Excusas para hacer una buena escapada en coche en la Alta Ribagorça? Para empezar, unos paisajes de alta montaña que dejan sin respiración. Para continuar, un patrimonio románico único en el mundo, declarado patrimonio mundial por la Unesco. Y, para terminar, un parque nacional con rincones preciosos y de postal. En necesitas más?

Para llegar al Pont de Suert, la capital de la Alta Ribagorça, podemos ir por la N-260 (Eje Pirenaico), que podemos tomar a la Seu de Urgell, Sort o la Pobla de Segur, o por la N-230. Este último recorrido hace un poco más de vuelta, porque bordea el Montsec por la Franja, pero si tiene tiempo es una opción muy atractiva y sorprendente: por el camino tropieza con algunos regalos inesperados, como el núcleo de Benavarri, con un castillo imponente, o el pueblo de Montanyana y el núcleo medieval del Pont de Montanyana, que es una verdadera delicia.

El Pont de Suert: primera parada de la escapada en coche en la Alta Ribagorça

La capital de la Alta Ribagorça tiene un casco antiguo admirable. Destacan la plaza Mercadal, donde se hacía el mercado cada domingo, con los vendedores guarecidos bajo las arcadas; la calle Major, emblemático, que conserva los soportales, y las casas que mantienen el nombre de los antiguos oficios que se desarrollaban: el tejas, el aguador, el fideo, el arrendador, el ambraire, el herrero , el puente …

La plaça Major del Pont de Suert - Escapada amb cotxe a l'Alta Ribagorça

Un monasterio bajo el agua

Si ha llegado el Pont de Suert por la N-260 y ha estado atentos, habréis visto los restos del monasterio de Santa María de Lavaix, cerca del embalse de Escales. Un lugar hipnótico. Su historia se remonta al siglo X, pero coge relevancia cuando se convirtió en una abadía cisterciense. A mediados del siglo XIX quedó abandonada y el siglo pasado, con la construcción del embalse, el convento quedó negado bajo el agua, pero se asoman los restos del muro, una parte de la nave de la iglesia y una parte del arco del ábside sur.

 

Hacia la vall de Boí, donde la naturaleza y el románico son los refugios del alma

Poco después de trepar la N-230 hacia el norte para dejar atrás el Pont de Suert, encontrará un desvío a mano derecha en dirección a la vall de Boí. La carretera L-500 se convierte en ese preciso instante en el cordón umbilical que le une con el paraíso, porque aquí la naturaleza y el románico son los refugios del alma. Por esta carretera, iréis valle arriba y encontrará pueblos e iglesias de cuento. Y al fondo, unas montañas imponentes y una vida animal y vegetal desbordante, protegida dentro de los límites del Parque Nacional de Aigüestortes y Llac de San Maurici.

Detall de la reproducció de les pintures interiors de Sant Joan de Boí - Escapada amb cotxe a l'Alta Ribagorça

 

El románico del valle de Boí: qué tesoro!

El conjunto románico del valle de Boí está formado por las iglesias de Sant Climent y Santa Maria de Taüll, Sant Joan de Boí, Santa Eulàlia de Erill la Vall, Sant Feliu de Barruera, la Natividad de Durro, Santa Maria de Cardet, la Assumpció de Cóll y la ermita de San Quirc de Durro. No son todas iguales. Si pensáis que vista una, vistas todas, vais muy equivocados. Cada iglesia tiene su punto singular, y si tiene tiempo, vale la pena visitarlas todas. La información de los horarios y los tickets combinados se pueden obtener en el Centro del Románico del Valle de Boí, en Erill la Vall, un excelente punto de partida para comenzar el descubrimiento de este patrimonio único.

El porxo de Santa Eulàlia d'Erill la Vall- Escapada amb cotxe a l'Alta Ribagorça

 

La Nativitat de Durro - Escapada amb cotxe a l'Alta Ribagorça

 

A todo color

De visita imprescindible es Sant Clement de Taüll, donde se proyecta en el ábside un videomapatge ( ‘mapping’) que muestra cómo se pintó el famoso Pantocrátor, la imagen icónica del románico catalán que todavía da la vuelta al mundo. Los colores son tan vivos que te sorprenderán, pero es que en realidad el románico era muy colorista.

 

L'església de Sant Climent de Taüll - Escapada amb cotxe a l'Alta Ribagorça

Las iglesias nos han llegado prácticamente desnudas de policromía tanto por dentro como por fuera, y durante años se ha descrito el románico como un movimiento artístico austero y sencillo. Sacar sesión esta imagen de la cabeza. En las iglesias todas las paredes estaban enlucidas y pintadas con escenas y alegorías del Nuevo Testamento y la Biblia.

Lo visualizará a la perfección en la iglesia de Sant Joan de Boí, donde se han reproducido las pinturas que había originalmente. Alucinante: casi no hay un palmo de pared sin pintar, aunque sea una cenefa, una ornamentación o un personaje bíblico. Era así como se transmitían la fe y los dogmas a la gente del pueblo, en una época, la medieval, en el que la lectura y la escritura estaban reservadas a las élites.

El Parque Nacional de Aigüestortes y Llac de Sant Maurici

Después de un baño de románico, la escapada en coche en la Alta Ribagorça continúa carretera arriba. Esta vez, su objetivo es entrar en otro templo sagrado: el de la naturaleza. Merece todo el respeto, y accederá sólo con los vehículos autorizados por el Parque Nacional, unos taxis que alquila en Boí y que pueden llevar al llano de Aigüestortes, en los estanques de Llebreta y Sant Maurici … Rincones idílicos todos.

L'estany de Llebreta - Escapada amb cotxe a l'Alta Ribagorça

L'estany de Sant Maurici i els Encantats - Escapada amb cotxe a l'Alta Ribagorça

También puede acercaros con vehículo propio o con el autobús del Parque hasta los aparcamientos habilitados a pie de carretera y adentrarse a pie por los caminos señalizados. Si es verano, más vale que maten, para que los aparcamientos se llenan con facilidad.

La toma de Caballeros: el valle a sus pies

Hay otro lugar maravilloso donde podrá extasiarse os con el paisaje: la presa de Cavallers. Llegar no tiene pérdida: es donde muere la carretera L-500, que ya conoce como la palma de la mano. Hay unos aparcamientos habilitados para dejar los vehículos, y subir hasta la toma, un mirador con una vista increíble a ambos lados. En una, el agua del lago de Cavallers y las cumbres que la envuelven, y a los que puede acceder por los caminos que salen desde este punto. En la otra, el valle de Boí, infinita, escoltada por altas montañas. Las mismas que protegen el románico que te ha hecho sentir tanta paz. Aquí también la experimente. Tome aire y el suelte despacio. Comprobado: el románico y la naturaleza calman el espíritu.

L'embassament de Cavallers, vist des del nord, mirant cap a la vall - Escapada amb cotxe a l'Alta Ribagorça

 

Si os gustan los destinos de montaña y conoces la Alta Ribagorça, aquí encontrará más ideas de escapadas en coche:
Escapada en coche en el Berguedà
Escapada en coche en la Cerdanya
Escapada en coche al valle de Àger
Y recuerde que, si es necesario preparar el coche para sus escapadas, lo mejor es visitar el concesionario oficial. En la Ciutat del Motor de Badalona hay un gran grupo de concesionarios concentrados en un solo espacio.

 

2 comentarios
  1. juan
    juan Dice:

    aquella zona es idilica , preciosa , y todo lo que diga de aquella zona es maravilloso , y lo se muy bien pues e tenido la suerte de poder veranear alli mismo ., mas o menos veinte años , 15 dias cada año y el valle de boi me lo conozco enterito desde los beciberi , comaslasvienes , comoloforno , y mas

    Responder
  2. juan
    juan Dice:

    seguramente me conozco yo el alta ribagorça antes que tu , pero eso es lo de menos , vivis en un paraiso de la naturaleza en el cual nacio una empresa hidro -electrica llamada ENHER . PUES YO SOY NIETO E HIJO DE DICHA EMPRESA , y habre estado estado alli mismo veraneando 15 dias cada año durante mas de 20 años , casi na

    Responder

Deja un comentario

Participa y deja tu comentario
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *