Llevar el perro en el coche es algo que la legislación nos permite, siempre y cuando cumplamos los requisitos que aseguren tanto nuestra seguridad como la de nuestras mascotas. Es fundamental que tomemos medidas para que el animal no salga disparado del vehículo en caso de sufrir un accidente y también para evitar que pueda llegar hasta nosotros y distraernos mientras estamos al volante.

Normativa para llevar un perro en el coche

No existe una norma concreta referida a los perros, pero el Código de Circulación nos dice que es obligación del conductor asegurarse de que puede mantener su libertad de movimientos y un campo de visión suficiente para mantener la seguridad.

Esto implica que cuando se trata de cómo llevar un perro en el coche este debe ir bien sujeto para no sufrir daños ni comprometer la estabilidad del vehículo, de forma que no pueda entorpecer en modo alguno la conducción, molestar al conductor ni dificultar la visibilidad.

 

¿Qué accesorios existen para llevar al perro en el coche?

El método elegido va a depender tanto de nuestro tipo de coche como del tamaño del perro. Si es un animal pequeño viajará más cómodamente dentro de un transportín, que a su vez debe ir en la zona de los pies o asegurado al asiento con el cinturón de seguridad, a fin de evitar que se pueda desplazar.

En el caso de canes más grandes se puede usar el separador de perros para coche. Puede ser una rejilla de metal o una red, colocada en el maletero o entre los asientos delanteros y traseros. El separador evita que el perro pueda acceder a la zona de conducción y mejora la seguridad de todos los pasajeros.

El protector de coche para perros es otra alternativa que además ayuda a mantener los asientos limpios. Se extiende sobre los asientos traseros y se suele ajustar también a los delanteros, reduciendo la movilidad del animal pero sin impedirle ir cómodo.

Este protector se puede combinar a la vez con el arnés para perros para coche y el cinturón para perros para coche homologado. El arnés permite que nuestra mascota tenga un extra de sujeción en caso de accidente, mientras que el cinturón que usamos en combinación con el arnés nos asegura que el perro no se caerá ni se desplazará y no podrá molestar en ningún caso al conductor.

 

¿Qué pasa si se incumple la normativa?

Ya ves que existen muchas opciones para llevar al perro en coche de forma segura y también cómoda para el propio can. Si no lo llevas correctamente sujeto estás poniendo en riesgo su seguridad y la tuya. Además, te pueden sancionar.

Las multas rondan los 100 € en caso de que el animal vaya suelto en el coche y pueden llegar hasta los 200 € si el perro está en la zona del habitáculo reservada al conductor.

No te arriesgues a que te pongan una multa ni a que tu perro pueda sufrir daños en caso de accidente, un sencillo dispositivo de retención hará que vuestros viajes sean mucho más confortables y seguros.

0 comentarios

Deja un comentario

Participa y deja tu comentario
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *