A la hora de tomar la decisión de adquirir un coche nuevo, se nos plantean multitud de dilemas. Más allá de pensar en si un coche más grande, otro más pequeño, el color o el modelo, siempre nos ha llevado de cabeza una de las preguntas más importantes, y esa es la que concierne al aspecto del combustible que mueva nuestro vehículo.

En la actualidad, a esa eterna pregunta entre la dicotomía entre diésel o gasolina, se nos ha añadido una nueva posibilidad, y no es otra que la de los coches eléctricos, o incluso la de los híbridos.

Entonces, ¿qué coche me conviene más?

Todo va a depender de las necesidades que tengamos y el contexto en el que nos vayamos a mover con el coche.

 

  • Coches diésel

    Hasta hace bien poco, los diésel eran los coches más buscados. Eran más caros a la hora de comprarlos, pero el ahorro en el precio del carburante compensaba con creces la inversión.

    Sin embargo, actualmente parecen pasar por un bache, nos hablan de ellos como muy contaminantes, aunque es algo que todavía sigue siendo investigado, y el precio del gasóleo se ha equiparado al de la gasolina.

    Si el uso que le vamos a dar se basa sobre todo en viajes largos y mucha carretera, puede ser la mejor opción.

  • Coches gasolina

    Al contrario de lo que sucedía con los motores diésel, en las últimas décadas los motores de gasolina se habían devaluado, y el precio para su carburante siempre era más elevado. Pero esto ha cambiado, y parece que estemos volviendo a confiar más en la gasolina.

    Si buscamos un coche para callejear, para hacer tránsito urbano, la opción de un gasolina es la más interesante.

  • Coche eléctrico.

    Son cada vez más las opciones que nos ofrece el mercado. La extinción de los combustibles fósiles y la contaminación han llevado a los fabricantes de coches a buscar alternativas, y a investigar y apostar por la innovación, basadas en energías menos contaminantes.

    Aunque es un sector que todavía se encuentra en pleno desarrollo, la autonomía y las posibilidades se han ido aumentando en la última década.

    Ahora mismo son más caros, pero pueden resultar una buena opción de futuro, sobre todo teniendo en cuenta que las restricciones de tráfico que se dan en algunas ciudades grandes no les afectan, gracias a las etiquetas ECO y Cero.

 

El factor medioambiental

Que los combustibles fósiles están avocados a la extinción, más pronto que tarde, es un hecho científicamente probado. Se están agotando con extrema rapidez y, además, nos están llevando hacia una situación medioambiental insostenible.

Sin embargo, no tenemos por qué lapidar directamente el uso de nuestros coches tradicionales diésel o gasolina, ya que los avances tecnológicos han hecho que se reduzca el efecto contaminante. Además, el modo de conducción, así como el uso concienciado que le demos al coche, también nos va ayudar a reducir las emisiones que estos puedan producir.

 

Restricciones en grandes ciudades

Cada vez son más los gobiernos de las grandes capitales que, a causa de la extrema contaminación, están restringiendo la circulación de determinados vehículos por sus ciudades. Bajar el nivel de contaminación es de vital importancia, y un buen comienzo es usar nuestros vehículos con cabeza y conciencia.

En este sentido, los coches híbridos o eléctricos tienen las de ganar, pues son los únicos que tienen permiso para circular en zonas restringidas.

0 comentarios

Deja un comentario

Participa y deja tu comentario
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *