Nova ITV

El Real Decreto sobre la nueva ITV, en vigor desde este mes de mayo, da más flexibilidad a los usuarios y equipara las revisiones a los estándares europeos

Desde el pasado 20 de mayo las condiciones para pasar las inspecciones de la ITV han cambiado. Una revisión del Real Decreto sobre la ITV que busca adaptarse a la regulación europea y que supone una serie de cambios que aportan más flexibilidad a los usuarios, se actualizan para revisar las últimas novedades tecnológicas de los vehículos y garantizan rigor en todo el proceso. En otras entradas de Ciudad del Motor hemos visto cómo podemos hacer un buen mantenimiento de nuestro coche. Unos consejos que nos servirán también para pasar con éxito la nueva ITV.

Más flexibilidad

La principal novedad que aportado el nuevo sistema de revisiones de vehículos es que da un mayor margen de maniobra al usuario, principalmente en dos aspectos:

  • Poder de elección en la fecha de revisión
  • Derecho a una segunda opinión

Desde el pasado 20 de mayo, los conductores no tienen que esperar a la fecha exacta prevista para pasar la ITV, sino que pueden adelantarse hasta 30 días. Así, el usuario tiene más margen de maniobra para bloquear su agenda sin que la revisión afecte excesivamente en su día a día.

Esta medida no supone ningún perjuicio para el conductor, ya que la siguiente fecha de revisión se mantendrá tal y como estaba prevista, dando así un mes más de validez a la ITV.

En cuanto al segundo aspecto, con la nueva normativa los conductores podrán pedir una segunda inspección en el centro que quieran en caso de obtener un resultado desfavorable en la primera. La normativa anterior también permitía a los usuarios una segunda inspección, pero debía ser en el mismo establecimiento de la primera.

El único requerimiento para poder pasar esta segunda revisión en otro centro es facilitar el informe del primer test en el que quedaron registrados los desperfectos detectados en primera instancia.

Actualización tecnológica

La nueva ITV también ha puesto al día las revisiones. Uno de los principales cambios es el uso de sistemas de lectura de diagnóstico on board (OBD), que verifican si el sistema central electrónico del vehículo tiene alguna avería. Esto servirá, por ejemplo, para registrar defectos en los sistemas de reducción de emisiones generadas.

Este elemento permite detectar posibles fraudes a gran escala, como el conocido Dieselgate, pero también sirve permite identificar errores en el funcionamiento de otros sistemas electrónicos como el ABS, el bloqueo de frenado, el airbag u otros sistemas de seguridad.

Más rigor

El otro gran cambio que aporta la nueva ITV es el paso adelante en rigor que exige tanto a centros de revisiones como a los usuarios.

Las nuevas obligaciones para los centros de ITV pasan por la exigencia de tener personal cualificado, con una titulación mínimo de Técnico Superior de Automoción, y la redacción de informes más claros. Desde el pasado 20 de mayo han desaparecido las inspecciones “favorables con defectos leves”. Los nuevos informes sólo pueden ser favorables o desfavorables.

Esto también supone un nivel de exigencia más alto por el usuario a la hora de pasar las revisiones. Aparte de asegurarse de que el coche llega en las mejores condiciones a la ITV, los conductores también tendrán la obligación de presentar el seguro del vehículo, algo que hasta ahora no sucedía.

Del mismo modo, ahora los centros tendrán la obligación de revisar el kilometraje de todos los vehículos con la intención de comprobar su funcionamiento y detectar posibles manipulaciones.

La nueva normativa equipara el sistema de revisión nacional a los estándares europeos. En caso de dudas sobre cómo le puede afectar la nueva ITV, consulte los profesionales de Ciutat del Motor.

0 comentarios

Deja un comentario

Participa y deja tu comentario
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *