Con el regreso a la “nueva normalidad”, España se aventuró por la senda de la recuperación económica con unos precios del gasoil y de la gasolina situados en torno a un euro por litro.

Pero poco más de un año y medio después, la continua e imparable subida del precio de la gasolina y el gasoil ha provocado que llenar el depósito nos cueste más del doble que tras la etapa del confinamiento y las restricciones a la movilidad.

Por qué ha aumentado el precio de los combustibles

La gran pregunta es: ¿por qué sube el precio de la gasolina, además del gasoil y el gas? La subida del combustible tiene su origen en la concatenación de los siguientes factores desfavorables:

1. El fortísimo aumento de la demanda de carburante y combustible tras el coronavirus

Tras superar la fase más crítica de la crisis sanitaria, los porcentajes de recuperación del PIB de los países europeos han alcanzado unos niveles que no se veían desde las etapas de la posguerra europea y, en España, desde el período del desarrollismo de los años 60.

Y siempre que la actividad económica crece, aumenta la demanda de carburantes y otros productos derivados del petróleo, con la consiguiente subida del precio del barril de petróleo,

Pero este solo es el primer motivo de que el precio de los combustibles suba de forma progresiva e imparable.

2. El mayor coste de los servicios logísticos de distribución

Aquí nos encontramos con un fenómeno similar al de la pescadilla que se muerde su propia cola. Si sube el petróleo, también suben el gasóleo y el fuel que utilizan los barcos petroleros, aumentando los costes de las empresas logísticas que se dedican al transporte de combustible por vía terrestre y marítima.

Al repercutir en esas empresas dichos aumentos de coste al precio del servicio de transporte y distribución de los carburantes, el resultado final es que la subida del precio final de estos es aún mayor.

3. La invasión de Ucrania

La invasión por parte de Vladímir Putin a Ucrania ha traído también un resultado francamente desastroso: tras más de tres meses de guerra, el ruso no ha conseguido sus objetivos, su país está sometido a embargos y restricciones económicas internacionales y, como represalia, Rusia ha cortado a Europa el grifo del gas y del petróleo.

La consecuencia directa es que los europeos estamos adquiriendo esas materias primas a países que están situados a más distancia y tienen precios más altos, lo que contribuye decisivamente a encarecer más el coste de las mismas.

4. La fuerte depreciación del euro frente al dólar

Por si esto fuera poco, la imparable caída del euro frente al dólar ha hecho el resto. Es la primera vez en la historia que la cotización de la moneda europea está a punto de igualarse con la del dólar.

Como los barriles de petróleo se pagan con la divisa norteamericana, la caída del euro implica que cada vez tenemos que poner más euros para obtener dólares estadounidenses, lo que significa una subida adicional de los costes de la materia prima.

Cuánto cuesta llenar hoy el depósito

A día de hoy, con un precio medio de 2,11 euros por litro de gasolina de 95 octanos y 2,06 euros para el gasóleo estándar, llenar un depósito de 60 litros nos cuesta 115 euros en el primer caso y 112 en el segundo, una vez aplicado el descuento gubernamental de 20 céntimos por litro.

Estas cifras han pulverizado todos los récords de precio anteriores, y eso que aún no ha llegado lo peor: al paso que vamos, no va a hacer falta que los gobernantes nos conciencien de que nos olvidemos del coche y usemos la bicicleta, porque si las alzas continúan, en unos meses solo podrán usar su coche particular millonarios y políticos.

Cuándo termina el descuento de la gasolina

Para paliar los efectos de la subida de la gasolina y del gasóleo, el gobierno español aprobó en marzo una bonificación de 20 céntimos por litro, inicialmente válida hasta el 30 de junio de 2022.

Pero, vista la situación, el período de vigencia de esta bonificación estatal se ha prorrogado hasta, al menos, el próximo 30 de septiembre.

Sin embargo, el debate respecto a esta medida está servido: los aumentos del precio del combustible han provocado que la recaudación actual del Estado por los impuestos sobre los carburantes y el IVA, ascienda a algo más del doble de lo recaudado hace tan solo un año y medio.

¿Una medida insuficiente?

Son muchos los expertos en política económica que tildan el descuento gubernamental de insuficiente, afirmando que lo que debería hacerse es disminuir los impuestos sobre los carburantes hasta equiparar la recaudación a la media de los últimos años.

La medida propuesta rebajaría la subida del precio de la gasolina, a los precios actuales, algo más de 50 céntimos por litro, sin necesidad de ninguna bonificación.

0 comentarios

Deja un comentario

Participa y deja tu comentario
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.