La última redacción de la Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial ha endurecido las multas por utilizar el teléfono móvil. Pero también ha provocado nuevas dudas entre los conductores a aclarar. La Dirección General de Tráfico (DGT) se ha puesto seria al respecto y no permitirá que el teléfono móvil esté sujetado mediante cualquier tipo de accesorio. Hasta ahora, cualquier accesorio más o menos resistente y de cierta calidad era válido para sujetar el teléfono móvil en el coche y en el radio de actuación del conductor. Pero precisamente por este motivo las autoridades no están dispuestas a que llevarlo de cualquier manera pueda poner en peligro la seguridad de los ocupantes o la buena conducción del piloto.

A partir de ahora, no son válidos aquellos sujetadores adheridos al vidrio con ventosa. La DGT cree que la fiabilidad de la adherencia de una ventosa puede provocar alguna situación de riesgo y que, para evitar cualquier peligro, es necesario cambiar de apoyo. De lo contrario, la sanción puede suponer una multa de 200 €. Para una correcta colocación de los dispositivos electrónicos, los usuarios disponemos de un abanico de posibilidades que tienen como objetivo poder llevar el teléfono móvil en el vehículo siempre que no moleste en el campo de visión del conductor. Éstos son:

  • Imán en el panel de control: Es uno de los más usuales debido a la facilidad de instalación y uso. Uno de los imanes se coloca adherido en alguna superficie del panel de control y la otra parte en el móvil. Esta segunda, al tratarse de un adhesivo magnético, podrá instalarse en la funda del teléfono para que el contacto por inducción sea lo mejor posible.
  • Ranura del CD: Si el vehículo todavía cuenta con un lector de CD, esta posibilidad todavía puede ayudar a las necesidades. Se trata de una ranura que determinados accesorios aprovechan para colocar el soporte que sujeta el teléfono.
  • La cavidad del cuadro de instrumentos: Mediante una pinza el móvil quedará a una altura lo suficientemente correcta para poder mirarlo sin entorpecer o poner en riesgo la conducción, como si se tratara de un head-up display.

La DGT recuerda que manipular el teléfono en cualquier tipo de soporte puede suponer una multa de doscientos euros y la pérdida de seis puntos en el carnet de conducido, aunque el accesorio de sujeción esté homologado. Por eso, el director del organismo reconoce que “si es necesario hacer uso del móvil, hay que parar en un lugar adecuado, realizar las operaciones que se necesiten con el móvil, y después reanudar la conducción”.

Otra novedad que se acoge dentro de la redacción de la ley sobre tráfico, circulación de vehículos a motor y seguridad vial es el hecho de que ya no es necesario manipular el dispositivo electrónico para ser sancionado, sino que sólo con tenerlo en la mano es motivo de infracción con 6 puntos menos y los correspondientes 200€.

0 comentarios

Deja un comentario

Participa y deja tu comentario
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.