En esta entrada te vamos a explicar qué es el kit de distribución y te daremos algunos consejos para que no descuides su correcto mantenimiento.

El kit de distribución está compuesto por varios elementos mecánicos que son imprescindibles para el correcto funcionamiento del motor de nuestro coche. Son piezas mecánicas que están sometidas a desgaste. La falta de mantenimiento y sustitución, según las recomendaciones del fabricante, pueden traer consigo la rotura de pistones y válvulas o del propio motor en los casos más graves.

Estamos hablando de averías que pueden suponer varios cientos o miles de euros, lo que puede significar el fin de la vida de nuestro vehículo, porque en muchos casos la reparación puede valer más que un coche de una cierta edad. El cambio del kit de distribución es una tarea de mantenimiento que no podemos dejar de hacer.

El kit de distribución está compuesto por la correa de distribución, las poleas y los tensores. También podemos incluir la bomba de agua en el kit de distribución porque actúa con la correa.

La correa de distribución

Dentro del kit de distribución, la pieza más importante es la correa. Este elemento se encarga de sincronizar los pintones y las válvulas para que se muevan permanentemente siguiendo una secuencia fija. La correa de distribución se cambia entre los 60 000 y 160 000 kilómetros según el modelo de vehículo. Para saber cuándo debemos cambiarlo debemos revisar el manual de nuestro vehículo o libro de revisiones. Si no lo tenemos, deberemos preguntar en nuestro taller de confianza.

Cuando hay goteos de agua o de líquido de refrigeración, es posible que el kit de distribución no esté funcionando correctamente.

Hay vehículos que en vez de llevar correa de distribución utilizan cadena de distribución. Son solo algunos de modelos de determinados fabricantes. La mayoría de los coches llevan correas.

A simple vista, podemos saber si el coche tiene correa de distribución abriendo el capó y observando uno de los costados del motor. Estará junto a otra correa –la auxiliar– y bajo una tapa de plástico o metálica desmontable. La cadena va dentro del bloque del motor porque necesita lubricación permanente. Pero si no estás seguro, o tienes muy pocos conocimientos de mecánica, es más recomendable consultar el manual o a un taller, que nos dirá si nuestro coche lleva o no correa.

El kit de distribución y la bomba de agua son sumamente importantes para el funcionamiento de nuestro vehículo. Muchos conductores descuidan estos mantenimientos. Se suelen centrar en el cambio de aceite y piensan que ya no hay nada más que revisar.

Al ser mantenimientos menos periódicos que otros, es fácil olvidarlos porque pueden pasar años antes de que tengamos que cambiar la correa de distribución. Cuando hagamos el cambio deberemos cambiar también los otros elementos del sistema de distribución: los tensores, las poleas y la bomba de agua.

El desgaste de la correa también viene acompañada del desgaste de estos elementos, de ahí que hablemos de sustitución del kit de distribución.

Si queremos que nuestro coche nos dure más años, tenemos que prestar atención a los mantenimientos básicos del mismo. No podemos pensar que si el coche arranca y anda es que todo va bien. Estamos ante una máquina compleja, con cientos de piezas que están sometidas a un desgaste mecánico y que necesitan revisión y mantenimiento.

0 comentarios

Deja un comentario

Participa y deja tu comentario
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *