No es necesario ser un experto en el mundo del motor para saber un poco más de nuestro coche y conocer los detalles de algunos de los elementos más importantes del mismo, como lo puede ser, por ejemplo, la correa de distribución. Conocer un poco mejor las diferentes partes de un automóvil puede ser de mucha ayuda para saber cada cuanto tiempo debemos hacerle mantenimiento. También es una buena forma de saber si nuestro mecánico de confianza de verdad está realizando un buen trabajo en nuestro vehículo.

 

Hoy vamos a contaros un poco sobre la correa de distribución, ¿qué es?, ¿para qué sirve?, ¿cómo saber si un coche lleva cadena o correa de distribución?, ¿cuáles son las averías que pueden presentarse en caso de romperse la correa? e incluso, cada cuánto se recomienda cambiar esta parte del coche.

 

¿Qué es la correa de distribución y para qué sirve?

La correa de distribución de un automóvil (también conocida como correa dentada o banda de distribución) es un elemento que tiene como objetivo principal la coordinación de los movimientos que se dan entre el árbol de levas y el cigüeñal del coche. Esa coordinación llevada a cabo por la correa de distribución es la que permite que las válvulas del motor se abran sin ser golpeadas por el pistón.

 

¿Cómo saber si un coche lleva cadena o correa de distribución?

Saber si un coche lleva correa o cadena de distribución no es tan complicado como muchos podemos pensar, simplemente debemos tener una pequeña idea de coches y entender un poco las diferencias entre estos dos elementos. Para asegurarnos que nuestro coche tiene cadena o correa podemos hacer dos cosas: leer la ficha técnica o, simplemente (una solución que nos da mucha más seguridad) levantar el capó del coche y mirar si es una cadena o una correa.

 

Diferencias entre una cadena y una correa de distribución

Diferenciar una correa de una cadena de distribución es muy sencillo, las cadenas son metálicas y se parecen bastante a una cadena de bici o de motocicleta, por otro lado, las correas son de goma o caucho y usualmente son de color negro. Con esta simple característica de ambos elementos podremos diferenciarlos fácilmente y sin problema, mirando el interior del capó de nuestro coche.

 

¿Qué averías pueden darse en un automóvil si se rompe la correa?

Es importante saber cada cuanto se cambia la correa de distribución porque, de romperse, puede generar una cantidad de averías muy problemáticas para nuestro automóvil. Y es que, como comentábamos anteriormente, la correa se encarga de coordinar el movimiento entre las diferentes partes del motor del automóvil, si esa coordinación se pierde estas piezas pueden comenzar a chocar entre ellas y, por ser tan frágiles, pueden fracturarse o incluso quedar inservibles. Las averías más conocidas pueden ser:

● Torcedura del árbol de levas.

● Doblado de las válvulas.

● Doblado de las bielas.

● Pistones dañados.

¿Cada cuando debemos cambiar la correa de distribución?

La verdad es que no existe un tiempo determinado en el que se deba cambiar la correa de la distribución, todo depende de cuánto kilometraje recorra nuestro coche, de la calidad del repuesto utilizado, de la marca de nuestro automóvil y de muchas otras cosas. En general, el manual del coche debería traer un kilometraje medio en el que debe sustituirse la correa —usualmente recomiendan cambiarla al recorrer entre 90 000 y 115 000 kilómetros—, por ello, se recomienda mucho leer el manual y, de ser posible, cambiar la correa unos 10 000 kilómetros antes de lo recomendado.

 

Ahora que ya sabes cómo saber si tu coche tiene cadena o correa de distribución, solo tienes que perderle el miedo a abrir el capó y asegurarte de qué tipo de sistema lleva el vehículo para saber qué mantenimiento necesita y cuándo debe realizarse. ¿A que no es tan difícil?

0 comentarios

Deja un comentario

Participa y deja tu comentario
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *