Los faros del coche son pieza indispensable en nuestro vehículo, pues nos permiten ver y ser vistos por los demás coches en condiciones de baja luminosidad, además de ser una pieza estética del vehículo. Por esa razón, es fundamental su buen mantenimiento y uso de bombillas adecuadas. Pero también es inevitable que con el tiempo se vuelvan opacos, así que es importante saber cómo pulir los faros del coche para que emitan luz de forma correcta.

 

¿Por qué se deterioran los faros del coche?

Suelen volverse opacos por varias razones. Una de las principales es la incidencia de la luz del sol, que deteriora el plástico, pero también puede deberse al uso indebido de luces de alta potencia que lo estropean por dentro dañando la capa de transparencia del faro.

 

¿Cuándo hay que pulir los faros del coche?

Una de las señales más obvias es que se forma una capa diferente en el faro que obstruye la luz de la bombilla. O al comparar nuestros faros con lo de otro coche notamos que algo no está bien. Otra de las notables diferencias es la poca capacidad lumínica que nos ofrece nuestro coche, lo cual puede ser peligroso. Si percibimos alguna de estas situaciones, sabremos que es el momento adecuado de realizar un pulido a los faros del coche.

Existen compañías que logran hacer este trabajo a la perfección sin necesidad de cambiar las piezas, pero a continuación te explicaremos cómo hacer tu mismo este procedimiento tan sencillo y ahorrar un poco de dinero. Solo es necesario adquirir un kit para pulir faros, que están disponibles prácticamente en cualquier tienda de accesorios de coches o en tiendas online.

 

Cómo pulir los faros del coche

Dentro del kit puedes encontrar:

  • Cinta de carrocero.
  • Lijas de grano 400; 1000; 2000.
  • Líquido corrosivo.
  • Liquido lubricante para faros.
  • Toallas que no dejan residuos.

Pasos a seguir para pulir los faros del coche:

  1. Con la cinta de carrocero cubres las piezas que rodean el faro.
  2. En una toalla vierte el líquido corrosivo cubriendo todo el faro y deja secar un par de minutos. Luego retirar con otra toalla limpia.
  3. Después extiende líquido lubricante por el faro, y con la lija 400 pule el faro con cuidado, en un solo sentido. Luego retira los restos con una toalla limpia.
  4. A continuación, coloca líquido lubricante por todo el faro y usa ahora la lija de 1000. Pule en sentido contrario al pulido inicial y retira los residuos con la toalla limpia.
  5. Repite la operación, lijando esta vez con la lija de 2000 y en sentido contrario. Siempre debes limpiar bien después de cada lijado; es posible que sea necesario repetir el pulido con esta lija un par de veces.

 

Con estos simples pasos podemos recuperar la nitidez de los faros de nuestro coche y ahorrar dinero y tiempo. Sin contar las multas que podemos evadir por no tener una buena iluminación o los accidentes que podrías ocasionar. Pulir los faros del coche es más sencillo de lo que puede parecer para un novato; si tu vehículo presenta este problema, no te lo pienses y soluciónalo cuanto antes, tu seguridad y la de otros está en juego.

0 comentarios

Deja un comentario

Participa y deja tu comentario
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *