Esta escapada en coche permite conocer algunos de los pueblos medievales más bonitos del país. La ventaja del Baix Empordà es que se encuentran concentrados en pocos kilómetros. Vamos!

Primera parada de la escapada en coche: Pals

Pals es el pueblo medieval más popular del Empordanet, que es como se conoce también en el Baix Empordà. “Pals no merece una visita, sino cien visitas, porque su situación ofrece la posibilidad de ver uno de los paisajes más bellos e inolvidables del país”, escribió Josep Pla.

Nos dirigimos al recinto gótico y no tardamos en captar la verdad de estas palabras, mientras paseamos por sus callejuelas adoquinadas, con la luz de colores ocres y dorados reflejada en la piedra arenisca de los edificios.

A lo largo de nuestro paseo, que haremos sin mapa, simplemente guiándonos por la belleza de cada rincón, encontraremos la plaza Mayor, las tumbas visigóticas, la iglesia, el castillo, la torre de las Horas, la muralla … y finalmente, llegamos al mirador Josep Pla, donde nos quedamos embobados ante la belleza de la llanura ampurdanesa, con el macizo del Montgrí y las islas Medes al punto de fuga.

Escapada en coche a los pueblos medievales del Baix Empordà - Pals

El castillo de Pals. Créditos: Maria Rosa Farré

 

La antigua villa cerrada de Palau-sator

La escapada en coche a los pueblos medievales del Baix Empordà continúa en Palau-sator. Desde Pals, tomamos la C-31 en dirección a Torroella de Montgrí y, al cabo de pocos kilómetros, nos desviamos a la GI-651. Después de Sant Feliu de Boada, un núcleo pequeño y encantador con una iglesia prerrománica que también aprovechamos para visitar, hay un desvío a la derecha en dirección a Palau-sator.

Uno de los principales atractivos de Palau-sator son los tramos de la muralla que aún se conservan. El portal sur aún se conserva y, de hecho, sigue siendo el acceso al interior del recinto amurallado. Arriba de una colina, el centro de la población, está el castillo, una torre maestra fortificada.

Escapada en coche a los pueblos medievales del Baix Empordà - Palau-sator

El núcleo medieval de Palau-sator. Créditos: Vincent van Zeijst

 

Peratallada: cuidado con los fosos!

Para continuar con la escapada en coche en el Baix Empordà, volvemos a la GI-651, esta vez en dirección a la Bisbal, y en pocos kilómetros encontramos, junto a la carretera, este núcleo medieval que conserva, para el nuestro disfrute, calles adoquinadas estrechas y tortuosas, un castillo de cuento coronado por una magnífica torre del Homenaje, una plaza mayor porticada, unos fosos excavados en la roca que rodean la población, varias torres y las murallas -Peratallada fue una de las poblaciones catalanas más bien fortificadas.

Escapada en coche a los pueblos medievales del Baix Empordà - Sant Esteve de Peratallada

La iglesia de San Esteban de Peratallada. Créditos: Josep Maria Viñolas Esteva

 

Ullastret: primero fueron los íberos

El próximo objetivo de la escapada en coche en el Baix Empordà es Ullastret. Llegamos por la GI-644, que tomamos desde la GI-651 a la altura de Canapost. Ullastret no tiene tan de renombre como villa medieval, pero no la dejamos atrás, porque nos sorprenderá gratamente, y mucho. Descubriremos la Lonja, una plaza cubierta gótica de planta rectangular; las murallas, que rodean un pequeño grupo de calles estrechas y empinadas situados en la cima de una pequeña colina (aunque se conservan diez torres!), y la iglesia de San Pedro, de época carolingia, es decir, prerrománica .

Otro de los atractivos de Ullastret es la ciudad ibérica, la más grande de este período descubierta hasta ahora en la Península. Entre los siglos VI y II aC se convirtió en la capital del pueblo de los indigets.Passejar entre sus calles, casas y edificios aristocráticos, descubrir su magnífica muralla, y visitar el museo monográfico transporta los visitantes 2.500 años atrás, en el corazón de la cultura ibérica.

Escapada en coche a los pueblos medievales del Baix Empordà - Ullastret

La torre de la Cárcel, en Ullastret. Créditos: Josep Renalias

 

Monells: una plaza porticada inolvidable

La siguiente parada es Monells, un pueblo medieval construido alrededor de un antiguo castillo. La joya de este núcleo es la plaza porticada Jaume I, escenario de un mercado muy importante que ya se celebraba en la edad media y de algunas de las escenas de la película ‘Ocho apellidos catalanes’.

La plaza de Jaume I era el centro de un importante mercado de ganado y cereales en época medieval. Esta plaza porticada tiene su nombre en honor al rey en Jaume, que en 1234 hizo poner una medida de grano que, junto con la de Girona, servía de referencia al resto del obispado de Girona. Es la famosa medianera de Monells, de la que hoy se le puede ver una reproducción, en la misma plaza, de principios del siglo XIX.

Aparte de esta magnífica plaza (encontrará pocas como ésta), el conjunto del núcleo antiguo de Monells está formado por plazas y calles de diferentes etapas históricas. Del tiempo del románico, por ejemplo, se conservan partes de las murallas y torres que rodeaban el pueblo y el castillo. Y de estilo gótico son la plaza del Aceite, la calle de los Arcos y algunos ventanales. Más adelante, durante los siglos XVII y XVIII se levantaron casas sobre los mismos muros de la fortificación. Muchas de estas casas lucen en la fachada fechas de este periodo.

Escapada en coche a los pueblos medievales del Baix Empordà - Monells

La plaza de Jaume I de Monells. Créditos: Nuria

 

Si debe preparar el coche para la escapada a los pueblos medievales del Baix Empordà, visite el concesionario oficial. Encontrará el suyo a la Ciudad del Motor de Badalona, donde encontrará el grueso más importante de concesionarios, todos concentrados en un solo espacio.

0 comentarios

Deja un comentario

Participa y deja tu comentario
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *