la historia medieval de país, y disfrutará de un paisaje increíble, surcado por un Ebro que se abre paso entre desfiladeros y cultivos. Fascinante, de verdad.

El casco antiguo de Miravet, con el Ebro al pie. Crédito: Future75

El casco antiguo de Miravet, con el Ebro al pie. Crédito: Future75

Morella, el castillo sobre la muela

Vamos más al sur, en la comarca de Els Ports, por bada con Morella. Lo que más nos llamará la atención de este núcleo amurallado es el castillo, encaramado sobre una roca, altivo e imponente, dominando un océano de montañas.

El paso de numerosas civilizaciones ha dejado su huella en esta impresionante construcción habitada ininterrumpidamente desde el tercer milenio antes de Cristo. Se han encontrado restos del neolítico, de la edad del bronce y del hierro. También los iberos rondar por aquí. Pero no fue hasta la época romana, la de los visigodos, la de la dominación árabe y la posterior reconquista que el castillo fue cogiendo forma. La muela se fortificó, tirando un mensaje contundente a los enemigos: no soy fácil de conquistar.

Una historia apasionante que, ya desde la plaza de Armas, va acompañada de una vista excepcional del entorno: es como si pudiera sobrevolarlo, tan arriba que se encuentra. Cadenas montañosas se extienden frente a usted y las casas morellanas extienden a sus pies creando un tapiz de tejados rojizos. Precioso.

El castillo de Morella, encima de la muela y las casas del casco antiguo al pie. Crédito: Àngela Llop

El castillo de Morella, encima de la muela y las casas del casco antiguo al pie. Crédito: Àngela Llop

 

El pueblo de Morella, coronado por el castillo sobre la roca. Crédito: Àngela Llop

El pueblo de Morella, coronado por el castillo sobre la roca. Crédito: Àngela Llop

 

Más escapadas en coche de patrimonio

Si os ha gustado esta escapada en coche a pueblos de vértigo, también os gustarán la escapada en coche a Cardona y Solsona, la escapada en coche en la Alta Ribagorça y la escapada en coche por los pueblos medievales del Baix Empordà.

Los consejos que debes tener en cuenta

Recuerde que si tiene que conducir durante horas, hay que preparar bien el coche antes de la escapada. En la Ciudad del Motor de Badalona encontrará todos los concesionarios, y estará muy bien asesorados.

Escapada en coche al valle del Corb

Siguiendo el curso del río Corb, entre la Conca de Barberà y el Urgell, encontramos pequeños pueblos medievales que conservan un patrimonio cultural impresionante mecido por un paisaje de bosques y campos de viñedos, almendros y olivos. Os arrepentiréis si no vaya!

 

Un poco de introducción

Dedicamos a esta escapada en coche al valle del Corb porque nos gustan esos rincones resguardados de los grandes polos turísticos que se dejan descubrir por carreteras secundarias.

El núcleo de Forés, rodeado de campos de cultivo. Crédito: Àngela Llop

El núcleo de Forés, rodeado de campos de cultivo. Crédito: Àngela Llop

 

El Corb es un río que nace en la fuente de Rauric, en el término de Llorac y pronto se dirige hacia el oeste, en dirección al Segre, que la espera en Vilanova de la Barca, ya en el Segrià. Pero el tramo que nosotros conoceremos del Corb es el del inicio, de Llorac hasta Belianes. Por estos paisajes de la Conca de Barberà y el Urgell descubriremos villas cerradas, castillos, monasterios y calles adoquinadas que nos robarán el corazón.

 

Santa Coloma de Queralt: el esplendor de la Segarra histórica

Aunque se encuentra administrativamente a la comarca de la Conca de Barberà, Santa Coloma de Queralt ha tenido siempre el corazón en la Segarra. De hecho, con respecto al paisaje, no hay ningún ‘frontera’. Puede venir desde la Segarra hasta Santa Coloma y no os habréis dado cuenta que ha cambiado de comarca -administrativa-.

Paisajes de bosques y cultivos alrededor de Santa Coloma de Queralt. Crédito: Àngela Llop

Paisajes de bosques y cultivos alrededor de Santa Coloma de Queralt. Crédito: Àngela Llop

 

Dicho esto, ya se puede perder por las callejuelas y las calles porticadas de la villa. Todos los caminos te llevarán al magnífico patio de armas y al castillo, que es más bien un palacio fortificado. Era la residencia de los condes de Santa Coloma, y ​​se distinguen con facilidad las pinceladas del gótico, el Renacimiento y el barroco que lo hacen aún más esplendoroso. Se hacen visitas guiadas y se puede subir a la torre. La vista merece la pena.

 

La iglesia de Santa María, en Santa Coloma de Queralt. Crédito: Maria Rosa Ferré

La iglesia de Santa María, en Santa Coloma de Queralt. Crédito: Maria Rosa Ferré

 

La plaza Mayor, porticada, de Santa Coloma de Queralt. Crédito: Maria Rosa Ferré

La plaza Mayor, porticada, de Santa Coloma de Queralt. Crédito: Maria Rosa Ferré

 

Hacia Rauric y el nacimiento del río

Tomamos la carretera T-224 en dirección a Llorac. Antes de llegar, pararemos en Rauric, el vecindario donde nace el Corb, el río que nos acompañará siempre a partir de ahora en esta escapada en coche por su valle. Rauric, coronado por la iglesia de Santa Fe, se encuentra a la derecha de la carretera y muy cerca de él, en el lado meridional, está la fuente de Rauric. Estamos en la meseta Segarra: los campos de cultivo que nos rodean parecen no tener fin. Sólo unas manchas de bosque nos interrumpen la mirada hacia el horizonte.

Santa Fe de Rauric, en el término de Llorac. Crédito: Maria Rosa Ferré

Santa Fe de Rauric, en el término de Llorac. Crédito: Maria Rosa Ferré

 

La villa closa de Conesa

Antes de llegar a Llorac todavía nos desviaremos hacia la izquierda por la T-2244, hacia Rociana del Condado y luego hacia nuestro objetivo: Conesa. Durante la travesía, no paramos de abrir a ambos lados de la carretera: los paisajes nos tienen hipnotizados, y son cambiantes: ahora bosques de pino, como campos de cultivo que dibujan en la tierra un tablero de ajedrez.

La entrada a la villa closa de Conesa. Crèdit: Maria Rosa Ferré

La entrada a la villa closa de Conesa. Crèdit: Maria Rosa Ferré

 

San Pedro de Sabella, en el término de Conesa. Crédito: PMRMaeyaert

San Pedro de Sabella, en el término de Conesa. Crédito: PMRMaeyaert

 

Finalmente, llegamos a Conesa, una villa cerrada sorprendente. Su núcleo histórico está perfectamente conservado. Un paseo por sus calles nos hará atravesar portales, llegar a la iglesia y recorrer los pintorescos rincones de esta villa medieval rodeada de campos de cereal. Una maravilla.

Vista de los campos de cereal desde el núcleo de Conesa. Crédito: Maria Rosa Ferré

Vista de los campos de cereal desde el núcleo de Conesa. Crédito: Maria Rosa Ferré

 

Siguiente objetivo: Vallfogona de Riucorb

Volvemos a la carretera principal (T-224) y la tomamos en dirección a Llorac y seguimos más allá. A Vallfogona de Riucorb, paramos. Aquí el paisaje se ha vuelto más boscoso. De hecho, los árboles nos escoltan a ambos lados de la carretera, sin dejarnos ver mucho más allá. El pueblo de casas de piedra sube hasta el castillo. Es bonito y recogido. Otro hallazgo de este valle que no para de sorprendernos.

El casco antiguo de Vallfogona de Riucorb. Crédito: Maria Rosa Ferré

El casco antiguo de Vallfogona de Riucorb. Crédito: Maria Rosa Ferré

 

Guimerà: el pueblo subido a una montaña

Continuamos la escapada en coche al valle del Corb hasta llegar a Guimerà, el pueblo encaramado en la falda de una montaña. Todas las calles, medievales y empedradas, van hacia arriba, en zigzag para desafiar el desnivel, y al final tenemos nuestra recompensa: la iglesia de Santa María y, un poco más arriba aún, la torre del castillo. La vista desde aquí es magnífica. No es ninguna exageración. El valle del Corb es a nuestros pies. Hemos recorrido una parte por dentro y ahora parece que la sobrevolamos.

La calle del Norte de Guimerà. Crédito: Enric

La calle del Norte de Guimerà. Crédito: Enric

 

Santa María de Guimerà, desde la torre del castillo. Crédito: Xavi López

Santa María de Guimerà, desde la torre del castillo. Crédito: Xavi López

 

s castillos: ahora toca el de Ciutadilla

Seguimos la ruta, que la cosa no acaba aquí! Ahora nos espera el castillo de Ciutadilla, que corona el núcleo que creció bajo su protección. Altivo y imponente, los restos desafían el paso del tiempo, con una torre altísima que es como un faro en medio de las colinas y los campos de cultivo. Se realizan visitas guiadas todos los domingos. Vale la pena tener en cuenta, para que os explicarán las batallas que se libraban en este territorio.

El castillo de Ciutadilla, en lo alto del núcleo. Crédito: Enric

El castillo de Ciutadilla, en lo alto del núcleo. Crédito: Enric

 

Panorámica del pueblo de Ciutadilla con el castillo en lo alto del promontorio. Crédito: Àngela Llop

Panorámica del pueblo de Ciutadilla con el castillo en lo alto del promontorio. Crédito: Àngela Llop

 

El monasterio cisterciense femenino más importante de Cataluña

La carretera continúa hacia Belianes, pero nosotros nos desviaremos antes y pasaremos por Maldà (un bonito pueblo alto de un cerro rodeado por unos paisajes increíbles) y Llorenç de Rocafort antes de detenernos en Vallbona de les Monges. Por la calle Mayor (muy bonito, por cierto), llegaremos al Real Monasterio de Santa María de Vallbona, el monasterio cisterciense femenino más importante de Cataluña.

El núcleo de Maldà, bajo la nieve. Crédito: Adatvi 91

El núcleo de Maldà, bajo la nieve. Crédito: Adatvi 91

 

El monasterio de Santa María de Vallbona, en Vallbona de les Monges. Crédito: Àngela Llop

El monasterio de Santa María de Vallbona, en Vallbona de les Monges. Crédito: Àngela Llop

 

La calle Mayor de Vallbona de les Monges. Crédito: Xavi López

La calle Mayor de Vallbona de les Monges. Crédito: Xavi López

El claustro y el interior de la iglesia son los rincones más recogidos y bonitos del monasterio. El juego de luces, la ornamentación sobria pero bien trabajada y el silencio que se respira son un colofón inmejorable para acabar esta escapada en coche en el valle del Corb.

 

s escapadas de patrimonio

Si os ha gustado esta escapada por el patrimonio cisterciense, también os gustarán la escapada en coche a Cardona y Solsona, la escapada ambcotxe en la Alta Ribagorça, la escapada en coche por los pueblos medievales del Baix Empordà y la escapada en coche para las montañas de Prades.

 

Los consejos que debéis tener en cuenta

Recuerde que vaya a la alta montaña, y prepare bien el coche. En la Ciudad del Motor de Badalona encontrará todos los concesionarios, y estará muy bien asesorados.

El otoño tiene magia. Y en Cataluña hay lugares fantásticos donde disfrutar de los colores ocres de los bosques, de los rojos de la vid y de una luz única y especial. Aquí os ofrecemos 5 lugares donde disfrutar a placer de esta estación del año.

El Montseny: un clásico que nunca falla

Además de ser Parque Natural, el Montseny es Reserva de la Biosfera, porque la actividad humana y la naturaleza conviven en perfecta armonía. De hecho, los paisajes modelados por los agricultores y ganaderos del macizo han dado una personalidad especial a estas montañas tan codiciadas por sus rincones naturales increíbles, como la fuente de Passavets, el camino empedrado de Morou, los hayedos de Santa Fe …

5 escapades amb cotxe per gaudir de la tardor

El otoño estalla en los bosques del Montseny ©Isidro Jabato

Ermitas, pueblos, lagos y bosques de cuento. Estos son los ingredientes infalibles que hacen que la escapada en coche al Montseny sea una garantía segura. Recuerde, sin embargo, que puede ir en coche hasta Sant Celoni y, desde el aparcamiento de la Forestal, coger un autobús hasta el pantano de Santa Fe o hasta Fontmartina. Este servicio funciona todos los fines de semana y ayuda a descongestionar la zona de vehículos privados. Tanto desde Santa Fe como desde Fontmartina podrá hacer excursiones a pie que os impregnarán de otoño!

5 escapades amb cotxe per gaudir de la tardor

Bosque con niebla y aires de otoño, en el Montseny ©Mikipons

Las montañas de Prades, qué paraíso!

Tapizadas de bosques se mire donde se mire, las montañas de Prades son un paraíso para disfrutar del otoño. Todavía quedan plantadas de castaños en la zona, y es un espectáculo ver sus hojas de color amarillo y dorado. Los arces, que también están muy presentes en la zona, cambian de color hacia el rojo intenso. Una maravilla.

Una bonita excursión donde captar todos los colores del otoño es subir desde el pueblo de Prades (de visita imprescindible) hasta el cerro de la Baltasana, que es el pico más alto de las montañas de Prades. Hay una ruta señalizada que transcurre por una pista ancha y cómoda, donde escuchar con calma el canto de los pájaros, encontrar rastros de los animales del bosque y caminar entre robles rebollos, una especie de roble que, en el Principado, sólo se encuentra en las montañas de Prades. Una vez arriba de la colina sabréis por qué aquí el otoño es tan intensa!

Bosc de les muntanyes de Prades

Bosque de las montañas de Prades ©Future75

Hacia la Garrotxa: inmersión en la Vall d’en Bas y los volcanes

La Garrotxa es idílica. Tiene rincones increíbles donde disfrutar del otoño. Uno de los más populares y transitados es la Fageda d’en Jordà. No es extraño: las hayas cambian a un color amarillo, primero, y rojo, después, creando una imagen magnética que nos deja embobados.

Fageda d'en Jordà des de Xenacs ©Mikipons

Vista de la Fageda d’en Jordà, en pleno otoño, desde el mirador de Xenacs ©Mikipons

Otra de las singularidades de la Garrotxa son sus volcanes, envueltos de bosques encantadores. El de Santa Margarita tiene una ermita dentro del cráter. Y el del Croscat muestra sus entrañas por la cantera que se explotó hasta el siglo pasado. Pero hay muchos más!

La Valld’en Bas es otro de esos rincones de la Garrotxa de visita imprescindible. Con núcleos tan bonitos como los Hostalets d’en Bas o el Mallol, también es un buen lugar donde centrar una escapada en coche para disfrutar del otoño.

5 escapades amb cotxe per gaudir de la tardor

El pintoresco núcleo de Hostalets d’en Bas, en la Garrotxa ©Maria Rosa Ferré

El Berguedà y el Pedraforca: qué bien de dios de setas!

El Berguedà es tierra de setas. Sus bosques son prolíficos en pinetells, cepas, rebozuelos … No sabemos si esta temporada será buena o llegará más tarde que de costumbre, pero los bosques del Berguedà son igualmente una buena excusa para plantearse una escapada en coche para disfrutar de otoño. Con rincones tan encantadores como el hayedo del Gresolet y pueblos tan encantadores como Castellar de n’Hug, la Pobla de Lillet o Sant Jaume de Frontanyà, no son necesarias más excusas para animar a ellos!

5 escapades amb cotxe per gaudir de la tardor

Magnífico paisaje de otoño en el Berguedà ©Juan Manuel Monleón Antón

Y si aún no está convencido, piensa que el Berguedà está el mítico Pedraforca, aquel montaña omnipresente con dos picos y una enforcadura que toma una nueva luz en otoño. Imprescindible!

5 escapades amb cotxe per gaudir de la tardor

El Pedraforca ©Espinya

Las viñas doradas de la Terra Alta

Para terminar este artículo de recomendaciones de escapadas en coche para disfrutar del otoño, hemos elegido un paisaje de viñedos. Porque es todo un espectáculo ver como los pámpanos de las vides cambian de vestido y se mudan hacia el marrón, el amarillo y el rojo. Estos paisajes de viña los encontrará en la Terra Alta, donde hay pueblos tan encantadores y sorprendentes como Horta de Sant Joan, Arnes y Batea; bodegas modernistas imperdibles como el del Pinell de Brai y rincones con historia como el pueblo viejo de Corbera d’Ebre.

5 escapades amb cotxe per gaudir de la tardor

Unas viñedos, en otoño©NothingToSeeHere

 

5 escapades amb cotxe per gaudir de la tardor

Vinyes en el pueblo de Bot, en la Terra Alta©Àngela Llop

Más escapadas en coche

Estas 5 escapadas en coche para disfrutar del otoño no son exhaustivas. También puede disfrutar del otoño en el Vall de Camprodon, en el valle De Lord, en los valles de Àneu, en la Alta Ribagorça, en el valle de Cardós, el Baridà y en las Gavarres.

Los consejos que debes tener en cuenta

Recuerde que si tiene que conducir durante horas, hay que preparar bien el cotxeabans de la escapada. En la Ciutat del Motor de Badalona encontrará todos los concesionarios, y estará muy bien asesorados.

Aunque hace un tiempo excelente para disfrutar de un baño refrescante en los ríos: las pozas y las playas de interior son una excusa fantástica para una escapada en coche de fin de semana. Aquí tenéis una selección, con piscinas naturales repartidas por todo el territorio y de fácil acceso. A menudo son espacios naturales frágiles, tingue-me presente a la hora de disfrutar. Vamos!

La riera de Merlès: un paraíso natural del Berguedà

Desde la sierra del Catllaràs, la riera de Merlès desfila por el Berguedà ya su paso crea charcos y bonitos rincones aptas para el baño. Es un clásico. Es un espacio natural protegido, y hay varios caminos y rutas que lo recorren y acceden. Uno de los más populares es el que sale del camping Riera Merlès, en Borredà. El paseo es muy agradable, y como transcurre a orillas del río, es posible ir allí refrescante de vez en cuando.

La riera de Merlès – @Marinabenavente

La Foradada de Cantonigròs, un paisaje de cuento de hadas

Otro clásico que no podemos dejar de destacar en esta escapada en coche a las mejores piscinas naturales y playas de interior es la poza de la Horadada, con salto de agua incluido. Un paraje de cuento de hadas! Se llega por un agradable paseo si dejamos el coche en el campo de fútbol de Cantonigròs. Las marcas amarillas del camino nos guiarán hasta el pozo, donde nos podremos bañar sin problema.

Escapada amb cotxe als millors gorgs - La Foradada

La poza de la Foradada de Cantonigròs – @Alberto-g-rovi

La pesquera de Beseit, una delicia

El Ulldemó es un pequeño río que riega el término de Beseit antes de desembocar en el Matarranya, en el macizo de los Ports. Uno de los lugares más bellos del Ulldemó es la pesquera, un espacio natural al que se llega por una pista cómoda de hacer a pie y que sale de la parte alta del núcleo de Beseit. Si queremos llegar con el coche mismo, se han habilitado una quincena de aparcamientos cerca de las zonas de baño. Todos son de pago, y sólo se puede acceder con el ticket adquirido antes al Punto de Control de la pesquera, a 1 km de Beseit. Estos aparcamientos están abiertos hasta el 15 de septiembre.

Escapada amb cotxe als millors gorgs - El riu Ulldemó

El río Ulldemó, en Beseit – @El noi de la Garriga

La poza de la Olla del torrente de la Cabana

La poza de la Olla es uno de los siete pozos que hay en el torrente de la Cabaña, en el término de Campdevànol, en el Ripollès. En los siete pozas está permitido el baño, y se va accediendo por un camino que va junto al río. Para proteger este magnífico entorno natural de la masificación, la entrada se ha limitado a las 600 personas diarias entre el 1 de junio y el 30 de septiembre, y hay que pagar el acceso. Vale la pena, porque el baño aquí es reparador!

Escapada amb cotxe als millors gorgs - El gorg de l'Olla

La poza de la Olla, en el torrente de la Cabana de Campdevànol- @ Jorge Franganillo

El charco del Vidre de Arnes, un clásico de la Terra Alta

Desde el mismo pueblo de Arnes hay una pista señalizada que se puede hacer en coche y que conduce al charco del Vidre, uno de los tesoros naturales y paisajísticos más preciados de la Terra Alta. A mano derecha del aparcamiento está el camino y las escaleras que bajan hasta el charco, un pequeño paraíso para refrescarse del calor y también para serenar el alma, con el agua cayendo abajo entre las rocas.

Escapada amb cotxe als millors gorgs - Toll de Vidre

El charco del Vidre – @Gpatgn

La Fontcalda: aguas mineromedicinales entre acantilados

No muy lejos de Arnes, en Gandesa, existe la Fontcalda, un lugar mágico. Antiguamente fue un balneario, y hoy es un santuario con un manantial de donde brota agua termal a 28 ºC. El Canaletes se abre paso poco a poco entre imponentes acantilados y deja a su paso bonitos charcos, algunos incluso con pequeñas playas que facilitan el acceso. Durante la temporada alta de verano, el acceso con vehículo se controla y se restringe.

Escapada amb cotxe als millors gorgs - La Fontcalda

La Fontcalda, en Gandesa – @DagafeSQV

El charco del Niu de l’Àliga, en el valle de la Glorieta

La Glorieta, que transcurre entre Alcover y Mont-ral, en las montañas de Prades, está lleno de rincones encantadores. Uno es el salto de agua del Niu de l’Àguila. Se accede a pie fácilmente por una pista forestal que sale del aparcamiento de Mas Forés de Alcover. Este aparcamiento es de pago, pero podremos evitarlo si dejamos el coche en la ermita del Remei, a 10 minutos a pie de Mas Forés. Si desea ver donde nace la Glorieta, puede continuar camino arriba después de haberos remojado al Niu de l’Àguila.

Escapada amb cotxe als millors gorgs - Niu de l'Àliga

El Niu de l’Àliga, en el río la Glorieta – @Tabalot

La poza de Santa Margarita: una sorpresa del valle de Hostoles

Desde el aparcamiento del Espacio Polivalente del pueblo de Planes d’Hostoles, en la Garrotxa, vamos en dirección a Amer por la vía verde que une Olot con Girona. Cuando encontramos los restos de la iglesia de Santa Margarita, giramos a la izquierda. Las marcas amarillas nos llevarán hasta el río Brugent y el maravilloso poza de Santa Margarita, con un salto de agua fabuloso, que refresca el entorno.

Escapada amb cotxe als millors gorgs - Gorg de Santa Margarid

La poza de Santa Margarida, en les Planes d’Hostoles – @AlbertTM

Si te han gustado estas propuestas de baños refrescantes en piscinas naturales para hacer una escapada en coche, también os gustarán la escapada en coche a las mejores playas de la Costa Brava y la escapada en coche a las mejores playas de la Costa Dorada.

Los consejos que debes tener en cuenta

Recuerde que antes de coger el coche y hacer una distancia larga, hay que preparar bien el coche. En la Ciudad del Motor de Badalona encontrará todos los concesionarios, y estará muy bien asesorados.

Os gustan las playas de arena fina y blanca, poco profundas y aguas cálidas? En esta escapada en coche por las mejores playas de la Costa Dorada encontrará su paraíso! Como hicimos con la escapada en coche a las mejores playas de la Costa Brava, hemos ordenado las playas de norte a sur, para que elija usted mismo el punto donde desea comenzar. Es una selección de playas que son accesibles en coche -o que tienen habilitado un aparcamiento cerca. En este viaje, nuestro eje de referencia será siempre la N-340. A conducir y bañarse!

Playa de las Madrigueras, la reserva natural de San Salvador

Al norte de San Salvador, que es el barrio marítimo de El Vendrell, está la zona húmeda de las Madrigueras, un espacio litoral de 30 hectáreas que está preservado de la urbanización. En la playa que hay en esta zona, pues, garantizamos un baño tranquilo, lejos de viviendas y paseos marítimos, pero a la vez cerca de todo -también está cerca de Calafell.

Platja Madrigueres del Vendrell ©Maria Rosa Ferré

Las palmeras de la playa de las Madrigueras, en San Salvador ©Maria Rosa Ferré

Playa de los Muntanyans, las dunas de Torredembarra

Antes de llegar a la playa y poder poner la toalla, deberá atravesar unas dunas por unas pasarelas. Esto quiere decir que usted los Muntanyans, un espacio natural de Torredembarra que tiene un gran valor ambiental y ecológico. Y esto hace que la playa sea más respetada, porque estamos en un entorno natural frágil que hay que conservar. Una vez atravesadas las pasarelas, os espera una playa de arena fina infinita, con olas simpáticas que te harán volver a la infancia si sopla un poco el viento.

Muntanyans, Torredembarra ©Jorge Franganillo

Una de las pasarelas que atraviesan las dunas de los Muntanyans, en Torredembarra ©Jorge Franganillo

Les Botigues de Mar, las casas de pescadores de Altafulla

Las Botigues de Mar es el barrio marinero de Altafulla. En este lugar, durante el siglo XVIII, fueron construyéndose al lado del mar pequeños almacenes donde los pescadores guardaban los útiles de trabajo y los comerciantes almacenaban los productos destinados a las colonias. A comienzos del siglo XX, estos almacenes (o tiendas) se fueron transformando en viviendas, que hoy son residencias de veraneo privilegiadas: están ubicadas frente al mar y mantienen la esencia de su origen marinero.

Les Botigues de Mar

Les Botigues de Mar es el barrOi marinero de Altafulla, justo delantes del mar ©Alberto-g-rovi

Las Botigues de Mar tiene otro aliciente, y por eso la hemos incluido en esta escapada en coche a las mejores playas de la Costa Dorada: por la tarde podemos visitar la villa cerrada de Altafulla, que es una maravilla.

Un dels carrers de la vila closa d'Altafulla ©Jorge Franganillo

Uno de las calles de la villa cerrada d’Altafulla ©Jorge Franganillo

Playa de Tamarit, con un castillo como decorado

Situada poco antes de llegar a la ciudad de Tarragona, esta playa es espectacular y tranquila. Con más de un kilómetro y medio de longitud, une el núcleo de Tamarit con la playa de Altafulla. También tiene su rinconcito natural protegido, para que desemboca el Gaià. Presidida por el imponente castillo de Tamarit, es una playa protegida y aislada en medio de la naturaleza. Al otro lado del castillo está la cala Jovera, también muy recomendable!

Platja de Tamarit ©Ferran Llorens

La playa de Tamarit, con el castillo al fondo ©Ferran Llorens

Cala Fonda, en el corazón del bosque de la Marquesa

Es una playa virgen, rodeada por el bosque de la Marquesa, una masa forestal tocando el mar que se salvó de la especulación urbanística. No podrá llegar con el coche al pie de la playa, pero lo hemos elegido porque es realmente espectacular. También conocida como playa Waikiki, la cala Fonda está bien protegida por unos acantilados, que la preservan de las multitudes. Tenga en cuenta que es nudista. Para llegar, dejar el coche en el aparcamiento de la playa Larga de Tarragona y caminar hasta el final del arenal para tomar un camino que se adentra por el espacio natural de la Punta de la Mora y baja a la playa por un sendero.

Cala Fonda, bosc de la Marquesa

La cala Fonda (o playa Waikiki), con el bosque de la Marquesa por detrás ©Jordi Carceller Comas

Playa de los Capellans: una cala pequeña al lado de una gran ciudad

Es una de las playas vírgenes del término de Tarragona. La encontrará al pie de la urbanización Cala Romana, y dispone de aparcamiento, pero es pequeño (hay que madrugar para encontrar sitio!). Rodeada de rocas y pinares, es un pequeño paraíso de aguas tranquilas y cristalinas. Vale mucho la pena! No hay servicio de bar, pero debe saber que si os lleváis la comida, el podrá disfrutar fresquitos y en la sombra, en la zona de picnic que hay habilitada bajo los pinos.

Platja dels Capellans ©Jorge Franganillo

La playa de los Capellans, en Tarragona ©Jorge Franganillo

El Arenal: urbana y natural a la vez

Pasamos de Tarragona a la de los Infantes, donde también hay unas buenas playas, como la del Arenal, la más grande del término y la que queda más cerca del pueblo. Es una playa ancha y de arena fina. La parte norte es una playa urbana, de fácil acceso desde el paseo marítimo, mientras que el extremo sur es una playa natural, con dunas, un bosque de pino blanco y un pequeño humedal con juegos.

L'extrem sud de la platja de l'Arenal, a l'Hospitalet de l'Infant

El extremo sud de la playa del Arenal, en el Hospitalet del Infant ©Seryam

Playa del Torn: el paraíso en la tierra

La escapada en coche a las mejores playas de la Costa Dorada se acaba en la playa del Torn, el paraíso en la tierra. Es una playa naturista de renombre internacional, que forma parte del espacio de interés natural de la Rojala – Playa del Turno. Se puede acceder desde la carretera N-340 y disfrutar de una vista panorámica de la playa durante el trayecto. Sus aguas son transparente, y están escoltadas por dunas, maquias y pinares. Dentro del agua, la posidonia garantiza un agua cristalina y oxigenada. Una delicia.

Platja del Torn ©Jseoanepascual

La playa nudista del Torn, en Hospitalet de l’Infant ©Jseoanepascual

Más escapadas en coche

Playa o montaña? Si os gusta más el fresco de las alturas, os gustarán estas escapadas en coche a la montaña: escapada ambcotxe en el valle de Lord, la escapada en coche en el valle de Camprodon, la escapada en coche a los valles de Àneu , la escapada en coche en la Alta Ribagorça, la escapada en coche al valle de Cardós, la escapada en coche al Baridà, la escapada en coche al valle de Núria, la escapada ambcotxe en Salardú y el escapada en coche al Pedraforca.

Los consejos que debes tener en cuenta

Recuerde que debe conducir durante horas, preparar bien el coche antes de la escapada. En la Ciutat del Motor de Badalona encontrará todos los concesionarios, y estará muy bien asesorados.

Hace calor y es hora de hacer unos baños refrescantes en el mar. Las aguas cristalinas de las playas de la Costa Brava son muy tentadoras, y por eso os hemos montado esta escapada en coche! Instrucciones de uso: os hemos ordenado las playas de sur a norte, pero puede empezar la zambullida en la playa que más le apetezca. Y hemos hecho una selección de aquellas playas que son accesibles en coche, por eso hay muchas que son urbanas: son cómodos y tienen todos los servicios al alcance. Y son muy bonitas!

Playa de Boadella: el rincón escondido de Lloret de Mar

Sa Boadella -©Crispica

La playa de Boadella, en Lloret de Mar ©Crispica

Sa Boadella -©Mikipons

La salida del sol en la playa de Boadella de Lloret de Mar ©Mikipons

En esta playa se respira mucha tranquilidad: es casi virgen. Es una playa urbana, pero una vez dentro, los bosques que la rodean te hacen olvidar que el coche está aparcado sobre el asfalto, a sólo 200 metros. Con sus aguas cristalinas, es como si estuviera en una de las típicas y buscadas pequeñas calas de la Costa Brava.

Otro atractivo de esta playa es que se encuentra al pie de los Jardines de Santa Clotilde, un complemento ideal para visitar antes o después de ir a la playa. Son unos jardines diseñados siguiendo las líneas de la Renaixença italiana, con terrazas con vistas amplias al mar y una flora autóctona bellamente combinada con las esculturas de sirenas de María Limón. Una delicia.

La Mar Menuda de Tossa de Mar

Al pie de la Vila Vella de Tossa, la única ciudad amurallada frente al mar que se conserva en el Principado, está la playa Grande. Nosotros vamos más allá, hacia la izquierda, para dirigirnos a la Mar Menuda. Disfrutaremos también de la magnífica vista de la villa cerrada y estaremos un poco más tranquilos, en una playa más pequeña que tiene un rincón encantador al final de todo: entre las rocas se forma una especie de piscina de aguas calmadas, ideal para disfrutarlo en familia. Una pequeña sorpresa en una playa urbana.

El pequeño paraíso de cala Pola

El coche lo tenemos que dejar en la carretera que va de Tossa de Mar a Sant Feliu de Guíxols, en las afueras del camping Cala Pola, y atravesarlo a pie. No es mucho tiempo y vale mucho la pena. La playa es muy tranquila y sus aguas, cristalinas y delicadas. Un paraíso!

La bahía y las dunas de Sant Pol

Platja de Sant Pol ©Jorge Franganillo

La playa de Sant Pol, en Sant Feliu de Guíxols ©Jorge Franganillo

Sant Feliu de Guíxols tiene muchas playas y calas, entre las que os destacamos la de Sant Pol, una bahía abierta al mar con aguas poco profundas donde se conservan unas de las últimas formaciones de dunas litorales de la Costa Brava. Las casas modernistas del paseo Marítimo añaden más reclamos a esta hermosa playa muy accesible.

Calella de Palafrugell: entre barcas y casas de pescadores

La escapada en coche a las mejores playas de la Costa Brava no puede pasar de largo de Calella de Palafrugell. Poco podemos decir de este antiguo pueblo de pescadores que conserva la esencia marinera en las casitas blancas y soportales junto al mar. Un entorno increíble que acompaña un baño refrescante en las aguas de cualquiera de las pequeñas calas que se extienden delante del núcleo, como la playa de Port Bo, la más famosa, sobre todo por la tradicional cantada de habaneras que se hace en julio y que ya se ha convertido en una especie de inauguración oficial de la temporada de verano.

El nombre lo dice todo: Aiguablava

No es sólo una de las calas más populares de Begur, sino de toda la Costa Brava. Sus aguas son de un color turquesa inconfundible, bien escoltado por un entorno paisajístico de pinos y rocas encantador. Hay aparcamiento y todos los servicios de una playa grande. No se puede pedir más!

Las casetas de pescadores de Sa Tuna

Sa Tuna ©Armando Gonzalez Alameda

Sa Tuna ©Armando Gonzalez Alameda

Pequeña cala que conserva las antiguas casas de pescadores. Una sorpresa inesperada por la que vale la pena hacer la carretera de curvas contundentes que llega desde Begur. Y si tiene ganas de disfrutar de un rincón aún más tranquilo, junto a Sa Tuna, por el camino de ronda, hay S’Eixugador, una pequeña cala en medio de un paraje salvaje y de una quietud envidiable.

La reserva de la garganta del Ter

Gola del Ter ©Kippelboy

En la garganta del Ter, el río desagua sus aguas en el mar, bajo el Montgrí©Kippelboy

Aquí encontraremos una playa muy diferente de las que hemos descrito hasta ahora. No hay paredes de roca a lado a lado ni bosques de pinos detrás, sino una extensión amplia de tierra que parece no tener fin. Lo hemos elegida por el entorno singular que se crea con la llegada de las aguas dulces del Ter y la vista de las islas Medes delante.

Esta playa de Torroella de Montgrí está formada por una extensa franja de arena fina y dorada, alejada de toda construcción humana: la desembocadura del Ter es una reserva natural protegida. Se puede llegar en coche por una pista forestal de 4 km que sale de Torroella.

Playas de Cadaqués donde elegir

Cadaqués ©Gabriele Delhey

Una bonita vista de Cadaqués, con las barcas en la playa ©Gabriele Delhey

Por su ubicación, en el Parque Natural del Cap de Creus, Cadaqués tiene mucho territorio libre de construcciones y un montón de calas vírgenes. Pero también tiene un montón de playas en entornos urbanos y, por tanto, accesibles en coche: s’Alqueria Grande, s’Alqueria Pequeña, San Antonio, Portlligat, S’Aranella, confiteros, des Poal desde Pianc …

También hay un montón de calas y playas con aparcamientos a 10 minutos a pie: cala Fredosa, playa Jonquet, playa Sortell …

Cadaqués, además de ser un pueblecito precioso de casas blancas muy bien conservadas, tiene también un montón de playas y calas donde elegir. Un lugar ideal para terminar esta escapada en coche a las mejores playas de la Costa Brava.

Más escapadas en coche

Playa o montaña? Si os gusta más el fresco de las alturas, os gustarán estas escapadas en coche a la montaña:

Los consejos que debes tener en cuenta

Recuerde que tanto si vais a montaña como en la playa es necesario que prepare bien el coche. En la Ciutat del Motor de Badalona encontrará todos los concesionarios, y estará muy bien asesorados.

La llegada en coche al valle de Lord es triunfal. Épica. Espectacular. Accedemos por la carretera C-462, desde Solsona. Después de un túnel, y el paisaje se abre como un abanico y, como si hubiéramos traspasado una especie de portal temporal, sabremos que estamos en un territorio salvaje, indómito y alejado de todo. Ya estamos en el valle de Lord, donde transcurre esta escapada en coche.

Hacia Sant Llorenç de Morunys, la ‘capital’ del valle de Lord

A partir de la presa, la combinación de montañas -rocosas algunas, cubiertas de espesos bosques otras- y agua será la tónica general. La carretera acompaña las aguas del Cardener, que son las que se retienen en el pantano, y unos cuantos túneles más adelante nos recibirá Sant Llorenç de Morunys, la ‘capital’ del valle de Lord. Sant Llorenç de Morunys conserva la estructura de villa cerrada, con varios portales de entrada, un monasterio románico y callejones estrechos y adoquinados. Nos perdemos durante un rato, sin consultar mapas ni relojes. Es realmente muy bonito.

Escapada amb cotxe a la Vall de Lord - Carrer de Sant Nicolau i porta de l'Estudi, Sant Llorenç de Morunys ©Pitxiquin

La calle de Sant Nicolau y el portal de l’Estudi, en la vila cerrada de Sant Llorenç de Morunys
©Pitxiquin

Escapada amb cotxe a la Vall de Lord - Claustre Sant Llorenç de Morunys ©PCB75

El claustro de la iglesia de Sant Llorenç de Morunys
©PCB75

La capilla barroca y el claustro románico

De la iglesia del monasterio, visitamos la capilla de la Mare de Déu dels Colls, un prodigio de arte barroco con tanta pintura dorada que nos deslumbrará. La cúpula es una maravilla, pero todo el conjunto vale la pena: el escultor Josep Pujol se soltó, y aquí demostró su gran capacidad compositiva y escénica.

Adosado a la parte sureste de la iglesia está el claustro, que se cree que se construyó aprovechando un antiguo porche que comunicaba la iglesia con las dependencias de los monjes. Remodelado en los años noventa del siglo pasado, hoy el claustro es la puerta de entrada al Centro de Interpretación del Valle de Lord, que podemos visitar para situarnos bien del mundo donde hemos entrado. Un mundo formado por cuatro municipios del norte del Solsonès: Guixers, la Coma i la Pedra, Odèn y Sant Llorenç de Morunys.

 

Muchas ermitas entre bosques

El municipio de Guixers atesora gran número de pequeñas ermitas románicas, que salpican los bosques que envuelven gran parte del territorio. Algunas de las más destacado son Sant Martí de la Corriu, Sant Serni del Grau, el santuari de Puig-aguilar … Pero hay muchas más.

Escapada amb cotxe a la Vall de Lord - Sant Serni del Grau

La ermita de Sant Serni del Grau ©PMRMaeyaert

El mirador del Codó, a 1.500 metros de altitud

También es del término de Guixers el conocido mirador del Codó, situado a 1.530 metros de altitud y desde donde se disfruta de una vista panorámica excelente de todo el valle de Lord. Como llegan, a este magnífico mirador? Ben fácil: desde Sant Llorenç de Morunys cogemos la C-462 en dirección al Coll de Jou. Cuando llegamos, tomamos el desvío en dirección Solsona y unos pocos metros más adelante hay a mano izquierda el desvío con las indicaciones ‘Camí de la Creu del Codó’.

Ya que somos por estos lares del valle de Lord, aprovechamos para coger el cuello de Jou la carretera L-401 en dirección a Odèn, Canalda y Cambrils. Esta carretera es magnífica. A la izquierda, hay un paisaje ondulado de rocas redondeadas, pastos y bosques que nos hipnotiza; a la derecha, una pared vertical de piedra que nos hace levantar el cuello para ver su final. No siempre lo conseguimos, de vez arriba que la pared.

El pantano de la Llosa del Cavall, a tocar de la presa ©Oliver-Bonjoch

 

Escapda amb cotxe a la Vall de Lord - El pantà des del mirador del Codó ©Wikimedia Commons

El pantano desdel mirador del Codó ©Wikimedia Commons

Un zoo y una piscina de agua salada

Esta carretera nos conduce a dos atractivos turísticos importantes del valle de Lord. Uno es el Zoo Pirineo, un centro de recuperación de animales heridos o abandonados que también espectáculos de vuelo de aves rapaces. Muy bonito y muy pedagógico, no es un zoo como los clásicos que nos vienen a la cabeza. Y el otro es el Salí de Cambrils, donde se pueden visitar las instalaciones que se usaban para conseguir sal del agua salada que brota de una fuente y que es la que alimenta también la piscina donde se pueden hacer baños terapéuticos. Avisamos que se flota mucho, como en el mar Muerto. Es toda una experiencia.

Escapada amb cotxe a la Vall de Lord - Salí de Cambrils

El Salí de Cambrils, con las conducciones que bajaban el agua hasta la zona donde se evaporaba y quedaba la sal ©
Marc Ramonet

Más escapada en coche en el valle de Lord: hacia el nacimiento del Cardener

El Cardener nace al término de la Coma y la Pedra, al norte de Sant Llorenç de Morunys. Y queremos ir para ver el lugar exacto donde comienza a andar este río que después pasará por Cardona, Súria y Manresa antes de verter sus aguas al Llobregat.

Escapada amb cotxe a la Vall de Lord - La Coma i, al fons, la vall de Lord ©Isidre Blanc

Panorámica del valle de Lord, con el núcleo de la Piedra en primer término ©Isidre Blanc

Las fuentes del Cardener es un rincón de naturaleza es bien fresco, con cascadas rodeadas de vegetación. Es muy fácil llegar a este vergel. Desde Sant Llorenç de Morunys cogemos la C-462 dirección a la Coma y la Pedra. Pasado el km 27, tomamos el desvío que queda a mano izquierda y aparcamos el coche. A unos 200 m carretera arriba está la entrada a la zona de las fuentes del Cardener.

Escapada amb cotxe Vall de Lord - El cardoner

El Cardoner – Wikimedia Commons

La mola y el santuario de Lord

No podemos terminar esta escapada en coche en el valle de Lord sin subir a la muela y el santuario que da nombre al valle, y que es un lugar muy querido por la gente de estos pueblos. Como os podéis imaginar, el santuario corona una montaña de piedra (la muela), y desde ahí arriba la vista es increíble en cada uno de los 360º donde vea. Para llegar, tendremos que subir por unas escaleras, pero no nos importa, la recompensa es brutal. Y la mejor manera de despedirnos de este valle que nos ha robado el corazón. Definitivamente.

 

Escapda amb cotxe a la Vall de Lord - Santuari de Lord ©PMRMaeyaert

El santuario de Lord ©PMRMaeyaert

 

Escapada amb cotxe a la Vall de Lord - Mola de Lord i santuari ©Isidre Blanc

La mole de Lord con el santuario en lo alto©Isidre Blanc

Más escapadas en coche a la montaña

Si os ha gustado esta escapada en coche en el valle de Lord, en el Solsonès, también os gustarán la escapada en coche en el valle de Camprodón, la escapada en coche a los valles de Àneu, la escapada en coche al Alta Ribagorça, la escapada en coche al valle de Cardós, la escapada en coche al Baridá, la escapada en coche al valle de Núria, la escapada en coche en Salardú y la escapada en coche al Pedraforca.

Los consejos que debes tener en cuenta

Recuerde que va a la alta montaña, y prepare bien el coche. En la Ciutat del Motor de Badalona encontrará todos los concesionarios, y estará muy bien asesorados.

Entre campos de cultivo y colinas amables, asoman un montón de castillos y torres de vigilancia. La Anoia es una comarca sorprendente, y en descubriremos sus paisajes apacibles mientras vamos en busca de las fortalezas medievales que se han preservado. Esta escapada en coche a los castillos de la Anoia promete, y mucho!

Igualada: una capital para ver

La capital de la Anoia nos servirá de punto de partida de descubrimiento de una parte de la comarca a través de sus castillos y torres. Ya que estamos, aprovechamos para dar un paseo por las calles del casco histórico, donde destaca la basílica de Santa María, renacentista, y nos perdemos por el barrio de las curtidurías, junto al riego medieval que transportaba el agua necesaria para hacer mover los molinos. El barrio curtidor, fuera de las murallas medievales, con los característicos contrafuertes adosados a las fachadas de las curtidurías, es el sector de la ciudad con más personalidad, y el único paisaje industrial destinado al abono de la piel existente en el Principado.

Una torre de los Cardona

De Igualada, vamos a Òdena, que se encuentra a un tiro de piedra, porque allí está el castillo de Òdena, una torre que fue clave en la vigilancia y la defensa de la cuenca de Òdena. Estuvo en manos del linaje de los Òdena hasta finales del siglo XIII, cuando perdieron todos los derechos y terminó bajo dominio de los Cardona (sí, los de la montaña de sal). No es difícil imaginar por qué esta torre era tan preciada: su ubicación es realmente estratégica, con una vista casi de vuelo de pájaro sobre el entorno. Un entorno de bosques, montañas y campos de cultivo que nos reparará el alma.

Torre castillo Òdena – ©EliziR

 

El castillo de Claramunt, el más espectacular

Volvemos al nudo de carreteras de Igualada, porque ahora tenemos que coger la C-244, que nos llevará a la Pobla de Claramunt. Aquí hay, seguramente, uno de los castillos más espectaculares de la zona, el castillo de Claramunt, que corona una montaña rocosa en la que ya os habéis fijado seguro porque es como un faro, siempre visible. O como la cereza de un pastel.

En el castillo, llegamos forzosamente a pie. Pero valdrá la pena, por la historia que pisaremos y por la magnífica vista que tendremos desde arriba del entorno natural que la rodea. Es el indiscutible señor de la cuenca de Òdena. Su ubicación no es casual. Fundado en la segunda mitad del siglo X, formaba parte de una densa red de castillos que marcaban la frontera entre el condado de Barcelona y al-Andalus.

Escapada amb cotxe als castells de l'Anoia - Castell de Claramunt

Castillo de Claramunt – ©Emvallmitjana

La historia del castillo, marcada por los conflictos bélicos, está llena de destrucciones y reconstrucciones, pero ha sabido conservar el impresionante aspecto de fortaleza. Actualmente, el conjunto conserva la estructura clásica de un castillo del siglo XII, dividido en dos recintos que separan la parte residencial, con la sala y la torre del homenaje, y el recinto inferior, donde se reunían los servicios del mantenimiento del castillo, que hoy es un gran patio rodeado de murallas. La visita nos dejará un buen sabor de boca, que nos permitirá bajar con alegría hasta el coche para continuar nuestra escapada por los castillos de la Anoia.

Castillo de Claramunt – ©Maria Rosa Ferre

Una fortaleza habitada

Nuestra próxima parada es en la Torre de Claramunt, uno de los pocos del Anoia que aún están habitados, y veremos el exterior. Nos fijaremos especialmente en las fachadas sur y este, de estilo renacentista, erigidas a finales del XVI. Aprovechamos que estamos en la Torre de Claramunt para visitar la iglesia de San Juan, junto al castillo, un elegante templo de estilo barroco neoclásico y un campanario de finales del siglo XVIII.

Escapada amb cotxe als castells de l'Anoia - Sant Joan, la Torre de Claramunt ©Araceli Merino

Torre de Claramunt ©Araceli Merino

Las estancias del rey Jaume I

De la Torre de Claramunt iremos hasta Piera, donde descubriremos su castillo, donde había hecho largas estancias el rey Jaime I cuando tenía que desplazarse en la Cataluña interior. Rodeado por una muralla almenada, el castillo tiene una impresionante torre cuadrada. Actualmente, sus espacios se alquilan para hacer actividades, y el primer domingo de mes se realizan visitas guiadas de 12 a 14 h.

Escapada amb cotxe als castells de l'Anoia - Torre Castell de Piera ©Msalasnadal

Torre Castillo de Piera ©Msalasnadal

 

Escapada amb cotxe als castells de l'Anoia - Piera ©Maria Rosa Ferré

Piera – ©Maria Rosa Ferré

Encima de un acantilado

La próxima parada de la escapada en coche a los castillos de la Anoia la hacemos en el castillo de Vilademàger, un castillo imponente ubicado arriba de un acantilado. Bajo el dominio de la casa condal de Barcelona, fue custodiado por los señores del castillo de Queralt y por el linaje de los Cervelló. Del conjunto, son especialmente destacables el cinto de murallas y las torres.

Escapada amb cotxe als castells de l'Anoia - Castell de Vilademàger ©Maria Rosa Ferré

Castillo de Vilademàger – ©Maria Rosa Ferré

El colofón: la torre de la Manresana

No podemos dejar la Anoia sin visitar la torre de la Manresana, a Prats de Rei. De visita libre, la torre se ubica en una pequeña colina, al alitpà de Calaf. El papel más destacado de la torre lo hizo en la batalla de los Prados, en 1711, en el contexto de la Guerra de Sucesión. En esta batalla, el comandante Guido von Starhemberg dirigió las tropas austracistas desde la misma torre, con una visión de conjunto estratégica. Esta batalla contra contra los borbónicos se ganó.

Escapada amb cotxe als castells de l'Anoia - Torre Manresana @Àngela Llop

Torre Manresana – @Àngela Llop

Más escapadas de patrimonio

Si os ha gustado esta escapada por los castillos de la Anoia, también os gustarán la escapada en coche a Cardona y Solsona, la escapada en coche en la Alta Ribagorça, la escapada en coche por los pueblos medievales del Baix Empordà, el escapada en coche por las montañas de Prades y la escapada en coche a la Ruta del Cister.

Los consejos que debes tener en cuenta

Recuerde que vaya a la alta montaña, y prepare bien el coche. En la Ciutat del Motor de Badalona encontrará todos los concesionarios, y estará muy bien asesorados.