El limitador de velocitat

Con la intención de reducir la cantidad de accidentes (y la fatalidad de los existentes), la Unión Europea ha decidido hacer obligatorias una serie de prestaciones de seguridad que tendrán que incorporar los coches nuevos que se homologuen en Europa a partir del miércoles 6 de julio.

Es importante que quede claro que los coches que ya están circulando no tendrán que incorporar ninguno de estos mecanismos: sólo son obligatorios para los coches de nuevo desarrollo (que deben fabricarse ya con los sistemas incorporados) y para los que se están vendiendo actualmente (que tienen hasta 2024 para ponerse al día).

¿Cuáles son, pues, estas medidas de seguridad? «No son medidas tanto para conducir mejor como para hacerlo más de acuerdo con lo que el legislador quiere… Pero sí, de una forma mucho más segura», explica en «Els matins» el periodista especializado en coches Joan Dalmau.

La nueva caja negra

«Los coches actualmente llevan ya una caja negra», explica Dalmau, que «es un pequeño ordenador que recoge todos los datos que se generan en los sensores del coche y que sirve para las tareas de mantenimiento». Sin embargo, en este caso la UE quiere que este ordenador recopile, además, otras variables que permitan que, en caso de accidente, se puedan recuperar los 30 segundos anteriores al impacto para analizar el comportamiento del conductor: la velocidad , el giro del volante, si ha frenado, con qué intensidad…

Dalmau explica que «con esto se busca pasar los datos a los fabricantes para mejorar la seguridad del coche, analizando las causas de los accidentes, pero que en ningún caso se utilizará para peritar los accidentes. La UE no quiere que haya seguros que digan que no te indemnizan porque haces según qué… Estos datos serán anónimos».

Instrumentos de seguridad pasiva

Otro mecanismo que contempla la nueva normativa es la «preinstalación de alcoholímetro»: Los coches no incorporarán por defecto un alcoholímetro, pero tendrá que estar preparados para que se pueda instalar. Dependiendo del país y de determinadas circunstancias, «el usuario tendrá que utilizar el alcoholímetro, y si el coche ve que es positivo, no arrancará».

Una vez en la carretera, el avisador de cambio de carril, «en el momento en que detecte que el coche está a punto de pisar una de las dos líneas, tiene que alertarte para evitar que invadas el carril contrario o que salgas de la carretera«.

Por otro lado, el limitador de velocidad tendrá la finalidad de «hacer que siempre respetes la velocidad que hay en aquellos momentos en la vía por la que circulas. Por tanto, si es el coche el que adapta la velocidad, es mucho más seguro y eficaz que si tienes que hacerlo tú, que te puedes despistar». Por eso, el coche incorporará unas cámaras que «leerán las señales de limitación de velocidad y la aplicará al vehículo».

También se prevé un detector de fatiga: «Es un sistema que detecta, a partir de movimientos extraños del volante (generalmente rectificaciones repentinas), si te estás durmiendo. Entonces te avisará (puede ser un aviso acústico, visual o una vibración de volante) para que descanses un poco», explica Dalmau.

Para evitar los accidentes por acoso, «el coche deberá incorporar unos sensores que miden la velocidad con el coche delantero y, cuando calculan que la distancia de seguridad entre uno y otro coche puede provocar una situación de accidente, avisa…en el momento en que tú frenas, el coche frena a fondo para evitar el impacto».

Por último, para evitar accidentes cuando estemos desaparcando el coche, «cuando ponemos la marcha atrás, el coche deberá detectar si viene algún coche transversalmente o alguna persona… Por ejemplo, en la típica situación en el aparcamiento de un supermercado en que alguien que sale marcha atrás y no ve que hay una persona con una carretilla. Pues tendrá que avisarte de que se acerca esa persona».

Instrumentos de seguridad activa: evitar el móvil

En cambio, un elemento que genera muchos accidentes, pero que no se puede controlar automáticamente a través del coche es el uso del teléfono móvil. En este caso, Dalmau recuerda que «debe ser voluntad de los usuarios: al igual que nos abrochamos el cinturón, debemos ser conscientes de que debemos dejar el móvil. Escondémoslo, utilizemos los elementos de la manera más responsable posible!».

0 comentarios

Deja un comentario

Participa y deja tu comentario
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.