No nos cansaremos de repetirlo: el otoño es mágico, y nos encanta! En un momento como el actual, con tantas incertidumbres, aprovechad para salir de casa ahora que todavía se puede, y oxigenaos gracias al contacto con la naturaleza. Por eso os proponemos una escapada en coche a bosques donde vivir el otoño y disfrutar de todos sus colores. Pasead din prisa. Os atraparán!

Era Artiga de Lin: un paraíso de la Valle de Aran

El Valle de Arán en otoño es magnífico. Vale la pena acercarse a él e ir a buscar a uno de los rincones más bonitos y espectaculares de la región: el valle de Era Artiga de Lin. Aquí el agua brota por todas partes, y es que nace el río Joèu (Uelhs deth Joèu). Y bosques, ufanos, lo envuelven todo. Hay hayedos, robledales, bosques caducifolios (los más fotogénicos en otoño, debido al cambio de color de sus hojas), salcedas y abetales. Una maravilla.

¿Como llegamos, en coche, en este paraje tan idílico? A 7 km de Vielha encontraremos el núcleo Bòrdes. En la plaza principal, una carretera asfaltada nos llevará hasta el nacimiento del Joèu. En un aparcamiento podremos dejar el vehículo. Y comenzaremos a caminar. Y a disfrutar.

Les aigües baixen juganeres per la vall d'Era Artiga de Lin

Las aguas bajan juguetonas por el valle de Era Artiga de Lin, en el Valle de Aran ©Mikipons

 

Una imatge tardorenca dels boscos de la vall d'Era Artiga de Lin

Una imagen otoñal de los bosques del valle de Era Artiga de Lin ©Amadalvarez

 

Refugio del Gresolet, a los pies del Pedraforca

El valle de Gresolet, en el alto Berguedà, es profundo y está escondido. Y se encuentra a los pies de la cara norte del Pedraforca, la más agreste y escarpada. La más imponente. En este valle, el hayedo lo tiñe todo de amarillo, ocre y rojo cuando llega el otoño. También abunda el acebo, que parece ser el origen del nombre del valle.

Puede disfrutar de este fantástico valle desde arriba, desde el mirador de Gresolet, o bien podéis adentraros en él gracias a una ruta a pie que llega hasta el santuario de Gresolet desde el pueblo de Saldes.

En el mirador de Gresolet llegaréis desde la B-400. En dirección a Gósol, a 1 km después de Saldes, una bifurcación a mano derecha le llevará por una carretera asfaltada hasta el mirador.

El refugi de Gresolet, al Berguedà

El refugio de Gresolet, en Berguedà ©EliziR

 

El hayedo de la Grevolosa, una sorpresa de Osona

No exageramos si decimos que el hayedo de la Grevolosa es uno de los bosques más espectaculares del país: sus árboles tienen más de 300 años, un diámetro de 60 centímetros y una altura que puede llegar a los 40 metros.

En este bosque, ubicado en Sant Pere de Torelló, hay ejemplares catalogados como árboles monumentales. En algunos casos, una parte de las raíces son bien visibles y crean aquella fantástica imagen de cuento de hadas con los tentáculos vegetales meterse en la tierra.

No es necesario decir que en otoño el bosque se tiñe con aquellos colores cálidos que hacen que el frío del invierno no nos afloje las ganas de salir de casa y disfrutar de la naturaleza.

Una ruta circular fácil y apta para todos permite adentrarse en este bosque mágico. Desde el pueblo de Sant Andreu de la Vola, tome la carretera del collado de Bracons hasta encontrar la señal del molino de Bracons. Aquí comienza la caminata.

Un dels faigs de la fageda de la Grevolosa, amb les arrels envoltades de fulles caigudes

Uno de los hayas del hayedo de la Grevolosa, con las raíces rodeadas de hojas caídas ©Amadalvarez

 

Hayedo de Santa Fe de Montseny

Es un lugar sobradamente conocido, pero no lo podíamos dejar fuera de esta escapada en coche a 5 bosques donde vivir el otoño por la espectacularidad de sus rincones.

Ubicado en el corazón del Parque Natural y Reserva de la Biosfera del Montseny, Santa Fe de Montseny es un buen campamento base para hacer algunas de las excursiones más emblemáticas que se pueden hacer en el macizo. La que sube hasta la colina del Hombre por el sendero PR-C 208 atraviesa el hayedo Gran y el Aveteda, dos bosques excelentes para disfrutar del otoño.

La ruta circular hasta el empedrado de Morou pasa primero por una castañeda -que también resulta mágica en otoño- y luego por el hayedo que rodea el pantano de Santa Fe.

En Santa de Fe de Montseny, se llega por la BV-5114, que se ha de tomar en Campins. No tiene pérdida, y hay unos aparcamientos muy grandes donde dejar los vehículos.

La riera de Passavets, a tocar de Santa Fe de Montseny

La riera de Passavets, junto a Santa Fe de Montseny ©Mikipons

 

Fageda del Retaule: más al sur, imposible

Es el hayedo más meridional de Europa. Un tesoro inesperado del Parque Natural de los Puertos. La joya de este bosque es el haya Padre, un árbol monumental que tiene más de 250 años. Y es, probablemente, uno de los más fotografiados, con sus raíces bien retorcidas sobre una cama de hojas naranjas.

La excursión más popular para llegar sale del área de ocio de la Fou. No es fácil llegar a él, y se recomienda ir con vehículo todo terreno, pero la vale mucho la pena. Desde el pueblo de la Sénia hay que ir en dirección a Fredes por la CV-105. A unos 7 km, justo después de cruzar el embalse de Ulldecona, se gira a la derecha por una pista forestal. A 12,5 km encontramos un cruce a seguir a la derecha durante 4,5 km más, hasta el área recreativa de la Fou.

La fageda del Retaule, al Parc Natural dels Ports

El hayedo del Retablo, en el Parque Natural de los Puertos ©Mikipons

El faig Pare és un arbre monumental de la fageda del Retaule

El haya Padre es un árbol monumental del hayedo del Retablo ©Mikipons

 

Más escapadas de naturaleza

Si os ha gustado esta escapada en coche de naturaleza, también os gustará la escapada en coche en la Alta Ribagorça, la escapada en coche perMiravet y la orilla del Ebro, la escapada en coche a los castillos de Anoia, la escapada en coche al valle de Lord, la escapada en coche al valle de Camprodon, la escapada en coche al valle de Cardós y la escapada en coche por las montañas de Prades.

Consejos que debes tener en cuenta

Recordad que si hacéis una salida más larga de lo habitual, preparad bien el coche. En la Ciudad del Motor de Badalona encontraréis todos los concesionarios para mantener vuestro coche a punto! Si deseáis alargar la escapada y estar unos días en la zona, podéis camperitzar vuestro coche.

Escapada en coche a 5 playas kilométricas donde es más fácil mantener la distancia de seguridad
Con el calorcito, tenemos muchas ganas de playa y de baños refrescantes. En el país tenemos muchas, de playas: tenemos un litoral fantástico donde elegir, desde Portbou hasta Alcanar. Pero en esta escapada en coche que os proponemos ponemos el foco en aquellas playas kilométricas donde es más fácil mantener la distancia de seguridad necesaria para evitar la propagación del coronavirus. De norte a sur, os hacemos 5 propuestas. Todas son muy frescas.

Se recuerda que, según las directrices del Departamento de Salud de la Generalitat, la distancia social en las playas entre personas que no convivan debe ser mínimo de 4 metros en la arena. En el agua hay que mantener una distancia mínima entre personas que no convivan de 2 metros. Se recomienda dejar libres los primeros 6 metros de la orilla del mar para facilitar la entrada y salida al agua. También se recomienda no pasear, detenerse ni jugar al borde del mar.

Playa de la Gola del Ter, en el Estartit

Escapada amb cotxes a platges quilometriques - Gola del Ter

La playa de la Gola del Ter, en Torroella de Montgrí
© Kippelboy

Tras pasar junto a Torroella de Montgrí, el Ter llega al mar y crea un bonito paraje virgen con kilómetros de arena que ven como el agua dulce del río se mezcla con la mar salada.

A ambos lados de la desembocadura, con las islas Medes delante, hay unas playas fantásticas, anchas y largas, donde es posible poner la toalla sin miedo a invadir el espacio de seguridad de los otros bañistas.

A su espalda, los campos de cultivo, las masías y el Parque Natural del Montgrí, las Illes Medes y el Baix Ter frenan la presión urbanística que haría que esta playa estuviera llena hasta los topes.

Para llegar en coche hay que tomar la carretera de Torroella en Pals. Poco después del puente sobre el Ter está el desvío que lleva hasta la garganta del Ter. También se puede llegar a pie desde la playa vecina de la Pletera.

Una recomendación: si llega a la playa antes de que salga el sol, podréis ver la salida desde la desembocadura del Ter, con las islas Medes delante. Todo un espectáculo.

Escapada amb cotxes a platges quilometriques - Illes Medes

Las islas Medes desde la Gola del Ter, en el municipio de Torroella de Montgrí
© DagafeSQV

La playa de Sant Simó, en Mataró

Escapada amb cotxes a platges quilometriques - Mataro

Las playas del Callao y de Sant Simó, en Mataró © Isidro Jabato

Ciertamente, la capital del Maresme es muy poblada. Seguro que hay una playa bastante grande para no pisarnos unos a otros? Pues sí. Más allá del arroyo de San Simón hay una playa que tiene el mismo nombre y que se ubica en un entorno muy poco urbanizado, justo delante de las Cinc Sènies, que es la zona agrícola de la ciudad. Prometemos un ambiente menos urbano y más tranquilo, en una playa que tiene un kilómetro de extensión -una parte, es de carácter naturista-.

Como muchas otras ciudades de costa, Mataró también se ha preparado bien para evitar aglomeraciones en sus playas. El aforo calculado para la playa de San Simón es de 700 personas. Si en algún momento se supera, el acceso quedará cerrado y se recomendará a los bañistas que se dirijan a aquellas que tengan espacio disponible. La playa del Callao, junto a la de San Simón, también es muy grande!

Con el coche, busque la ronda de Miguel de Cervantes y tómelo en dirección al mar, junto a la riera de Sant Simó. Cuando llegue al final, pase bajo el puente de la N-II. La playa que queda a la izquierda es la de San Simón. La de la derecha es la del Callao.

La playa de los Muntanyans, en Torredembarra

Escapada amb cotxes a platges quilometriques - Torredembarra

Una de las pasarelas que atraviesan las dunas de la playa de los Muntanyans, en Torredembarra
© Jorge Franganillo

Esta playa ya lo hemos recomendado anteriormente como una de las mejores playas de la Costa Dorada. Aquí la volvemos a recomendar porque es inmensa, en todos los sentidos: tiene una longitud de 2,2 km, una calidad del agua excelente y un entorno natural fascinante formado por dunas y marismas salobres y todo un universo de fauna y flora típica de estos ecosistemas. Por ello, unas pasarelas de madera le indicarán por donde ha de pasar para acceder a la playa. Respetad estos itinerarios marcados para no dañar este ecosistema, que es valioso y muy frágil. Llegará a la playa desde los desvíos que se encuentra en la N-340, que va paralela al mar.

Las playas del delta del Ebro

Escapada amb cotxes a platges quilometriques - punta fangar

La playa de la Punta del Fangar, en el delta del Ebro
© Agustí Descarrega Solà

Hemos agrupado aquí algunas playas del delta del Ebro porque todas tienen características similares: son kilométricas, casi infinitas, y muy anchas. Son muy tranquilas, nunca existe la sensación de aglomeración. Ideales para estos tiempos que estamos viviendo.

En el Delta destacan, sobre todo, la playa de la Punta del Fangar, una gran extensión de playa natural y tranquilidad con un faro muy fotogénico; la playa del Trabucador, un brazo de arena que se adentra en el mar; la playa de Riumar, con dunas y pasarelas, y la playa del Arenal, una playa virgen situada en el sur de la Botella.

La C-41 atraviesa el Delta desde Amposta hasta el mar. Desde aquí hay desvíos a la izquierda y a la derecha que le llevarán a las playas.

Escapada amb cotxes a platges quilometriques - punta fangar 2

La playa de la Punta del Fangar, en el delta del Ebro, con el emblemático Faro del Fangar
© Víctor

Playas de las Casas de Alcanar

Escapada amb cotxes a platges quilometriques - Platja del Marjal

La sierra del Montsià desde la playa del Marjal, en las Casas de Alcanar © Lluket

La escapada en coche a 5 playas kilométricas donde es más fácil mantener la distancia de seguridad termina en las Casas de Alcanar, el núcleo marinero de Alcanar. Sus playas son larguísimas y con aguas limpias y transparentes. Ayuda el hecho de que las playas no son de arena, sino de guijarros blancos. Recomendamos llevar calzado que se pueda mojar.

La playa de las Casas-Marjal es una de las más características de la costa alcanarense. Destaca por la belleza blanca de los guijarros que la configuran. Tiene bandera azul desde 1994.

La playa del Estanyet, al sur de la playa de la Marjal, es una de las más vírgenes de la costa de Alcanar y es ideal para los que buscan tranquilidad, un buen lugar para la práctica del submarinismo y la pesca con caña. Como su nombre indica, antiguamente la playa era una zona húmeda donde se formaba un pequeño estanque. Aún se conservan nidos de ametralladoras de la guerra civil española.

En las Casas de Alcanar, se llega por la N-340. Una vez en el núcleo, busque el paseo marítimo. Cuanto más al sur vais, más solos estará.

Escapada amb cotxes a platges quilometriques - platja de l'Estanyet

Los bunkers de la playa del Estanyet, en las Casas de Alcanar
© Lluket

Más escapadas de playas

Si os ha gustado esta escapada en coche a 5 playas kilométricas donde es más fácil mantener la distancia de seguridad, también os gustarán la escapada en coche a las mejores playas de la Costa Dorada y la escapada en coche a las mejores playas de la Costa Brava.

Consejos que debes tener en cuenta

Recuerde que si hace una salida más larga de lo habitual, preparar bien el coche. En la Ciutat del Motor de Badalona encontrará todos los concesionarios para mantener su coche a punto! Si desea alargar la escapada y estar unos días en la zona, puede camperizar su coche.

Ya estamos en pleno verano. Un verano más deseado que nunca, ahora que la movilidad nos permite reencontrarnos con los paisajes, los pueblos y el patrimonio que tenemos al alcance. Esta propuesta para la Segarra os encantará: tiene paisajes infinitos, horizontes que oxigenan el alma y unos castillos magníficos para no dejar de soñar.

Los castillos del Sió

La zona de la Segarra que recorreremos es muy concreta: seguirá el curso del río Sió. A mediados del siglo XI, esta orilla fue reconquistada a los árabes y proliferaron castillos e iglesias que garantizaban la presencia cristiana. La Ruta de los Castillos del Sió es un itinerario que recorre esta tierra de frontera y que se adentra en los paisajes de secano tan característicos y fotogénicos de la Segarra.

Cervera, la capital de la Segarra, está bien comunicada por carretera, y se puede llegar desde muchos puntos de la geografía catalana. La ciudad bien merece una visita, pero hoy no os detendrá, porque os dejaréis seducir por las historias de los castillos que vaya a visitar. Algunos organizan visitas guiadas y se puede acceder a sus salas y cámaras. Infórmese en antes!

Escapada amb cotxe als castells de la Segarra

Una vista del paisaje característico de los planes de Sión
© Àngela Llop

Hacia el Montcortès y el Aranyó

Comience la escapada en coche a los castillos de la Segarra en Cervera, desde donde vaya hasta Montcortès y Aranyó por la L-303. Los dos núcleos están muy cerca el uno del otro, y en una misma fotografía puede tenerlos ambos!

El castillo de Montcortès original está ya documentado en el siglo XI, pero, como muchos otros castillos de frontera, en las postrimerías del siglo XV fue reformado y sustituido por el edificio que hoy podemos contemplar. Un edificio que impresiona por su grandiosidad y elegancia. Es una magnífica fortaleza con dos torres gemelas muy características.

El castillo del Aranyó había sido en origen una torre de vigilancia y defensa para vigilar los movimientos de los sarracenos. Más tarde, en el siglo XVI, se transformó en el castillo-palacio que vemos hoy, y pasó a tener una función estrictamente residencial. Aquí nació, en 1918, Manuel de Pedrolo, autor del famoso Mecanuscrito del segundo origen.

Escapada amb cotxe als castells de la Segarra

El castillo de Montcortès
© PCB75

Escapada amb cotxe als castells de la Segarra

El castillo de Montcortès, sobre una colina
© Gerard Escuer I Parramona

Concabella: el Centro de Interpretación de los Castillos del Sió

Desde el Aranyó, vamos a Concabella por L-310. Concabella es una parada imprescindible de esta escapada en coche a los castillos de la Segarra: aquí está el Centro de Interpretación de los Castillos del Sió, y nos explicarán muy bien la función y el sentido de estas fortalezas.

Los orígenes del castillo de Concabella se remontan al siglo XI, y mantiene el nombre de la primera saga que fue propietaria. Actualmente, es un gran castillo renacentista con grandes ventanales y galerías organizadas alrededor de un patio central. Como los castillos de los cuentos, tiene una torre en cada una de las esquinas, pero sólo se conservan dos.

Si hace una visita a conciencia en el castillo de Concabella, descubriréis también el Espacio Pedrolo, con una exposición sobre la obra (prolífica e imaginativa) de este escritor, y una exposición permanente sobre la flora y la fauna de los secanos de Lleida , un ecosistema desconocido, que pasa desapercibido de las miradas más turísticas.

Escapada amb cotxe als castells de la Segarra

Detalle de las ventanas del castillo de Concabella
© Isidre Blanc

No importa, así vosotros puede disfrutar con calma y tranquilidad de estos paisajes bellísimos y balsámicos en esta escapada en coche.

Un molino de harina que es un palacio

Desde Concabella, visitamos los castillos de Ratera y Pallargues. Más conocido como castillo-molino de Ratera, el castillo de Ratera se convirtió en una gran casa gótico en los siglos XIV y XV, hasta que en el siglo XVI, cuando la familia de los Erill lo transformaron en un molino de harina que aprovechaba las aguas del Sió. La restauración que se ha hecho permite observar perfectamente las dos funciones del castillo: la residencial y la productiva. Explorar el pueblo de Ratera, una villa cerrada con una única portalada de entrada. Sus habitantes se sentían bien resguardados!

Escapada amb cotxe als castells de la Segarra

El castillo de Ratera funcionó durante un tiempo como molino harinero
© Alberto-g-rovi

Las Pallargues: qué entrada más espectacular!

El castillo de Pallargues también es un castillo-palacio, como muchos otros de la zona que ya ha visto. Pero éste tiene una singularidad monumental: un arco gótico de 13 metros de luz le dará la bienvenida. El encontrará enseguida, en un callejón del núcleo de casas de piedra que tiene el mismo nombre que el castillo.

Escapada amb cotxe als castells de la Segarra

El castillo de Pallargues, con su arco gótico monumental en la entrada
© Isidre Blanc

En este palacio, todavía habitado, las visitas guiadas que se hacen permiten descubrir rincones sorprendentes como la la sala de guardia; la sala capitular, sobria y elegante; el antiguo dormitorio de los nobles; la escalera de caracol que baja los calabozos o el pozo excavado en la propia roca donde nace un agua cristalina.

La torre del homenaje de los Silos

De las Pallargues, volvemos a Concabella, donde cogemos L-310 en dirección a Guissona. Antes de llegar, nos desviamos a la derecha por la L-313 para visitar el castillo de les Sitges, que conserva un aspecto genuinamente medieval, con la esbelta torre del homenaje en el centro del conjunto. Hace más de 20 metros de altura y es, sin duda, el elemento más notable del castillo. Tenga en cuenta que su puerta de entrada se encuentra a 8 metros del suelo: no lo ponían fácil a los enemigos para entrar!

Escapada amb cotxe als castells de la Segarra

La torre del homenaje destaca sobre el conjunto del castillo de les Sitges
© Fer55

Escapada amb cotxe als castells de la Segarra

El castillo de les Sitges
© PMRMaeyaert

En el interior del castillo hay unos espacios propios de una residencia aristocrática y conserva aún la bodega, la mazmorra y la cocina, el horno y las caballerizas. Si sube a la terraza superior, disfrutará de una magnífica panorámica de los planes del Sió, de la Segarra y de comarcas vecinas.

Oluja Baja más Oluja Alta igual a las Oluges

Desde las Sitges, iremos en dirección a Cervera por las carreteras L-313, L-311. Antes de llegar a la capital de la Segarra, tomaremos la N-141f para visitar las Oluges, que se extiende en la falda de la sierra. Se ve claramente el hecho de que originariamente, en el siglo XI, había dos núcleos, cada uno con su castillo y su iglesia: el Oluja Alta y el Oluja Baja.

Escapada amb cotxe als castells de la Segarra

El castillo de Oluja Baixa
© Àngela Llop

Actualmente, entre los dos castillos destaca el castillo de Abajo, una notable construcción renacentista del siglo XVI, que consta de una torre de planta cuadrada, portal adintelado, ventanales con molduras y una gran profusión de elementos heráldicos. El antiguo castillo del Oluja Alta es hoy una casa señorial.

El colofón: la villa cerrada de Montfalcó Murallat

Junto a las Oluges hay Montfalcó Murallat, el final de nuestro recorrido: un pequeño regalo de despedida. Montfalcó Murallat es una de las joyas arquitectónicas de las Tierras de Lleida: es una villa cerrada medieval levantada sobre una colina, que ocupaba una posición estratégica para la vigilancia y la defensa en época de reconquista cristiana.

El acceso al interior del conjunto monumental tiene lugar por una única entrada. Las casas se organizan alrededor de una pequeña plaza y de los callejones que confluyen con estructura radial. Piérdete en ella sin miedo, justamente esa es la gracia! Seguro que encontraréis con los restos de la cisterna comunitaria que recogía el agua de la lluvia desde todos los tejados del pueblo. También se conserva el horno comunal y la iglesia de San Pedro.

Al salir de Montfalcó Murallat, puede disfrutar de la vista desde aquí arriba y sostenga en las retinas los campos de cereal y las colinas amables que te han acompañado durante el trayecto.

Escapada amb cotxe als castells de la Segarra

La villa cerrada de Montfalcó Murallat
© Àngela Llop

Escapada amb cotxe als castells de la Segarra

La plaza de Montfalcó Murallat
© Àngela Llop

Más escapadas de patrimonio

Si os ha gustado esta escapada en coche a los castillos de la Segarra, también os gustarán la escapada amb cotxe a Cardona i Solsona, l’escapada ambcotxe a l’Alta Ribagorça, l’escapada amb cotxe pels pobles medievals del Baix Empordà, l’escapada amb cotxe per la Ruta del Cister, l’escapada amb cotxe per Miravet i la riba de l’Ebre, l’escapada amb cotxe als castells de l’Anoia, l’escapada amb cotxe a la vall de Lord, les 5 escapades amb cotxe a pobles de vertigen, l’escapada ambcotxe a les muntanyes de Prades i l’escapada amb cotxe a la Seu d’Urgell.

Consells que heu de tenir en compte

Recordeu que si feu una sortida més llarga de l’habitual, prepareu bé el cotxe. A la Ciutat del Motor de Badalona trobareu tots els concessionaris per mantenir el vostre cotxe a punt! Si voleu allargar l’escapada i estar-hi uns dies a la zona, podeu camperitzar el vostre cotxe. Aquí us ho expliquem.

Teníamos preparado este artículos para principios de primavera, esta primavera que el covid19 no nos ha dejado disfrutar. De todas formas, hemos decidido publicarlo tal cual lo habíamos escrito.

A partir del 21 de marzo, es primavera! Dejamos atrás los fríos polares y nos dejamos acariciar la piel por los rayos de sol que calientan pero no queman. Es hora de salir de la madriguera, como la marmota, ir a ver mundo! Un mundo que nos espera con deshielo de las nieves en las montañas, la eclosión de flores en los campos de árboles frutales, los pámpanos verdes en los viñedos, los tallos crecidos en los campos de cereal y las aves que van y vienen y que se terminan los humedales a descansar. Son momentos imprescindibles que os invitamos a vivir con estas 5 escapadas en coche para dar la bienvenida a la primavera. Vamos!

Campos de cereales alrededor de Granyena, a la Segarra - Àngela Llop

Campos de cereales alrededor de Granyena, a la Segarra – Àngela Llop

Campos de cereal a la primavera, cerca de Tarroja de Segarra - Àngela Llop

Campos de cereal a la primavera, cerca de Tarroja de Segarra – Àngela Llop

El espectáculo de la floración en la Ribera de Ebro y el Segrià

Uno de los momentos más esperados del año para los amantes de los colores es la floración de los árboles frutales, que se produce en marzo, casi al unísono. Dos de los mejores lugares donde disfrutar de este espectáculo son la Ribera del Ebro y el Segrià, por las grandes extensiones de campos de árboles frutales que hay, gracias a las tierras fértiles que riegan el Ebro y el Segre.

De repente, entre marzo y abril, la Ribera del Ebro y el Segrià se visten de gala y lucen sus mejores colores: el rosa intenso de los melocotoneros y el rosa pálido, casi blanco, los cerezos. Cada vez son más las personas que disfrutan de la llegada de la primavera entre estas grandes extensiones de campos de frutales, y por eso ya se ha acuñado el término ‘fruiturismo’. Municipios como Aitona, Miravet y Tivissa, entre otros, organizan visitas y rutas en los campos, que se convierten durante unos días alfombras llenas de color.

La floración de los melocotoneros a Benissanet - Àngela Llop

La floración de los melocotoneros a Benissanet – Àngela Llop

Campos de árboles frutales floridos a Aitona, al Segrià - Abel Cerezuela Sanjulián

Campos de árboles frutales floridos a Aitona, al Segrià – Abel Cerezuela Sanjulián

Las flores de un cerezo - Joanbanjo

Las flores de un cerezo – Joanbanjo

El deshielo en Aigüestortes y Lago de San Mauricio

Otra escapada en coche para dar la bienvenida a la primavera se puede hacer en el Parque Nacional de Aigüestortes y Lago de San Mauricio. Las dos puertas de entrada principales a este paraíso de la naturaleza son Boí, en la Alta Ribagorça, y Espot, en el Pallars Sobirà. Aquí encontrará aparcamientos habilitados para dejar el coche (no se permite la entrada de vehículos privados a los dominios del parque) y acceder a las maravillas naturales y paisajísticas de este precioso rincón del mundo o bien a pie o bien contratando un taxi todo terreno.

El lago de Ratera, en el Parque Nacional de Aigüestortes y Lago de San Mauricio - Mikipons

El lago de Ratera, en el Parque Nacional de Aigüestortes y Lago de San Mauricio – Mikipons

Nos esperan prados salpicados de flores de todos colores, ríos juguetones que se atreven con todos los saltos, bosques espesos de pinos y robles y, sobre todo, bellos caminos que nos permiten disfrutar de este vergel salvaje.

Cuando la primavera esté consolidada, florecerán partes los lirios, las orquídeas, las gencianas y los rododendros. Estad atentos si subís hasta los estanques de San Mauricio o de Ratera, o si sorteáis gracias a las pasarelas el recorrido caprichoso de Aigüestortes.

El lago de San Mauricio - Diliff

El lago de San Mauricio – Diliff

Castillos de leyenda entre un mar de campos verdes

Si os digo la Segarra, seguro que te vienen a la cabeza dos cosas: castillos y campos de cereal. Efectivamente, en esta página de interior de paisajes ondulantes los campos de cereal se visten de verde con la primavera. Es un espectáculo imprescindible si se quiere vivir uno de esos momentos estallidos del año.

Este manto verde rodea núcleos y monumentos. Hay un patrimonio histórico en la Segarra impresionante, formado por castillos, torres, villas cerradas, santuarios … Puede viajar a la Edad Media si visitas Montfalcó Murallat y los castillos de Concabella, Florejacs, Pallargues, las Sitges … la mayoría se pueden visitar por dentro, y vale la pena!

Castillo de Subirats, en el Penedès - Àngela Llop

Castillo de Subirats, en el Penedès – Àngela Llop

El vuelo de los pájaros, los humedales del Empordà

En primavera, los pájaros se mueven. Es la época en que muchas especies migran entre África y Europa, y los humedales del Empordà son un lugar ideal donde hacer una parada: hay agua medio dulce y medio salada, buenos alimentos y una temperatura ideal!

El estanque del Cortalet es uno de los rincones más emblemáticos del Parque Natural de los Aiguamolls del Empordà - Mikipons

El estanque del Cortalet es uno de los rincones más emblemáticos del Parque Natural de los Aiguamolls del Empordà – Mikipons

Estos pájaros conviven durante una temporada con los que viven todo el año en el Parque Natural de los Aiguamolls del Empordà. Sea como sea, no olvide llevar unos buenos prismáticos, porque así disfrutarás más de las más de 300 especies de pájaros que pueden encontrar. Algunos de los más emblemáticos son el flamenco, pero también encontrará la cigüeña (que son el emblema del parque natural), la garza real, la cigüeña negra (más rara que la blanca), la polla de agua, el ratonero, el cernícalo … No acabaríamos nunca la lista!

Diferentes caminos señalizados le permitirán adentrarse por este paraíso de los pájaros, y como es un terreno plano, las rutas no tienen ningún tipo de dificultad.

Los estanques del Matà, los humedales del Empordà - Mikipons

Los estanques del Matà, los humedales del Empordà – Mikipons

Los pámpanos de los viñedos se abren al sol

Sí, el paisaje de viñedos también es precioso en primavera. Los pámpanos de las cepas se van haciendo mayores y cogen un verde intenso que da color al entorno y en nuestra mirada. Y nos anuncian que pronto, muy pronto, crecerán racimos de uva ufanos que nos regalarán su néctar para que lo convirtamos en vino.

El Penedès (Alt y Baix) es una zona ideal para adentrarse en paisajes infinitos y rebosantes de viña, un cultivo ancestral que llegó a nuestra casa gracias a los griegos, que se instalaron en Empúries en el siglo VI aC.

Paisaje de primavera en el Penedès - Àngela Llop

Paisaje de primavera en el Penedès – Àngela Llop

Visite los pequeños pueblos de Torrelles de Foix, Sant Pere de Riudebitlles o Sant Jaume dels Domenys para dejaros envolver por los preciosos campos de viñedos. Son paisajes ordenados donde nos maravilla comprobar que la colaboración entre la naturaleza y la mano del hombre es posible y respetuosa.

Campos de viña en Torrelles de Foix, en el Penedès - Àngela Llop

Campos de viña en Torrelles de Foix, en el Penedès – Àngela Llop

Más escapadas de naturaleza

Si os ha gustado esta escapada en coche de naturaleza, también os gustarán la escapada en coche en la Alta Ribagorça, la escapada en coche por Miravet y la riba del Ebro, la escapada en coche en los castillos de Anoia, la escapada en coche en el valle de Lord, la escapada en coche en el valle de Camprodon, la escapada en cotxe en el valle de Cardós y la escapada en coche por las montañas de Prades.

Los consejos que debes tener en cuenta

Recuerde que si hace una salida más larga de lo habitual, preparar bien el coche. En la Ciudad del Motor de Badalona encontrará todos los concesionarios para mantener su coche a punto!

Escapada en coche a la Seo de Urgel

En esta escapada hacemos hacia la Seo de Urgel y, por el camino, disfrutaremos de los paisajes invernales del Alto Urgel gracias a la carretera C-14, que podemos tomar en Artesa de Segre si venimos del sur y de poniente o desde la C-26 si preferimos llegar desde el Solsonès.

La Seo de Urgel tiene un núcleo histórico medieval lindo y coqueto, con una calle Mayor porticada y una catedral románica única -pero de todo eso ya hablaremos más adelante! -. La belleza patrimonial de la capital del Alto Urgel es uno de los motivos por los que la hemos elegido para esta escapada en coche. Será el regalo final de un trayecto que perseguirá un horizonte lleno de montañas, y con el agua del Segre como compañero de viaje.

Los porches de la calle Mayor de la Seo de Urgel, con una recreación en blanco y negro - Olybrius

Los porches de la calle Mayor de la Seo de Urgel, con una recreación en blanco y negro – Olybrius

El pantano de Oliana: el agua se abre paso entre las montañas

Poco después del núcleo de Oliana ya encontramos la presa, que nos anuncia que detrás están las aguas calmadas del Segre. Con el agua del embalse se genera electricidad, y la toma sirve también para regular el caudal del río en época de crecida y para garantizar que el agua llega a todos los campos de regadío alrededor de los canales del Segre.

Esta infraestructura hidráulica, inaugurada en 1959, no fue suficiente y los años noventa se construyó otra presa, aguas abajo, creando el embalse de Rialp. Así que Oliana se encuentra justo en el medio de dos pantanos. Entre dos aguas, que diría aquella canción de Héroes del Silencio …

La vista desde la carretera mientras vamos trepando arriba es abrumadora. A ambos lados tenemos montañas, que cada vez son más altas. Y el río, a nuestra derecha, nos recuerda que fue él quien se abrió camino por estos paisajes que nosotros ahora recorremos con el coche. Una maravilla de entorno. Sólo por eso ya merece la pena subir hasta aquí!

El pantano de Oliana, envuelto de muntañas - Isidre Blanc

El pantano de Oliana, envuelto de muntañas – Isidre Blanc

Un puente de la carretera sobre el pantano de Oliana - Maria Rosa Ferré

Un puente de la carretera sobre el pantano de Oliana – Maria Rosa Ferré

Coll de Nargó: el pueblo sobre la roca

Cuando llegamos a Coll de Nargó, el pantano aún nos acompaña a nuestra derecha. Coll de Nargó tiene un bonito casco antiguo de calles estrechas y casas de piedra levantado sobre una roca, con una vista magnífica del Segre y las montañas que lo escoltan.

El núcleo de Coll de Nargó, con el Segre a los pies - Maria Rosa Ferré

El núcleo de Coll de Nargó, con el Segre a los pies – Maria Rosa Ferré

 

Sant Climent y el campanario prerrománico

Coll de Nargó también tiene una bonita iglesia románica, San Clemente, que encontraremos si cogemos la carretera que, desde aquí, va a Isona. Hacemos mención de San Clemente en esta escapada en coche a la Seo de Urgel para que vale la pena detenerse.

Rodeada por el cercado del cementerio, la iglesia fue estudiada y restaurada por Josep Puig i Cadafalch, y en 1946 fue declarada monumento nacional. La torre campanario que hay adosada es prerrománica, y tiene forma ataludada en la parte de abajo (es un poco más ancha en la base que en la parte superior).

La iglesia de Sant Climent de Coll de Nargó - Cherubino

La iglesia de Sant Climent de Coll de Nargó – Cherubino

La fe mueve montañas

Echamos arriba por la C-14 para acercarnos a la Seo de Urgel, pero no tenemos prisa por llegar. Nos deleitamos con el paisaje, que ahora, cerca de Orgañá, nos sorprende con la hermosa montaña de Santa Fe, con un perfil particular. En lo alto está la pequeña ermita de Santa Fe. Ahora ya sabemos el porqué del nombre de la montaña.

La montaña de Santa Fe, a Organyà - Isidre Blanc

La montaña de Santa Fe, a Organyà – Isidre Blanc

Y, ahora sí, llegamos a la Seo de Urgel

Con el oxígeno que nos ha dado el paisaje mientras subíamos, nos adentramos en el núcleo medieval de la Seo de Urgel con aires renovados. Y con ganas de empaparnos del románico que respiraremos por todos los lados.

Para empezar, damos un paseo por la calle Mayor, porticada, que nos traslada automáticamente a otro tiempo. Con las casas de piedra y los callejones estrechos, el núcleo medieval de la Sede nos enamorará desde el primer momento, y encontraremos edificios elegantes y majestuosos como Can Fiter, con unas pinturas murales muy bellas, de estilo clasicista.

La casa de Can Fiter, a la calle Major de la Seo de Urgel - PMRMaeyaert

La casa de Can Fiter, a la calle Major de la Seo de Urgel – PMRMaeyaert

Una joya única por dentro y por fuera

La joya de la corona es la catedral de Urgell, la única de Cataluña que es íntegramente románica. Es majestuosa y muy bonita, con un gusto italianizante visible sobre todo en la fachada, que impresiona de entrada, con dos torres que lo enmarcan (no se descarta que, aparte de su función religiosa, el templo se construyera como lugar de refugio y defensa en caso de ataque, lo que sucedió en más de una ocasión). La fachada está coronada por un esbelto campanario hecho con piedras de dos colores. Fuerza curioso todo, la verdad.

Si damos la vuelta al edificio, por fuera parece que la iglesia sólo tenga un ábside. Una vez dentro, sin embargo, en contamos hasta cinco, pero el único que sobresale en el exterior es el ábside que corresponde a la nave central. Y es donde está la figura de la Virgen, del siglo XIII.

La catedral de la Seo de Urgel - Vladimir Lazo Yakimtseva

La catedral de la Seo de Urgel – Vladimir Lazo Yakimtseva

La imponente fachada de la catedral de la Seo de Urgel - Vladimir Lazo Yakimtseva

La imponente fachada de la catedral de la Seo de Urgel – Vladimir Lazo Yakimtseva

Un claustro sin relato evangélico

Dentro del recinto de la catedral destaca también el claustro, con una cincuentena de capiteles que no representan ninguna escena de los evangelios, sino que tienen motivos ornamentales y figuras. Los hicieron canteros roselloneses, que parecía que tenían predilección por los leones (buscadlos, hay fuerza). Del claustro, tres galerías son las originales románicas, pero una es más moderna, del siglo XVII. Se distingue enseguida por el tamaño de los arcos y unas columnas más robustas.

El claustro de la catedral de la Seo de Urgel - Luis Miguel Bugallo Sánchez

El claustro de la catedral de la Seo de Urgel – Luis Miguel Bugallo Sánchez

San Miguel, la iglesia adosada

Adosada al conjunto de la catedral está la iglesia de San Miguel, el último vestigio del conjunto monumental impulsado por el obispo Ermengol durante el primer tercio del siglo XI. A San Miguel, decorada con la proyección de las pinturas románicas originales que había, podemos acceder desde el claustro de la catedral.

La iglesia de San Miguel, a la Seo de Urgel - Maria Rosa Ferré

La iglesia de San Miguel, a la Seo de Urgel – Maria Rosa Ferré

El campanario de la catedral de Santa Maria de la Seo de Urgel - PMRMaeyaert

El campanario de la catedral de Santa Maria de la Seo de Urgel – PMRMaeyaert

Más escapadas de patrimonio

Si os ha gustado esta escapada en coche a la Seo de Urgel, también os gustarán la escapada en coche a Cardona y Solsona, la escapada en coche en la Alta Ribagorça, la escapada en coche por los pueblos medievales del Baix Empordà, la escapada en coche por la Ruta del Císter, la escapada en coche por Miravet y la orilla del Ebro, la escapada en coche los castillos de la Anoia, la escapada en coche al valle Delord, las 5 escapadas con coche en pueblos de vértigo y la escapada ambcotxe por las montañas de Prades.

Los consejos que debes tener en cuenta

Recuerde que si hace una salida más larga de lo habitual, preparar bien el coche. En la Ciudad del Motor de Badalona encontrará todos los concesionarios para mantener su coche a punto!

Escapada en coche al valle de Incles

El valle de Incles es un magnífico paraje natural privilegiado de Andorra. Situada entre los pueblos del Tarter y Soldeu, tiene una característica forma de U, y eso quiere decir que es de origen glaciar (en tiempos remotos había habido un glaciar). En esta escapada en coche descubriremos los paisajes nevados del valle de Incles salpicados por bordas e iglesias. Un rincón de paz y tranquilidad.

¿Cómo llegamos al valle de Incles?

Desde Andorra la Vella cogemos la carretera CG-2 y, pasado el núcleo del Tarter, encontraremos un desvío a mano izquierda hacia el valle de Incles (está perfectamente señalizado). Subiendo arriba esta carreterita comienza nuestra escapada en coche al valle de Incles.

Abierta al inicio, el valle permite captar de primera mano la belleza del paisaje subalpino -y alpino a medida que vamos subiendo arriba. Los pastos -ahora bajo la nieve- y las bordas dispersas aquí y allá -con sus paredes de piedra y sus tejados de pizarra- nos acompañan hasta llegar al fondo del valle.

Panorámica del valle de Incles desde la zona más abierta del valle Cdani

Panorámica del valle de Incles desde la zona más abierta del valle por Cdani

El núcleo de Incles

Las bordas y las casas están dispersas por todo el valle. El único aldea con cuatro casas contadas reunidas que encontraremos durante el camino es el núcleo de Incles, ubicado a la derecha del río. Reconoceréis este lugar porque uno de los edificios tiene una torre cuadrada de cuatro pisos.

El núcleo de Incles, con la cabecera del valle al fondo Jorge Franganillo

El núcleo de Incles, con la cabecera del valle al fondo por Jorge Franganillo

Paisajes nevados de postal

Podemos subir más arriba por la carretera -si la nieve lo permite- hasta llegar al aparcamiento. Las fotografías de postal que podemos hacer desde aquí ya son suficientes para rememorar en casa, más tarde, la tranquilidad que hemos vivido en uno de los valles más vírgenes y desconocidas del Principado de Andorra.

Pero si todavía nos queremos adentrarse más y vamos bien preparados, podemos hacer alguna ruta a pie desde el aparcamiento donde hemos dejado el coche. Las rutas las tenemos que hacer con un calzado adecuado para la nieve o bien ir equipados con raquetas si ésta es abundante. No es necesario si la nieve ocupa sólo unas manchas dispersas.

De todos modos, teniendo en cuenta que estamos en invierno y que nos estamos moviendo por encima de los 1.700 m de altitud, se recomienda descargar la aplicación Alpify, que permite enviar su ubicación a los equipos de rescate en caso de emergencia.

El refugio de Cabana Sorda envuelto de nieve Simonjoan

El refugio de Cabana Sorda envuelto de nieve por Simonjoan

Hacia le estaño más grande de Andorra

Una de las excursiones que se pueden hacer en el valle de Incles sube hasta el refugio y el estanque de Juclà, el más grande de Andorra. De hecho, de estanques, hay más de uno, y todos forman la cabecera norte-oriental del valle de Incles. Están situados 2.300 m de altitud. Huelga decir que el paisaje desde aquí es increíble, con estanques rodeados de cumbres nevadas. Más fotos para la colección!

Junto a los estanques está el refugio de Juclà, que sólo está guardado en verano, aunque se puede abrir fuera de temporada bajo reserva previa. De todos modos, cuando el refugio está cerrado siempre queda habilitada una parte libre anexa, para que los montañeros se puedan cobijar en caso de necesitar.

El pico de Escobes desde el refugio de Juclà por Jalturgell

El pico de Escobes desde el refugio de Juclà por Jalturgell

Los estaños de Sisqueró: otro secreto bien guardado de Andorra

Para ir al refugio de Juclà, en un cruce hemos tomado el camino que iba hacia el este. Otra opción que tenemos es coger justamente el otro camino, el del refugio Cabaña de Sisqueró y los estanques de Sisqueró. Nos llevará a otro rincón idílico del valle de Incles. A 20 minutos a pie el refugio están los estanques de Sisqueró, el centro de la coma del mismo nombre. Aquí también se nos corta al respiración, y no por el frío, sino por la belleza que nos rodea.

El estaño de Juclà es el más grande de Andorra por Ferran Llorens

El estaño de Juclà es el más grande de Andorra por Ferran Llorens

 

El estaño de Sisqueró por Ferran Llorens

El estaño de Sisqueró por Ferran Llorens

Estaño y refugio de Cabana Sorda

Otra excursión que se puede hacer en el valle de Incles es el del refugio y el estanque de Cabana Sorda, que tiene una pequeña presa para que sus aguas se aprovechan para generar energía eléctrica. Está ubicado a casi 2.300 m de altitud. Es un lugar mágico, también.

El estaño de Cabana Sorda, con las montañas reflectidas en el agua Ferran Llorens

El estaño de Cabana Sorda, con las montañas reflectidas en el agua por Ferran Llorens

A tener en cuenta si vamos en el verano!

Os hemos explicado los atractivos de visitar el valle de Incles en invierno, bajo la nieve. Pero si prefiere ir en verano -cuando se convierte en un vergel de flora y fauna-, debe tener en cuenta que, como es la época de máxima afluencia de público, se cierra el acceso a los vehículos para preservar la tranquilidad del valle. De mediados de junio a principios de septiembre se pone a disposición un tren eléctrico que cubre el trayecto hasta el fondo, de 9 a 18 h. Los tickets se pueden adquirir en la caseta de información que hay al lado del aparcamiento donde dejaremos el coche.

Más escapadas de nieve

Si os ha gustado esta escapada para disfrutar de la nieve en el valle de Incles, también os gustarán la escapada en coche al Baridá, la escapada amb cotxe en Salardú y la escapada en coche al valle de Cardós.

Los consejos que tenéis que tener en cuenta

Recuerde que vaya a la alta montaña, y preparad bien el coche y tenga en cuenta estas 5 claves para mantener el coche en invierno. En la Ciutat del Motor de Badalona encontrará todos los concesionarios. Y no olvide equiparse tomando cadenas para circular por carreteras con nieve. También te vendrá bien seguir unos consejos de conducción en la nieve.

Os gustan las emociones fuertes? Hemos elegido para esta escapada en coche a cinco pueblos encaramados, ubicados en lugares elevados y realmente singulares que los convierte en encantadores y únicos. Vamos!

Siurana: el pueblo legendario encima del escarpe

Podemos empezar a Siurana la escapada en coche a pueblos de vértigo. Situado en un extremo de las montañas de Prades, este núcleo de casas y calles de piedra es encantador. Para subir, la carretera hace unas curvas muy pronunciadas, necesarios para poder subir hacia arriba y llegar a coronar la espectacular risco, codiciado por escaladores de todo el mundo, que vienen para desafiar su verticalidad.

Y una vez en lo alto, qué sorpresa más agradable que nos encontramos! Siurana es un pueblo encantador, alzado en medio de un paraje formidable capitaneado por la sierra de Montsant y el río de Siurana, que queda a nuestros pies, a muchos metros de distancia!

Siurana, además, esconde mucha historia, palpable en cada calle y cada rincón: fue el último reducto de la resistencia sarracena de Cataluña. Aunque destacan en el conjunto monumental los restos de la fortaleza musulmana, situadas a la entrada del pueblo. También es de visita imprescindible la iglesia de Santa María, linda y recogida, con una portada espectacular.

Uno de los lugares más fotografiados de Siurana, sin embargo, es el risco del salto de la Reina Mora. Según la leyenda, Abdelazia, hija del valí musulmán de Siurana, prefirió saltar al abismo del risco con su caballo antes que caer en manos de los cristianos, que ya habían ganado la batalla. El caballo de Abdelazia, al ver el risco delante, intentó detenerse y frenar en seco, pero no lo consiguió porque el empuje ya era muy fuerte. Busque borde el precipicio la marca profunda de la herradura del animal.

El núcleo de Siurana, sobre el escarpe y con el río de Siurana al pie. Crédito: Michael131977

El núcleo de Siurana, sobre el escarpe y con el río de Siurana al pie. Crédito: Michael131977

 

Siurana se alza sobre una roca imponente. Crédito: Thomas Charbonneau

Siurana se alza sobre una roca imponente. Crédito: Thomas Charbonneau

 

Castellfollit de la Roca, el más volcánico

Hemos elegido Castellfollit de la Roca, en la Garrotxa, para continuar la escapada en coche a pueblos de vértigo porque realmente es singular su ubicación. El núcleo, precioso, se alza sobre un risco basáltico de origen volcánico de 40 metros de altura.

El basalto no lo encontrará sólo al pie del pueblo, sino también en el empedrado de las calles y en el mobiliario de la plaza de Josep Pla, una de las más emblemáticas de Castellfollit de la Roca, porque es un excelente mirador del entorno. El basalto, que es la roca que se forma cuando se enfría la lava, es también el material usado en algunos edificios medievales del barrio viejo.

La imagen del pueblo alzado sobre el risco es espectacular. No tiene precio. La imagen de todo un paisaje hundido bajo nuestros pies, a 40 metros de distancia, tampoco.

 

Castellfollit de la Roca, sobre el escarpe de roca basáltica. Crédito: Amadalvarez

Castellfollit de la Roca, sobre el escarpe de roca basáltica. Crédito: Amadalvarez

 

Detalle del pueblo de Castellfollit de la Roca y el escarpe. Crédito: Ferran Cerdans Serra

Detalle del pueblo de Castellfollit de la Roca y el escarpe. Crédito: Ferran Cerdans Serra

 

La iglesia de San Salvador, en Castellfollit de la Roca María. Crédito: Rosa Ferré

La iglesia de San Salvador, en Castellfollit de la Roca María. Crédito: Rosa Ferré

 

Tavertet, el mirador del pantano de Sau

Los riscos que llevan el nombre del pueblo son espectaculares. Son una de las imágenes más reproducidas en el mundo de los paisajes de Cataluña. No es extraño: las paredes se elevan 400 metros por encima del pantano de Sau.

Con casas y calles de piedra, Tavertet alza orgulloso sobre los riscos. Puede visitar primero el pueblo y perderse por sus callejuelas. Y luego puede hacer alguna ruta que nos llevará hasta el abismo, hasta saltos de agua, hasta miradores con una vista que corta la respiración. La cámara de fotos no parará de trabajar! Desde el mirador del Plan del Castillo, por ejemplo, se tiene una panorámica magnífica del pantano de Sau, donde sobresale, en función del nivel del agua, el campanario de Sant Romà de Sau. Si prefiere ir a ver saltos de agua, tenéis donde elegir: los saltos de la Sima, el del Molino Bernat, el de tirabou …

Los escarpes de Tavertet, con la niebla sobre el pantano. Crédito: Sau Mikipons

Los escarpes de Tavertet, con la niebla sobre el pantano. Crédito: Sau Mikipons

 

El pantano de Sau desde el mirador del Plan del Castillo, en Tavertet. Crédito: Ayuntamiento de Tavertet

El pantano de Sau desde el mirador del Plan del Castillo, en Tavertet. Crédito: Ayuntamiento de Tavertet

 

 La vista del valle desde Tavertet. Crédito: Alberto-g-rovi

La vista del valle desde Tavertet. Crédito: Alberto-g-rovi

 

Miravet, la atalaya templaria sobre el Ebro

Continuamos la escapada en coche a pueblos de vértigo en la Ribera de Ebro, donde hay Miravet, con un casco antiguo -el jefe de la ciudad- y unas murallas rasguños al acantilado que cae sobre el gran río. Y arriba de todo, impasible al paso del tiempo, el castillo, el último bastión de la Orden del Temple en Cataluña. Los monjes de esta orden eran guerreros, y acumularon mucho poder y el rey Jaume II decidió aniquilar la orden. Los monjes se resistieron y soportar un asedio muy largo, hasta que cayeron y el castillo quedó en manos de otro orden monástica, los hospitalarios.

Es la épica historia que os explicarán haciendo la visita guiada al castillo de Miravet (que vale mucho la pena). Os impregnado de episodios capitales de la historia medieval de país, y disfrutará de un paisaje increíble, surcado por un Ebro que se abre paso entre desfiladeros y cultivos. Fascinante, de verdad.

El casco antiguo de Miravet, con el Ebro al pie. Crédito: Future75

El casco antiguo de Miravet, con el Ebro al pie. Crédito: Future75

Morella, el castillo sobre la muela

Vamos más al sur, en la comarca de Els Ports, por bada con Morella. Lo que más nos llamará la atención de este núcleo amurallado es el castillo, encaramado sobre una roca, altivo e imponente, dominando un océano de montañas.

El paso de numerosas civilizaciones ha dejado su huella en esta impresionante construcción habitada ininterrumpidamente desde el tercer milenio antes de Cristo. Se han encontrado restos del neolítico, de la edad del bronce y del hierro. También los iberos rondar por aquí. Pero no fue hasta la época romana, la de los visigodos, la de la dominación árabe y la posterior reconquista que el castillo fue cogiendo forma. La muela se fortificó, tirando un mensaje contundente a los enemigos: no soy fácil de conquistar.

Una historia apasionante que, ya desde la plaza de Armas, va acompañada de una vista excepcional del entorno: es como si pudiera sobrevolarlo, tan arriba que se encuentra. Cadenas montañosas se extienden frente a usted y las casas morellanas extienden a sus pies creando un tapiz de tejados rojizos. Precioso.

El castillo de Morella, encima de la muela y las casas del casco antiguo al pie. Crédito: Àngela Llop

El castillo de Morella, encima de la muela y las casas del casco antiguo al pie. Crédito: Àngela Llop

 

El pueblo de Morella, coronado por el castillo sobre la roca. Crédito: Àngela Llop

El pueblo de Morella, coronado por el castillo sobre la roca. Crédito: Àngela Llop

 

Más escapadas en coche de patrimonio

Si os ha gustado esta escapada en coche a pueblos de vértigo, también os gustarán la escapada en coche a Cardona y Solsona, la escapada en coche en la Alta Ribagorça y la escapada en coche por los pueblos medievales del Baix Empordà.

Los consejos que debes tener en cuenta

Recuerde que si tiene que conducir durante horas, hay que preparar bien el coche antes de la escapada. En la Ciudad del Motor de Badalona encontrará todos los concesionarios, y estará muy bien asesorados.

Escapada en coche al valle del Corb

Siguiendo el curso del río Corb, entre la Conca de Barberà y el Urgell, encontramos pequeños pueblos medievales que conservan un patrimonio cultural impresionante mecido por un paisaje de bosques y campos de viñedos, almendros y olivos. Os arrepentiréis si no vaya!

 

Un poco de introducción

Dedicamos a esta escapada en coche al valle del Corb porque nos gustan esos rincones resguardados de los grandes polos turísticos que se dejan descubrir por carreteras secundarias.

El núcleo de Forés, rodeado de campos de cultivo. Crédito: Àngela Llop

El núcleo de Forés, rodeado de campos de cultivo. Crédito: Àngela Llop

 

El Corb es un río que nace en la fuente de Rauric, en el término de Llorac y pronto se dirige hacia el oeste, en dirección al Segre, que la espera en Vilanova de la Barca, ya en el Segrià. Pero el tramo que nosotros conoceremos del Corb es el del inicio, de Llorac hasta Belianes. Por estos paisajes de la Conca de Barberà y el Urgell descubriremos villas cerradas, castillos, monasterios y calles adoquinadas que nos robarán el corazón.

 

Santa Coloma de Queralt: el esplendor de la Segarra histórica

Aunque se encuentra administrativamente a la comarca de la Conca de Barberà, Santa Coloma de Queralt ha tenido siempre el corazón en la Segarra. De hecho, con respecto al paisaje, no hay ningún ‘frontera’. Puede venir desde la Segarra hasta Santa Coloma y no os habréis dado cuenta que ha cambiado de comarca -administrativa-.

Paisajes de bosques y cultivos alrededor de Santa Coloma de Queralt. Crédito: Àngela Llop

Paisajes de bosques y cultivos alrededor de Santa Coloma de Queralt. Crédito: Àngela Llop

 

Dicho esto, ya se puede perder por las callejuelas y las calles porticadas de la villa. Todos los caminos te llevarán al magnífico patio de armas y al castillo, que es más bien un palacio fortificado. Era la residencia de los condes de Santa Coloma, y ​​se distinguen con facilidad las pinceladas del gótico, el Renacimiento y el barroco que lo hacen aún más esplendoroso. Se hacen visitas guiadas y se puede subir a la torre. La vista merece la pena.

 

La iglesia de Santa María, en Santa Coloma de Queralt. Crédito: Maria Rosa Ferré

La iglesia de Santa María, en Santa Coloma de Queralt. Crédito: Maria Rosa Ferré

 

La plaza Mayor, porticada, de Santa Coloma de Queralt. Crédito: Maria Rosa Ferré

La plaza Mayor, porticada, de Santa Coloma de Queralt. Crédito: Maria Rosa Ferré

 

Hacia Rauric y el nacimiento del río

Tomamos la carretera T-224 en dirección a Llorac. Antes de llegar, pararemos en Rauric, el vecindario donde nace el Corb, el río que nos acompañará siempre a partir de ahora en esta escapada en coche por su valle. Rauric, coronado por la iglesia de Santa Fe, se encuentra a la derecha de la carretera y muy cerca de él, en el lado meridional, está la fuente de Rauric. Estamos en la meseta Segarra: los campos de cultivo que nos rodean parecen no tener fin. Sólo unas manchas de bosque nos interrumpen la mirada hacia el horizonte.

Santa Fe de Rauric, en el término de Llorac. Crédito: Maria Rosa Ferré

Santa Fe de Rauric, en el término de Llorac. Crédito: Maria Rosa Ferré

 

La villa closa de Conesa

Antes de llegar a Llorac todavía nos desviaremos hacia la izquierda por la T-2244, hacia Rociana del Condado y luego hacia nuestro objetivo: Conesa. Durante la travesía, no paramos de abrir a ambos lados de la carretera: los paisajes nos tienen hipnotizados, y son cambiantes: ahora bosques de pino, como campos de cultivo que dibujan en la tierra un tablero de ajedrez.

La entrada a la villa closa de Conesa. Crèdit: Maria Rosa Ferré

La entrada a la villa closa de Conesa. Crèdit: Maria Rosa Ferré

 

San Pedro de Sabella, en el término de Conesa. Crédito: PMRMaeyaert

San Pedro de Sabella, en el término de Conesa. Crédito: PMRMaeyaert

 

Finalmente, llegamos a Conesa, una villa cerrada sorprendente. Su núcleo histórico está perfectamente conservado. Un paseo por sus calles nos hará atravesar portales, llegar a la iglesia y recorrer los pintorescos rincones de esta villa medieval rodeada de campos de cereal. Una maravilla.

Vista de los campos de cereal desde el núcleo de Conesa. Crédito: Maria Rosa Ferré

Vista de los campos de cereal desde el núcleo de Conesa. Crédito: Maria Rosa Ferré

 

Siguiente objetivo: Vallfogona de Riucorb

Volvemos a la carretera principal (T-224) y la tomamos en dirección a Llorac y seguimos más allá. A Vallfogona de Riucorb, paramos. Aquí el paisaje se ha vuelto más boscoso. De hecho, los árboles nos escoltan a ambos lados de la carretera, sin dejarnos ver mucho más allá. El pueblo de casas de piedra sube hasta el castillo. Es bonito y recogido. Otro hallazgo de este valle que no para de sorprendernos.

El casco antiguo de Vallfogona de Riucorb. Crédito: Maria Rosa Ferré

El casco antiguo de Vallfogona de Riucorb. Crédito: Maria Rosa Ferré

 

Guimerà: el pueblo subido a una montaña

Continuamos la escapada en coche al valle del Corb hasta llegar a Guimerà, el pueblo encaramado en la falda de una montaña. Todas las calles, medievales y empedradas, van hacia arriba, en zigzag para desafiar el desnivel, y al final tenemos nuestra recompensa: la iglesia de Santa María y, un poco más arriba aún, la torre del castillo. La vista desde aquí es magnífica. No es ninguna exageración. El valle del Corb es a nuestros pies. Hemos recorrido una parte por dentro y ahora parece que la sobrevolamos.

La calle del Norte de Guimerà. Crédito: Enric

La calle del Norte de Guimerà. Crédito: Enric

 

Santa María de Guimerà, desde la torre del castillo. Crédito: Xavi López

Santa María de Guimerà, desde la torre del castillo. Crédito: Xavi López

 

s castillos: ahora toca el de Ciutadilla

Seguimos la ruta, que la cosa no acaba aquí! Ahora nos espera el castillo de Ciutadilla, que corona el núcleo que creció bajo su protección. Altivo y imponente, los restos desafían el paso del tiempo, con una torre altísima que es como un faro en medio de las colinas y los campos de cultivo. Se realizan visitas guiadas todos los domingos. Vale la pena tener en cuenta, para que os explicarán las batallas que se libraban en este territorio.

El castillo de Ciutadilla, en lo alto del núcleo. Crédito: Enric

El castillo de Ciutadilla, en lo alto del núcleo. Crédito: Enric

 

Panorámica del pueblo de Ciutadilla con el castillo en lo alto del promontorio. Crédito: Àngela Llop

Panorámica del pueblo de Ciutadilla con el castillo en lo alto del promontorio. Crédito: Àngela Llop

 

El monasterio cisterciense femenino más importante de Cataluña

La carretera continúa hacia Belianes, pero nosotros nos desviaremos antes y pasaremos por Maldà (un bonito pueblo alto de un cerro rodeado por unos paisajes increíbles) y Llorenç de Rocafort antes de detenernos en Vallbona de les Monges. Por la calle Mayor (muy bonito, por cierto), llegaremos al Real Monasterio de Santa María de Vallbona, el monasterio cisterciense femenino más importante de Cataluña.

El núcleo de Maldà, bajo la nieve. Crédito: Adatvi 91

El núcleo de Maldà, bajo la nieve. Crédito: Adatvi 91

 

El monasterio de Santa María de Vallbona, en Vallbona de les Monges. Crédito: Àngela Llop

El monasterio de Santa María de Vallbona, en Vallbona de les Monges. Crédito: Àngela Llop

 

La calle Mayor de Vallbona de les Monges. Crédito: Xavi López

La calle Mayor de Vallbona de les Monges. Crédito: Xavi López

El claustro y el interior de la iglesia son los rincones más recogidos y bonitos del monasterio. El juego de luces, la ornamentación sobria pero bien trabajada y el silencio que se respira son un colofón inmejorable para acabar esta escapada en coche en el valle del Corb.

 

s escapadas de patrimonio

Si os ha gustado esta escapada por el patrimonio cisterciense, también os gustarán la escapada en coche a Cardona y Solsona, la escapada ambcotxe en la Alta Ribagorça, la escapada en coche por los pueblos medievales del Baix Empordà y la escapada en coche para las montañas de Prades.

 

Los consejos que debéis tener en cuenta

Recuerde que vaya a la alta montaña, y prepare bien el coche. En la Ciudad del Motor de Badalona encontrará todos los concesionarios, y estará muy bien asesorados.

El otoño tiene magia. Y en Cataluña hay lugares fantásticos donde disfrutar de los colores ocres de los bosques, de los rojos de la vid y de una luz única y especial. Aquí os ofrecemos 5 lugares donde disfrutar a placer de esta estación del año.

El Montseny: un clásico que nunca falla

Además de ser Parque Natural, el Montseny es Reserva de la Biosfera, porque la actividad humana y la naturaleza conviven en perfecta armonía. De hecho, los paisajes modelados por los agricultores y ganaderos del macizo han dado una personalidad especial a estas montañas tan codiciadas por sus rincones naturales increíbles, como la fuente de Passavets, el camino empedrado de Morou, los hayedos de Santa Fe …

5 escapades amb cotxe per gaudir de la tardor

El otoño estalla en los bosques del Montseny ©Isidro Jabato

Ermitas, pueblos, lagos y bosques de cuento. Estos son los ingredientes infalibles que hacen que la escapada en coche al Montseny sea una garantía segura. Recuerde, sin embargo, que puede ir en coche hasta Sant Celoni y, desde el aparcamiento de la Forestal, coger un autobús hasta el pantano de Santa Fe o hasta Fontmartina. Este servicio funciona todos los fines de semana y ayuda a descongestionar la zona de vehículos privados. Tanto desde Santa Fe como desde Fontmartina podrá hacer excursiones a pie que os impregnarán de otoño!

5 escapades amb cotxe per gaudir de la tardor

Bosque con niebla y aires de otoño, en el Montseny ©Mikipons

Las montañas de Prades, qué paraíso!

Tapizadas de bosques se mire donde se mire, las montañas de Prades son un paraíso para disfrutar del otoño. Todavía quedan plantadas de castaños en la zona, y es un espectáculo ver sus hojas de color amarillo y dorado. Los arces, que también están muy presentes en la zona, cambian de color hacia el rojo intenso. Una maravilla.

Una bonita excursión donde captar todos los colores del otoño es subir desde el pueblo de Prades (de visita imprescindible) hasta el cerro de la Baltasana, que es el pico más alto de las montañas de Prades. Hay una ruta señalizada que transcurre por una pista ancha y cómoda, donde escuchar con calma el canto de los pájaros, encontrar rastros de los animales del bosque y caminar entre robles rebollos, una especie de roble que, en el Principado, sólo se encuentra en las montañas de Prades. Una vez arriba de la colina sabréis por qué aquí el otoño es tan intensa!

Bosc de les muntanyes de Prades

Bosque de las montañas de Prades ©Future75

Hacia la Garrotxa: inmersión en la Vall d’en Bas y los volcanes

La Garrotxa es idílica. Tiene rincones increíbles donde disfrutar del otoño. Uno de los más populares y transitados es la Fageda d’en Jordà. No es extraño: las hayas cambian a un color amarillo, primero, y rojo, después, creando una imagen magnética que nos deja embobados.

Fageda d'en Jordà des de Xenacs ©Mikipons

Vista de la Fageda d’en Jordà, en pleno otoño, desde el mirador de Xenacs ©Mikipons

Otra de las singularidades de la Garrotxa son sus volcanes, envueltos de bosques encantadores. El de Santa Margarita tiene una ermita dentro del cráter. Y el del Croscat muestra sus entrañas por la cantera que se explotó hasta el siglo pasado. Pero hay muchos más!

La Valld’en Bas es otro de esos rincones de la Garrotxa de visita imprescindible. Con núcleos tan bonitos como los Hostalets d’en Bas o el Mallol, también es un buen lugar donde centrar una escapada en coche para disfrutar del otoño.

5 escapades amb cotxe per gaudir de la tardor

El pintoresco núcleo de Hostalets d’en Bas, en la Garrotxa ©Maria Rosa Ferré

El Berguedà y el Pedraforca: qué bien de dios de setas!

El Berguedà es tierra de setas. Sus bosques son prolíficos en pinetells, cepas, rebozuelos … No sabemos si esta temporada será buena o llegará más tarde que de costumbre, pero los bosques del Berguedà son igualmente una buena excusa para plantearse una escapada en coche para disfrutar de otoño. Con rincones tan encantadores como el hayedo del Gresolet y pueblos tan encantadores como Castellar de n’Hug, la Pobla de Lillet o Sant Jaume de Frontanyà, no son necesarias más excusas para animar a ellos!

5 escapades amb cotxe per gaudir de la tardor

Magnífico paisaje de otoño en el Berguedà ©Juan Manuel Monleón Antón

Y si aún no está convencido, piensa que el Berguedà está el mítico Pedraforca, aquel montaña omnipresente con dos picos y una enforcadura que toma una nueva luz en otoño. Imprescindible!

5 escapades amb cotxe per gaudir de la tardor

El Pedraforca ©Espinya

Las viñas doradas de la Terra Alta

Para terminar este artículo de recomendaciones de escapadas en coche para disfrutar del otoño, hemos elegido un paisaje de viñedos. Porque es todo un espectáculo ver como los pámpanos de las vides cambian de vestido y se mudan hacia el marrón, el amarillo y el rojo. Estos paisajes de viña los encontrará en la Terra Alta, donde hay pueblos tan encantadores y sorprendentes como Horta de Sant Joan, Arnes y Batea; bodegas modernistas imperdibles como el del Pinell de Brai y rincones con historia como el pueblo viejo de Corbera d’Ebre.

5 escapades amb cotxe per gaudir de la tardor

Unas viñedos, en otoño©NothingToSeeHere

 

5 escapades amb cotxe per gaudir de la tardor

Vinyes en el pueblo de Bot, en la Terra Alta©Àngela Llop

Más escapadas en coche

Estas 5 escapadas en coche para disfrutar del otoño no son exhaustivas. También puede disfrutar del otoño en el Vall de Camprodon, en el valle De Lord, en los valles de Àneu, en la Alta Ribagorça, en el valle de Cardós, el Baridà y en las Gavarres.

Los consejos que debes tener en cuenta

Recuerde que si tiene que conducir durante horas, hay que preparar bien el cotxeabans de la escapada. En la Ciutat del Motor de Badalona encontrará todos los concesionarios, y estará muy bien asesorados.

Aunque hace un tiempo excelente para disfrutar de un baño refrescante en los ríos: las pozas y las playas de interior son una excusa fantástica para una escapada en coche de fin de semana. Aquí tenéis una selección, con piscinas naturales repartidas por todo el territorio y de fácil acceso. A menudo son espacios naturales frágiles, tingue-me presente a la hora de disfrutar. Vamos!

La riera de Merlès: un paraíso natural del Berguedà

Desde la sierra del Catllaràs, la riera de Merlès desfila por el Berguedà ya su paso crea charcos y bonitos rincones aptas para el baño. Es un clásico. Es un espacio natural protegido, y hay varios caminos y rutas que lo recorren y acceden. Uno de los más populares es el que sale del camping Riera Merlès, en Borredà. El paseo es muy agradable, y como transcurre a orillas del río, es posible ir allí refrescante de vez en cuando.

La riera de Merlès – @Marinabenavente

La Foradada de Cantonigròs, un paisaje de cuento de hadas

Otro clásico que no podemos dejar de destacar en esta escapada en coche a las mejores piscinas naturales y playas de interior es la poza de la Horadada, con salto de agua incluido. Un paraje de cuento de hadas! Se llega por un agradable paseo si dejamos el coche en el campo de fútbol de Cantonigròs. Las marcas amarillas del camino nos guiarán hasta el pozo, donde nos podremos bañar sin problema.

Escapada amb cotxe als millors gorgs - La Foradada

La poza de la Foradada de Cantonigròs – @Alberto-g-rovi

La pesquera de Beseit, una delicia

El Ulldemó es un pequeño río que riega el término de Beseit antes de desembocar en el Matarranya, en el macizo de los Ports. Uno de los lugares más bellos del Ulldemó es la pesquera, un espacio natural al que se llega por una pista cómoda de hacer a pie y que sale de la parte alta del núcleo de Beseit. Si queremos llegar con el coche mismo, se han habilitado una quincena de aparcamientos cerca de las zonas de baño. Todos son de pago, y sólo se puede acceder con el ticket adquirido antes al Punto de Control de la pesquera, a 1 km de Beseit. Estos aparcamientos están abiertos hasta el 15 de septiembre.

Escapada amb cotxe als millors gorgs - El riu Ulldemó

El río Ulldemó, en Beseit – @El noi de la Garriga

La poza de la Olla del torrente de la Cabana

La poza de la Olla es uno de los siete pozos que hay en el torrente de la Cabaña, en el término de Campdevànol, en el Ripollès. En los siete pozas está permitido el baño, y se va accediendo por un camino que va junto al río. Para proteger este magnífico entorno natural de la masificación, la entrada se ha limitado a las 600 personas diarias entre el 1 de junio y el 30 de septiembre, y hay que pagar el acceso. Vale la pena, porque el baño aquí es reparador!

Escapada amb cotxe als millors gorgs - El gorg de l'Olla

La poza de la Olla, en el torrente de la Cabana de Campdevànol- @ Jorge Franganillo

El charco del Vidre de Arnes, un clásico de la Terra Alta

Desde el mismo pueblo de Arnes hay una pista señalizada que se puede hacer en coche y que conduce al charco del Vidre, uno de los tesoros naturales y paisajísticos más preciados de la Terra Alta. A mano derecha del aparcamiento está el camino y las escaleras que bajan hasta el charco, un pequeño paraíso para refrescarse del calor y también para serenar el alma, con el agua cayendo abajo entre las rocas.

Escapada amb cotxe als millors gorgs - Toll de Vidre

El charco del Vidre – @Gpatgn

La Fontcalda: aguas mineromedicinales entre acantilados

No muy lejos de Arnes, en Gandesa, existe la Fontcalda, un lugar mágico. Antiguamente fue un balneario, y hoy es un santuario con un manantial de donde brota agua termal a 28 ºC. El Canaletes se abre paso poco a poco entre imponentes acantilados y deja a su paso bonitos charcos, algunos incluso con pequeñas playas que facilitan el acceso. Durante la temporada alta de verano, el acceso con vehículo se controla y se restringe.

Escapada amb cotxe als millors gorgs - La Fontcalda

La Fontcalda, en Gandesa – @DagafeSQV

El charco del Niu de l’Àliga, en el valle de la Glorieta

La Glorieta, que transcurre entre Alcover y Mont-ral, en las montañas de Prades, está lleno de rincones encantadores. Uno es el salto de agua del Niu de l’Àguila. Se accede a pie fácilmente por una pista forestal que sale del aparcamiento de Mas Forés de Alcover. Este aparcamiento es de pago, pero podremos evitarlo si dejamos el coche en la ermita del Remei, a 10 minutos a pie de Mas Forés. Si desea ver donde nace la Glorieta, puede continuar camino arriba después de haberos remojado al Niu de l’Àguila.

Escapada amb cotxe als millors gorgs - Niu de l'Àliga

El Niu de l’Àliga, en el río la Glorieta – @Tabalot

La poza de Santa Margarita: una sorpresa del valle de Hostoles

Desde el aparcamiento del Espacio Polivalente del pueblo de Planes d’Hostoles, en la Garrotxa, vamos en dirección a Amer por la vía verde que une Olot con Girona. Cuando encontramos los restos de la iglesia de Santa Margarita, giramos a la izquierda. Las marcas amarillas nos llevarán hasta el río Brugent y el maravilloso poza de Santa Margarita, con un salto de agua fabuloso, que refresca el entorno.

Escapada amb cotxe als millors gorgs - Gorg de Santa Margarid

La poza de Santa Margarida, en les Planes d’Hostoles – @AlbertTM

Si te han gustado estas propuestas de baños refrescantes en piscinas naturales para hacer una escapada en coche, también os gustarán la escapada en coche a las mejores playas de la Costa Brava y la escapada en coche a las mejores playas de la Costa Dorada.

Los consejos que debes tener en cuenta

Recuerde que antes de coger el coche y hacer una distancia larga, hay que preparar bien el coche. En la Ciudad del Motor de Badalona encontrará todos los concesionarios, y estará muy bien asesorados.