El Seat 600 es sin duda uno de los coches clásicos españoles por excelencia. Desde su nacimiento en el año 1957 se convirtió rápidamente en un éxito de ventas, lo que hizo que su producción continuase hasta el año 1973. El Seat 600 es un coche icónico porque supuso mucho más que el lanzamiento de un simple vehículo; en España está completamente asociado a la consolidación de la economía del país y a la creación de la clase media, y con ello se convirtió en un reflejo de la sociedad que parecía decir, en aquel momento y a pesar de las adversidades, que España estaba teniendo una tendencia positiva.

Este coche que hoy en día es un clásico, se podía ver de forma masiva por las carreteras de toda España. En Badalona, Madrid, Gijón, Sevilla o por cualquier parte se podían ver unidades de este vehículo que era sin duda el más popular de la época. El coche se conoció por sobrenombres como Seiscientes, Seíta, Seílla o incluso Pelotilla en un tono más cariñoso. A nivel técnico podemos indicar que estamos ante un vehículo que pertenece al segmento A y cuya fabricación corrió a cargo de SEAT, que comenzó su andadura como fábrica de automóviles 7 años antes, en el año 1950, y que con el 600 se consolidó como potencia industrial en todo el país.

Seat 600, el coche clásico español

 

Historia del Seat 600

Si nos remontamos a los años 50 y hacemos un ejercicio de retrospectiva, tenemos que situarnos en una sociedad en la que años atrás se había vivido una importante Guerra Civil que lógicamente todavía estaba en el recuerdo de las personas de forma muy viva. Franco gobernaba el país y tratando de darle un impulso a la economía, se organiza en 1950 el lanzamiento, a través del Instituto Nacional de Industria, de una empresa que pueda consolidarse como fabricante de automóviles. Nace SEAT, la Sociedad Española de Automóviles de Turismo. Hoy en día SEAT pertenece al grupo alemán Volkswagen, que ya en 1986 adquirió de forma mayoritaría la compañía, pero por aquel entonces todavía era un proyecto nacional.

Seat 600, el coche clásico español

Desde SEAT querían apostar por el segmento A que gozaba de enorme popularidad entonces porque eran vehículos asequibles, fáciles de conducir y que no consumían mucho combustible. El Fiat 600 es otro ejemplo clásico de este tipo de vehículos a los que el Seat 600 quería plantar cara de forma directa. De hecho, el Seat 600 se construye en base a licencia de Fiat sobre el Fiat 600 original, que fue diseñado por el reputado Dante Giacosa, toda una figura en el ámbito del diseño de automóviles y muy reconocido sobre todo en Italia.

 

Curiosidades del Seat 600

Para la mayoría de españoles que, como comentamos anteriormente, comenzaban a progresar económicamente en la época, el Seat 600 fue su primer coche. Por aquel entonces comenzaban a tener el dinero suficiente como para poder permitirse un coche, y dentro de las limitadas opciones el Seat 600 venía con el sello nacional y por aquel entonces resultaba muy atractivo.

En el año 57, y tratando de hacer una equivalencia, el Seat 600 costaba unos 19.000 euros actuales aproximadamente. Si bien es cierto que se trata de una estimación, de esta forma podemos hacernos una idea del coste del coche por aquel entonces.

Seat 600, el coche clásico español

Durante sus 16 años de producción se hicieron múltiples versiones. Estaba la Normal, D, E y L Especial. Pero también se hicieron otras versiones más exóticas como la comercial, la descapotable (que dejaba a disposición de los usuarios un coche realmente espectacular) y la Formichetta, que era una furgoneta adaptada al Seat 600 y que se podía adquirir en los concesionarios Seat.

0 comentarios

Deja un comentario

Participa y deja tu comentario
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *