Desde que nos sacamos el carnet de conducir, compramos nuestro primer coche en los concesionarios de coches en Badalona, y comenzamos a recorrer kilómetros, vamos desarrollando hábitos de conducción que en ocasiones no son los correctos. Son pequeños vicios que vamos adquiriendo a medida que pasan los años, que luego resultan muy díficiles de solucionar. Por eso es importante tenerlos en cuenta en nuestros primeros años de conducción, para que luego podamos conducir correctamente y evitar problemas, tanto de seguridad como en nuestros vehículos.

La mayoría de hábitos incorrectos de conducción tienen un impacto directo en el bienestar de nuestro vehículo. Suelen generar problemas que luego tendremos que resolver en talleres oficiales en Badalona, por lo que es mucho mejor no desarrollar esos hábitos negativos si no queremos tener que gastar dinero en el taller, para reparar nuestro vehículo por nuestra propia culpa. Vamos a echarle un vistazo a esos hábitos de conducción que prácticamente llevamos a cabo de forma inconsciente y que podemos solventar de forma fácil.

Hábitos de conducción

 

Deja de apoyar la mano en la palanca de cambios

Uno de los hábitos negativos que se pueden ver de forma más frecuente es el de llevar apoyada la mano en la palanca de cambios mientras conducimos. Este inocente gesto puede traer más problemas a nuestro coche de lo que pensamos. Cuanto más tiempo pasemos con la mano encima de la palanca de cambios, más iremos perjudicando a todo el cambio de marchas en general. Los sistemas de engranaje y los diferentes mecanismos que componen este sistema pueden ir cediendo poco a poco sin que nos demos cuenta, y podrían producir un problema que tendríamos que resolver en el taller.

Algo tan sencillo como recordar que tenemos que separar la mano de la palanca de cambios cada vez que hagamos un cambio de marcha solucionará este hábito que con el tiempo muchos conductores desarrollan.

 

Ponernos el cinturón cada vez que entramos en el coche

Este hábito es uno de los menos frecuentes entre conductores jóvenes, sin embargo, en conductores más mayores, que han vivido la época en la que utilizar el cinturón de seguridad no era obligatorio, todavía se puede ver. Si bien es cierto que este hábito no implica a priori ningún riesgo a nivel mecánico o de avería para nuestro vehículo, si que implica un grandísimo riesgo para nuestra salud en caso de accidente, y por otro lado también tiene una implicación legal, ya que no utilizar el cinturón de seguridad mientras conducimos es una infracción de tráfico.

Es importante recordar siempre que entramos en el coche, que lo primero que tenemos que hacer es ponernos el cinturón de seguridad.

 

Señaliza adecuadamente los cambios de carril

Son muchas las personas que parecen olvidar para que sirven los intermitentes. Algo tan sencillo como cambiar de carril requiere de unas indicaciones precisas con los intermitentes. Tenemos que recordar, que si no indicamos qué es lo que estamos haciendo al resto de conductores que están en la carretera, corremos el riesgo de tener un accidente.

Hay que señalizar en todo momento lo que estamos haciendo, y para ello tenemos en nuestro coche herramientas como los intermitentes.

 

Evita llevar el pie apoyado en el embrague

Al igual que con el cambio de marchas, muchas personas llevan el pie apoyado sobre el embrague. Lo hacen por comodidad y para estar siempre preparados para realizar el cambio de marcha, y es un error, ya que el embrague irá generando holgura, y un inocente y sencillo gesto, puede terminar por convertirse en una cara reparación en el taller.

0 comentarios

Deja un comentario

Participa y deja tu comentario
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *