10 consells per estalviar gasolina - consejos para ahorrar gasolina

Un cambio de hábitos puede suponer un drástico ahorro en gasolina y una reducción notable de los costes de mantenimiento de nuestro coche. En esta entrada os damos consejos para ahorrar gasolina mientras conducimos.


La gasolina es uno de los gastos más recurrentes por los conductores. Quizá no tan cuantiosa como puede ser el seguro o el paso por el taller mecánico, pero sí mucho más seguida. De hecho, según un estudio de Audatex España, llenar el depósito equivale al 66% del coste de mantenimiento de un coche. Así, si el gasto total de un vehículo con 90.000 kilómetros en las ruedas se sitúa de media sobre los 8.300 euros, sólo la gasolina supondría una inversión de unos 5.300. En artículos anteriores hemos analizado como amortizar la inversión en un nuevo automóvil.

1 – Arranca sin pisar el acelerador

Una costumbre mal extendido entre muchos conductores y que sólo comporta un gasto innecesario de gasolina. La universalización de los motores de inyección hace que la mayor parte de los vehículos arranquen simplemente con el contacto o bien pulsando los pedales de embrague o frenado, que tienen ninguna repercusión en el gasto de combustible.

Lo que sí debemos tener en cuenta es que, si conducimos un diésel, tendremos que esperar un par de segundos antes de arrancar el motor.

2 – No alargues el cambio de marcha

Conducir un coche por encima de las revoluciones recomendadas acelera enormemente el vaciado del depósito. Usar la primera sólo para arrancar, cambia a segunda a los pocos segundos de estar conduciendo y cambia siempre al llegar a las 1.500 revoluciones, si conduces un diesel, o a las 2.000 si tienes un gasolina.

Diferentes estudios demuestran cómo, sólo con una buena utilización de las marchas, podemos ahorrar el consumo de gasolina en un 15%. Dicho de otro modo: 250 euros menos de inversión cada 20.000 kilómetros.

3 – Apaga el motor

La mayor parte de los coches actuales llevan incorporado el sistema Start & Stop, que detiene el coche cada vez que el cuentakilómetros marca 0 km / h. No es un capricho de los fabricantes. Un motor al ralentí durante 10 minutos puede llegar a consumir hasta 0,13 litros de gasolina por cada 100 kilómetros.

Si tu coche no cuenta con el sistema Start & Stop tampoco tienes excusa. Conseguiremos el mismo efecto simplemente apagando el motor cuando estemos parados.

4 – Mantiene una velocidad constante

Una de las peores formas de ahorrar gasolina es una conducción donde la norma son las aceleraciones y frenadas constantes. Trate de mantener un ritmo de circulación constante y respeta la distancia de seguridad con los vehículos de delante para anticiparte a sus acciones y para poder reducir la velocidad con tranquilidad si se da el caso.

5 – Aprovecha la inercia

Recuerda: cada vez que pises el acelerador estarás consumiendo gasolina, por lo que en situaciones como las bajadas quizás no es necesario. Aprovecha la inercia en estas situaciones.

Adelántate también en las situaciones en las que sabes que deberás frenar, como semáforos rojas, y saca el pie del acelerador antes para que el coche pierda velocidad por sí solo.

6- Reduce el uso del climatizador

El aire acondicionado y la calefacción disparan el consumo de gasolina hasta un 25% más que en condiciones normales. En entornos urbanos, por ejemplo, resulta más eficiente conducir con las ventanas bajadas, siempre que sea posible.

A partir de los 100 km/h, sin embargo, conducir con las ventanas abiertas sube el gasto en un 10%.

En cuanto a la calefacción, espera unos minutos antes de activarla, ya que su funcionamiento depende del calor que desprende el motor y el proceso puede llevar un tiempo en activarse.

7 – Reduce el peso

Si tienes que hacer un trayecto largo y necesitas llenar el maletero, reduce al máximo el peso con que cargas el coche. Con el portamaletas lleno, el consumo de gasolina sube un 12% a un ritmo de 120/km.

Si viajas con baca y no debes utilizar, desmonta, puesto que interfiere en la aerodinámica del vehículo y, como mínimo, supondrá un 2% más de consumo de gasolina.

8 – Cuida los neumáticos

La planificación de los trayectos vuelve a ser clave. Simplemente con unos neumáticos con una presión de 0,3 bares inferior a la recomendada, el gasto en combustible crece un 3%. Del mismo modo, evitamos ahorrar en la elección de nuestras ruedas. Unos neumáticos de mala calidad acaban suponiendo una inversión mayor en gasolina.

9 – Haz el mantenimiento del aceite

Revisa los niveles de aceite y cuida de seleccionar el tipo correcto. Una mala selección repercute negativamente en el consumo de gasolina

10 – Planifica los trayectos largos

Una simple planificación previa de la ruta nos puede suponer un gran ahorro. Dar vueltas sin rumbo no sólo nos hará perder la paciencia, sino también algo de dinero. Según la RACE, alargar 10 minutos un trayecto de una hora nos hará subir un 14% el coste en gasolina del trayecto.

0 comentarios

Deja un comentario

Participa y deja tu comentario
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *