Los coches autónomos están a la vuelta de la esquina, todos hemos visto vídeos sobre las pruebas que compañías tan importantes como Google o Uber están haciendo. Incluso hemos podido ver como compañias como Tesla incluyen sistemas de conducción autónoma hoy en día en sus vehículos. A pesar de estos importantes esfuerzos, todavía no estamos viendo de forma masiva coches autónomos en nuestras carreteras. Y lo cierto es que todavía quedan algunos retos por superar, que impiden que veamos en concesionarios de coches en Badalona coches autónomos a la venta.

Tenemos que considerar que estos retos que todavía tienen que salvar los grandes fabricantes son de tipo tecnológico, pero también legal, y por otro lado también sociológico, ya que con la introducción de coches autónomos en nuestras carreteras se plantean muchas incógnitas que afectarán al día a día.

Coches autónomos

 

La tecnología que todavía está por llegar

Si bien es cierto que hemos visto a importantes compañías tecnológicas hacer pruebas con diferentes tipos de vehículos, con el fin de proporcionar soluciones autónomas de conducción, la tecnología todavía no está lista. Hay avances muy importantes, pero la mayor parte de ellos todavía tienen fallos que hacen que sea necesario que para poder disfrutar de un coche autónomo necesitemos carreteras perfectamente asfaltadas y bien pintadas. Esto no es una realidad a lo largo de todo el mundo y por lo tanto los coches autónomos todavía no están listos para circular.

Estas pruebas que están realizando las grandes compañías están permitiendo que se avance de forma muy rápida de cara a tener la mejor tecnología disponible para los coches autónomos, pero todavía hay que destinar más tiempo a investigar para poder seguir avanzando en materia de coches autónomos. Los talleres de todo el mundo, incluso los talleres oficiales en Badalona, esperan con impaciencia la irrupción de estos coches en el mercado, para poder revisar cuáles son las novedades que estos vehículos traerán al mundo del motor, y los retos a los que se enfrentarán los profesionales de la reparación, que pasarán, seguramente, a tener un perfil más técnico en lugar de tan mecánico, como tienen ahora.

 

La legislación tendrá que cambiar

Las pruebas que están realizando las grandes empresas tecnológicas que están probando este tipo de coches se realizan con permisos especiales que conceden autoridades a nivel local. De esta forma pueden circular con sus coches de prueba por determinadas áreas, muy concretas. Esto no quiere decir, lógicamente, que estos coches ya puedan circular por cualquier lado, sino todo lo contrario. Por ahora su circulación se restringe a áreas específicas, ya que la legislación a nivel global por ahora solo contempla estas excepciones, pero no está todavía preparada para los retos que pondrán encima de la mesa los coches autónomos.

Por un lado tenemos que tener en cuenta que en casos de accidentes, hay que resolver la parte de quién tiene la culpa. Hay situaciones en las que resultará difícil saber quién tiene realmente la culpa, pero gracias a los coches autónomos, todo quedará registrado y quizás se podrá acceder a cámaras que tendrán los vehículos para resolver estas cuestiones de forma rápida y sencilla.

En cualquier caso, se presentan muchos retos, que también van más allá de la legislación, ya que habrá que resolver cuestiones, como que un vehículo autónomo se enfrente a una situación de riesgo, y tenga que valorar si poner en riesgo la vida de los que van dentro del vehículo, o de las personas con las que podría impactar el coche que se encuentran en el exterior del vehículo. Retos muy interesantes que veremos como se resuelven en los próximos años.

 

0 comentarios

Deja un comentario

Participa y deja tu comentario
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *